Argentina: hallan los restos del submarino ARA San Juan a un año de su desaparición

Los restos del submarino ARA San Juan, desaparecido junto a sus 44 tripulantes desde el 15 de noviembre de 2017, fueron localizados sobre el lecho marino a unos 800 metros de metros de profundidad en el Atlántico Sur, confirmaron altas fuentes de la Armada Argentina y del Ministerio de Defensa.

El hallazgo también fue comunicado esta madrugada a los familiares por autoridades de la Fuerza de Submarinos.

La localización fue realizada por el buque “Seabed Constructor”, de la empresa estadounidense Ocean Infinity, que desde el 6 de septiembre estaba al frente de las operaciones de búsqueda en la zona en la que el submarino perdió contacto, aproximadamente a 250 millas náuticas (460 kilómetros) al este del Golfo chubutense de San Jorge.

Según informaron la Armada y la cartera de Defensa a través de la red social Twitter, el ARA San Juan fue localizado a 800 metros de profundidad en el área denominada Site-1, tras la inspección realizada en inmersión por un vehículo de operación remota (ROV).

Este dispositivo confirmó que el denominado “Punto de interés 24”, captado a partir de la exploración realizada por los cinco vehículos autónomos operados desde el “Seabed Constructor”, correspondía a la embarcación de guerra desaparecida con sus 44 tripulantes.

“El Ministerio de Defensa y la Armada Argentina informan que en el día de la fecha habiéndose investigado el (Punto Dato) POI 24 informado por la empresa Ocean Infinity, mediante la observación realizada con un ROV (vehículo de observación remota) a 800 mts de profundidad, se ha dado identificación positiva al submarino ARA “San Juan”,fue el mensaje emitido por Twitter.

La empresa había calificado ese punto de interés con la categoría “C”, que indicaba un probabilidad “fuerte” de que se tratara del buque.

El ARA San Juan, un submarino clase TR-1700, de 66 metros de largo y 3,6 de ancho, perdió contacto con la Armada a las 7.19 del miércoles 15 de noviembre de 2017, ocho horas después de que el jefe de operaciones del submarino informara sobre un principio de incendio en el tanque de baterías número 3, provocado presuntamente por el ingreso de agua por el sistema de ventilación.

Al momento de su desaparición, el buque navegaba en medio de un fuerte temporal, mientras realizaba una patrulla de mar para tratar de identificar buques que pescaran ilegalmente dentro del espacio marítimo argentino.

A partir de la pérdida de contacto, se puso en marcha un operativo de búsqueda y rescate que contó inicialmente con 15 unidades de superficie y medios aeronavales como los aviones B-200, Turbo Tracker, y helicópteros Fennec de la Armada Argentina.

Brindaron además su apoyo rápidamente la Fuerza Aérea, Ejército y las Fuerzas de Seguridad Nacional, y también fuerzas extranjeras de países como Brasil, Chile, Estados Unidos, Federación Rusa y Reino Unido, entre otros.

Ocho días después de la desaparición del San Juan, el jueves 23 de noviembre, el entonces vocero de la Armada, capitán Enrique Balbi, informó que la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO) había reportado desde su sede en Austria una “anomalía hidroacústica” compatible con una explosión en la zona de búsqueda.

“Se ha registrado un evento anómalo, singular, corto, violento, y no nuclear, consistente con una explosión”, reveló Balbi en aquella oportunidad, en conferencia de prensa.

La información produjo un fuerte impacto en los familiares de los marinos, que desde hacía días aguardaban novedades en la Base Naval de Mar del Plata, muelle natural del San Juan.

Las operaciones de búsqueda continuaron, y durante 120 días permitieron la inspección de 78 contactos en el lecho marino, que finalmente fueron descartados.

En estas operaciones participaron aproximadamente 4000 hombres, 28 buques, 9 aeronaves y 18 países con diferentes apoyos, según información brindada por la Armada. 

El último buque extranjero en abandonar el área de búsqueda fue el ruso Yantar, que investigó 17 puntos posibles zona durante casi cinco meses, hasta el 2 de abril último.

A partir de la partida del Yantar, el Ministerio de Defensa instruyó a la Armada a que arbitrara las medidas necesarias para la contratación urgente de los servicios de “búsqueda submarina a fin de localizar e identificar al Submarino ARA San Juan, en línea con un reclamo sostenido por los familiares.

La tarea fue asignada finalmente a “Ocean Infinity”, una de las nueve firmas que ofrecieron sus servicios, bajo la modalidad “pago contra resultado”: los pliegos de la contratación establecían que cobraría US$7,5 millones sólo en caso de encontrar el buque desaparecido.

El buque noruego “Seabed Constructor”, perteneciente a la firma ganadora, llegó al país el 6 de septiembre último, y al día siguiente se dirigió a la zona de búsqueda, con tres observadores de la Armada Argentina y cuatro familiares que oficiaban como veedores a bordo.

La empresa tenía previsto abandonar las tareas en alta mar ayer, para retomarlas en febrero, debido a que el buque debía dirigirse a Sudáfrica para su reparación.

Ámbito

 


Familiares del ARA San Juan: “ahora vamos tras de la búsqueda de la verdad”

Jorge Villarreal, padre del capitán de corbeta a bordo del submarino ARA San Juan Fernando Villarreal, sostuvo hoy que los familiares buscarán ahora “la verdad” en el marco de este “nuevo proceso que se abre” tras el hallazgo del buque, confirmado esta madrugada por las autoridades, a un año de su desaparición.

Villarreal indicó, en diálogo con radio Mitre, que “ya los encontramos (en referencia a los 44 tripulantes que iban a bordo del buque), ahora vamos tras la búsqueda de la verdad, para nosotros, se inicia una nueva etapa”, explicó.

El submarino ARA San Juan, del que se había perdido contacto junto a sus 44 tripulantes el 15 de noviembre de 2017, fue localizado ayer sobre el lecho marino a unos 800 metros de metros de profundidad en el Atlántico sur, confirmaron altas fuentes de la Armada Argentina y del Ministerio de Defensa.

El hallazgo también fue comunicado esta madrugada a los familiares por autoridades de la Fuerza de Submarinos, según confirmaron a Télam parientes de los marinos en Mar del Plata.

Villarreal explicó hoy que “los familiares teníamos tres premisas: búsqueda, verdad y justicia. La búsqueda se cumplió, ahora queremos saber qué fue lo que sucedió”.

Además, relató cómo fue el momento en que las autoridades les informaron sobre el hallazgo: “Nos comunicó la noticia el jefe de la base naval de Mar del Plata, vino personalmente donde estábamos los familiares, se acercó y nos dio la noticia oficial difundida por la Armada”.

“Previo a eso, se había difundido por los medios la información, no sé cómo se filtró, pero él vino como autoridad de la Armada a darnos esos datos, en persona”, relató.

El padre del capitán de corbeta confió que los familiares aprendieron “a vivir con la ausencia” y lo hicieron “con mucho dolor” pero tenían “la esperanza de poder encontrarlos, para luego saber qué fue lo que pasó. Ahora, estamos en ese punto”, insistió Villarreal.

Por su parte, Isabel Polo, hermana de Alejandro Polo, uno de los 44 tripulantes a bordo del submarino ARA San Juan, afirmó hoy que “fue un circo armado” el hallazgo del buque confirmado esta madrugada por las autoridades, a un año de su desaparición en las aguas del Mar Argentino.

“Esto fue un circo armado con el Gobierno”, señaló Polo, una de las manifestantes que se instaló y se encadenó en Plaza de Mayo en el marco de la protesta que realizó un grupo de familiares del buque, en julio pasado.

La mujer explicó que la noticia del hallazgo, “apareció en un mensaje de WhatsApp y se produce luego del acto del día en que se cumplió un año de la desaparición, donde vino (el presidente MauricioMacri. Yo fui una de las que repudió ese acto”, confió la mujer en radio Mitre.

En el mismo sentido, afirmó que “también venían diciendo las autoridades que era posible que lo hubieran pasado por arriba sin verlo, y ahora lo confirman”.

“Seguro, van a decirnos también ahora que no se pueden reflotar (los cuerpos), no los podemos recuperar nos van a decir, y le van a echar la culpa a ellos (los tripulantes)”, conjeturó Polo.

La localización del Ara San Juan fue realizada por el buque “Seabed Constructor”, de la empresa estadounidense Ocean Infinity, que desde el 6 de septiembre estaba al frente de las operaciones de búsqueda en la zona en la que el submarino perdió contacto, aproximadamente a 250 millas náuticas (460 kilómetros) al este del Golfo chubutense de San Jorge.

Según informaron la Armada y la cartera de Defensa a través de la red social Twitter, el ARA San Juan fue localizado a 800 metros de profundidad en el área denominada Site-1, tras la inspección realizada en inmersión por un vehículo de operación remota (ROV).

La Gaceta