Argentina recibió el primer día del G 20 con movilizaciones contra la cumbre

Líderes de G20 enfrentan una cumbre ensombrecida por disputas

A la espera del tipo de drama geopolítico divisivo que el presidente Donald Trump suele traer al escenario internacional, la reunión anual de dos días es una prueba importante para los miembros del G20.

Los líderes se reunieron por primera vez en 2008 para ayudar a rescatar a la economía mundial de la peor crisis financiera en siete décadas, pero el grupo ahora enfrenta dudas sobre su relevancia para lidiar con los problemas económicos actuales.

La cumbre en la capital argentina estará marcada por una amarga disputa comercial entre Estados Unidos y China, las dos economías más grandes del mundo, que han impuesto aranceles mutuos a importaciones valuadas en cientos de miles de millones de dólares.

Todos los ojos estarán puestos en un encuentro previsto para el sábado entre Trump y el presidente chino, Xi Jinping, en el que se espera hallen el modo de calmar las aguas y avanzar hacia la resolución de las diferencias que amenazan a la economía global.

Las naciones del G20 seguían trabajando contrarreloj para llegar a un acuerdo sobre temas clave como el comercio, la inmigración y el cambio climático, que en los últimos años se han resuelto con bastante antelación. Esas divisiones resaltan cómo se fracturó la agrupación.

De hecho, el escepticismo de Trump acerca de que el calentamiento global sea causado por la actividad humana plantea dudas sobre si los países podrán mostrar suficiente consenso como para incluir el tema en el comunicado final de la cumbre.

Otra cuestión ríspida es la escalada del conflicto entre Rusia y Ucrania, que seguramente estará en la mente de muchos líderes cuando vean al presidente ruso, Vladimir Putin.

Y también hay preguntas sobre cómo manejar la incómoda presencia del príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman. El gobernante de facto llegó en medio de una amplia controversia sobre el asesinato en octubre del periodista crítico Jamal Khashoggi en un consulado de Arabia Saudita en Estambul.

Incertidumbre sobre Trump
La pregunta que muchos se hacen es cómo Trump, conocido por su imprevisibilidad, se comportará en la que se perfila como una de las cumbres más importantes del grupo.

A principios de mes, funcionarios de los países asistentes a una cumbre Asia-Pacífico no pudieron ponerse de acuerdo por primera vez sobre una declaración conjunta, cuando la delegación de Estados Unidos, encabezada por el vicepresidente Mike Pence, se enfrentó con China por el comercio y la seguridad.

En mayo, Trump rechazó una declaración de colegas líderes de las economías industrializadas del G7 luego de que una tensa reunión terminara en una condena, nuevamente por los aranceles y el comercio.

Este viernes, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que estaba seguro de que habrá un ánimo positivo de ambas partes en las conversaciones y agregó que le sorprendería si la cena del sábado entre Trump y Xi “no fuera un éxito”.

Pekín dijo el viernes que espera que Estados Unidos haga propuestas viables en las conversaciones comerciales.

Pese a los planes iniciales de no ir a la cumbre, el asesor comercial de línea dura de Trump, Peter Navarro, se incorporó a la delegación de su país a último minuto y se espera que asista a la reunión entre Trump y Xi, dijeron a Reuters un funcionario de Estados Unidos y una fuente familiarizada con la situación.

La desaceleración de la economía mundial empeorará si Trump sigue adelante con los planes para aumentar al 25% los aranceles a importaciones de China por un valor de USD 200.000 millones, dijo a Reuters el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

Tras varias idas y vueltas, finalmente Trump tendría un breve encuentro improvisado con Putin durante la cumbre, de acuerdo con el Kremlin.

Un punto destacado en la cumbre fue la firma de un pacto comercial revisado entre Estados Unidos, México y Canadá, concretada el viernes tras una dura lucha diplomática y técnica para garantizar la supervivencia de una de las zonas de libre comercio más grandes del mundo.

Trump visitó este viernes por la mañana al mandatario anfitrión Mauricio Macri en la Casa Rosada, con quien estuvo reunido por 45 minutos.

En unas palabras a la prensa antes del encuentro, el presidente argentino agradeció el apoyo en las negociaciones para obtener financiamiento del Fondo Monetario Internacional de parte del presidente estadounidense, con quien se conocen desde hace años porque sus familias hicieron negocios juntas.

“Nos conocemos mucho, vamos a hablar de temas que beneficien a ambos países, comercio, compras de material militar. Nos queda mucho por hablar. Vamos a rememorar un poquito el trabajo que hacíamos en el pasado”, dijo Trump antes de la reunión.

Última Hora


El documento de la marcha contra la cumbre de líderes mundiales:”¡Fuera el G20!”

El club privado de las potencias imperialistas, que mantienen a los organismos multilaterales de crédito y de comercio como socios e invitan a los llamados países emergentes a poner la mesa. Disputan por las materias primas y los mercados descargando planes de superexplotación sobre los trabajadores, las trabajadoras y los pueblos, guerras, hambrunas, miseria estructural, depredación de recursos naturales y del medio ambiente.

Denunciamos la sumisión del gobierno de Macri a las políticas que impulsa el G20, como el acuerdo con el FMI que nos condena a una deuda ilegítima e impagable y al ajuste eterno. Implica salarios y jubilaciones a la baja. Flexibilidad laboral y liquidación del sistema previsional. Mayor desocupación, la falta de paritarias y persecución gremial. Y la profundización de la entrega de nuestro territorio, recursos y bienes comunes. Por eso rechazamos el Acuerdo y repudiamos el pago de la deuda.

El Presupuesto 2019, aprobado por el gobierno de Macri y gran parte de la oposición para cumplir el acuerdo con el FMI y los planes del G20, consagra un costo social tremendo al recortar las partidas sociales mientras aumenta la deuda y el pago de intereses sobre ella. Los tarifazos, la suba escandalosa de las tasas de interés y la brutal devaluación ha provocado a su vez una baja sin precedentes de la actividad económica y el poder adquisitivo de la inmensa mayoría del pueblo argentino. La aplicación de estas recetas está originando una multitud de luchas que van desde enormes paros contra la baja salarial, resistencias a los despidos y la intensificación del extractivismo, hasta las luchas feministas y de la disidencia, de enfermería de CABA contra la liquidación de su título profesional o de estudiantes y docentes contra la ley de la UNICABA.

La Cumbre de líderes del G20 reunirá a grandes responsables de las estrategias de dominación de los pueblos y la naturaleza que tan nefastos efectos descargan sobre la política y economía argentina y del mundo entero. Repudiamos la presencia en nuestro país de Trump y demás líderes imperialistas, de los representantes de la banca internacional y las grandes transnacionales, el FMI, el Banco Mundial, la OCDE. Connotados enemigos de la Humanidad. Proclamamos, ¡¡¡Fuera el G20!!! y ¡¡¡Fuera el FMI!!!

Repudiamos el enorme dispositivo de seguridad instrumentado por Patricia Bullrich, un verdadero cerrojo para aislar la ciudad de Buenos Aires con, además, un feriado funcional a ello. En un país en crisis encaró cuantiosos gastos en tecnología y capacitación represiva. Ha generado un verdadero “estado de sitio” de hecho, clausurando hasta el servicio de subtes y trenes y estableciendo extensas zonas de restricción, para impedir que la población se mueva y se exprese. Algo que refuerza una escalada que acaba de cobrar la vida de los luchadores populares Ronald Orellana, Marcos Soria y Juan Carlos Britto y detener arbitrariamente, entre otres, a familiares e integrantes de la comunidad de Rafael Nahuel al marcar un año de su asesinato y que mantiene cada vez más presos y presas políticas.

Miles de agentes extranjeros invaden nuestro suelo y custodian cielos y costas. La “inteligencia” de las potencias extranjeras actúa desembozadamente en colaboración con sus pares locales. Y una campaña de miedo y persecución, instrumentada a través de los medios masivos de comunicación, pretende justificar tal afrenta a las libertadesdemocráticas de la población y la violación de los derechos soberanos de nuestro pueblo con la excusa de proteger al G20 y prevenir al “terrorismo”. En realidad son quienes se reunirán puertas adentro de la cumbre del G20 les responsables de verdaderas políticas de terror que sumen en la peor de las miserias a la mayoría de la humanidad; son de ellos y ellas de los que debe protegerse el pueblo argentino y todos los pueblos del mundo.

Son responsables de las mayores escaladas represivas, como las que el misógino y xenófobo Bolsonaro, recientemente electo presidente de Brasil, pretende descargar sobre la nación más grande del continente y al que millones ya están repudiando en las calles y se preparan para darle una fuerte batalla. Así como también de las políticas anti-migrantes.

Llamamos al pueblo trabajador, a todos los pueblos y personas que habitan suelo argentino, a movilizarse masivamente contra el G20 y el FMI el próximo viernes 30 de noviembre. Tenemos la convicción que cuanto más grande y unitaria sea nuestra movilización, venciendo la campaña del miedo y las trabas que nos impone el gobierno de Macri, mejor estaremos para enfrentar la política de ajuste, entrega y represión, que al servicio de pagar una deuda ilegítima, nos impone el acuerdo Macri-FMI y las políticas que intenta profundizar el G20. Será una señal inequívoca para todos los pueblos del mundo que pelean contra estas políticas del imperialismo mundial.

• No al G20

• Abajo el acuerdo Macri – FMI

• Fuera Trump y demás líderes imperialistas

• Fuera Bolsonaro

• Por el no pago de la deuda externa

• No al ajuste, la entrega y la represión

Página 12


México, Estados Unidos y Canadá firman T-MEC

Sin resolver la imposición de aranceles al acero y al aluminio, del 25 y 10 por ciento respectivamente, México, Estados Unidos y Canadá firmaron en Buenos Aires, Argentina, el acuerdo comercial que sustituirá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ahora llamado Tratado Mexico, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, el mandatario estadunidense Donald Trump, y el primer ministro canadiense Justin Tudeau, fueron los encargados de atestiguar la firma del pacto luego de 13 meses de negociación.

En sus último día de mandato, Peña Nieto indicó en un discurso previo a estampar su firma que el TMEC renueva la integración de América del Norte.

Agregó que los tratados no pueden estar estáticos, pues tienen que avanzar con los cambios en la economía, por ello comentó que el nuevo T-MEC se revisará según la cláusula sunrise.

Agregó que al menos la tercera pare del acuerdo no estaba previsto en el TLCAN, que aún seguirá vigente, pues el TMEC podría entrar en vigor después del primer semestre de 2019 o hasta 2020, ya que tiene que ser ratificado por los Congresos.

Por su parte, Trump destaco que el TMEC es el más moderno en la historia de Estados Unidos, pues apoyará a los salarios y empleos, además de dar acceso a mercados de México y Canadá

Insistió en que el nuevo tratado promoverá mejores salarios sobre todo en el sector automotriz, sobre todo porque la nueva regla de origen indica que el 50 por ciento del contenido regional debe ser fabricado en Estados Unidos o Canadá, donde los salarios son mayores a 16 dólares la hora.

También indicó que cambiará la forma de comercio en toda América del Norte.

Trudeau resaltó que la estabilidad de millones de trabajadores de clase media de su país es una prioridad, por lo que de no haber llegado al T-MEC hubiera sido más dañino para ellos.

Agregó que el 70 por ciento de pas exportaciones que hace Canadá ahora están aseguradas, aunque indicó que aún falta mucho por hacer para mantener la resiliencia de la economía de la región de América del Norte.

La Jornada


Brasil assina declaração de apoio ao Acordo de Paris em reunião informal entre líderes dos Brics

Os líderes de Brasil, Rússia, Índia, China e África do Sul assinaram nesta sexta-feira (30) uma declaração conjunta na qual, entre outros pontos, se comprometem com a “plena implementação do Acordo de Paris”. O encontro dos Brics ocorreu paralelamente à cúpula do G20.

O gesto do atual presidente Michel Temer marca posição distinta em relação ao governo eleito. No começo de setembro, durante a campanha eleitoral, Bolsonaro ameaçou retirar o Brasil do Acordo de Paris (assinado por 195 países com o objetivo de reduzir o aquecimento global) porque, no entendimento dele, o Brasil teria de abrir mão de 136 milhões de hectares na Amazônia e isso afetaria a soberania nacional.

Na quarta (28), Bolsonaro voltar a citar o tema da soberania com a justificativa da chamada teoria do “Triplo A”. O presidente eleito ainda afirmou que pediu a retirada do Brasil como sede da COP 25.

Declaração dos Brics
Na declaração, os presidentes dos Brics mostraram expectativa quanto ao Programa de Trabalho do Acordo de Paris durante a COP-24, que começa na próxima semana na Polônia.

Além do presidente brasileiro, participaram da reunião líderes dos outros quatro países dos Brics: Putin (Rússia); Cyril Ramaphosa (África do Sul); Xi Jinping (China) e Narendra Modi (Índia).

“Com respeito à mudança do clima, comprometemo-nos à plena implementação do Acordo de Paris, adotado sob os auspícios da Convenção-Quadro das Nações Unidas sobre Mudança do Clima, incluindo os princípios das responsabilidades comuns porém diferenciadas e das respectivas capacidades, e instamos os países desenvolvidos a proverem aos países em desenvolvimento apoio financeiro, tecnológico e de capacitação, para aumentar suas capacidades de mitigação e adaptação. Invocamos todos os países a atingirem um resultado equilibrado sob o Programa de Trabalho do Acordo de Paris durante a COP-24, que permita a operacionalização e a implementação do Acordo de Paris. Ressaltamos a importância e a urgência de conduzir um primeiro processo bem-sucedido e ambicioso de reabastecimento do Fundo Verde do Clima.”

Último discurso
Durante a reunião, Temer fez seu último discurso defendendo a união dos cinco países contra o que chamou de desafios “que passam por tendências ao protecionismo”.

“Passados 10 anos daquela crise economia [de 2008] enfrentamos mais uma vez momentos desafiadores. Não são os mesmos desafios, mas são desafios também coletivos, que passam por tendências ao protecionismo, ao isolacionismo e ao unilateralismo e que portanto exigem como antes respostas coletivas. Exigem que nos mantenhamos apegados à mesma ideia singela mas poderosa, ideia singela de unirmos esforços”, disse Temer.

Globo


Mensaje a Estados Unidos y China: Piñera pidió poner fin a las guerras comerciales

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, le envió un mensaje a Estados Unidos y China, en medio de la cumbre del G20. Piñera pidió el fin de la guerra comercial que mantienen ambos países y reclamó que se vuelva al libre comercio.

Como país “invitado de honor” por la Argentina, Chile participa de la cumbre y es en ese contexto que Piñera dejó sus opiniones sobre las discusiones que se dan entre los principales líderes del mundo. El mandatario transandino sostuvo que uno de los objetivos del encuentro es “pasar a la acción” por lo que llamó a “avanzar hacia un comercio más libre, justo, inclusivo y transparente”.

En ese sentido, sumó: “Eso le hace mal a todos, tanto los que entran en estas conductas como Estados Unidos y China, pero también el mundo entero”. En consecuencia, instó al restablecimiento del libre comercio. “Necesitamos un comercio libre que nos permita crecer, generar trabajo y mejorar los salarios”, afirmó en conferencia de prensa.

Por otro lado, salió al cruce de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a la que definió como “estancada”. Sobre ésta, ahondó: “Ni siquiera tiene los mecanismos para resolver las controversias, por eso debemos asumir el compromiso de modernizar y fortalecer la OMC”.

Por último, y como deseo para el cierre de la cumbre, apuntó: “Espero que de las conversaciones entre China y Estados Unidos surja una buena noticia para el mundo. Un acuerdo que ponga fin a la guerra tarifaria para volver al camino del libre comercio y basado en reglas claras”.

Si bien no es uno de los principales obstáculos para la firma del cuerdo, como lo son el cambio climático y el comercio internacional, el debate por la modernización de la OMC viene sin una resolución desde el G20 de Hamburgo, en 2017.

El Destape Web


Miguel Braun: “Es posible que no haya un documento final consensuado del G20”

El secretario de Política Económica Miguel Braun admitió este viernes que es “una posibilidad real” que no haya una declaración final consensuada de la cumbre del G20 aunque aseguró que “el gobierno está haciendo el mejor esfuerzo para que haya documento” “Ha habido varias cumbres en los últimos años donde no hubo documentos, es una posibilidad real, nosotros estamos haciendo el mejor esfuerzo para que haya documento, pero no lo podemos asegurar porque depende de que exista un consenso real, puede ser que no lleguemos a obtener ese consenso dado los desafíos que hay hoy en el mundo”, reconoció el funcionario en diálogo con periodistas.

De todos modos, consideró que no sería un fracaso para el país porque “para Argentina ya es un hito la reunión del G20 acá” porque la posibilidad de interactuar este año con los líderes de estos países “nos abrió oportunidades muy interesantes en temas comerciales, de inversión, de turismo, para Argentina es un gran éxito esta cumbre”.

Si bien reconoció que “hubiera sido mejor tener esta cumbre en un momento de crecimiento y mayor bienestar” del país, Braun sostuvo ”que este cónclave “nos ayuda a salir de la crisis” y confirma la estrategia correcta que tomó Macri de entablar relaciones constructivas con el mundo que cuando lo necesitas te apoya”.

En ese sentido, destacó “los anuncios de inversiones” realizados en estos días, el “apoyo que obtuvimos de los países miembros del G20 en el FMI que permitió evitar una crisis más profunda, y el apoyo para el acceso argentino a la OCDE”.

Por otra parte, al ser consultado sobre las causas por las cuales no baja el nivel de riesgo país, admitió que “la principal duda que tienen los compradores de bonos argentinos es la situación política”.

“Nosotros estamos muy confiados que el gobierno tiene un piso importante de apoyo que son más los argentinos que quieren continuar con el cambio y que la economía al recuperarse el año que viene va a ser un factor que traccione positivamente, pero muchos inversores aún están escépticos de ese pronóstico”.

Perfil


VOLVER