Caravana migrante pide asilo mientras Estados Unidos refuerza la seguridad en la frontera

Migrantes marchan rumbo a garita peatonal “PedWest”

Un grupo de poco más de 200 migrantes de la caravana que partió de Honduras hasta Tijuana, marchó desde la unidad deportiva Benito Juárez -su principal refugio- hasta la garita peatonal “PedWest”.

La intención, de acuerdo con los migrantes, es pedir asilo al gobierno estadounidense. Primero se organizaron y argumentaron que ya tenían mucho tiempo de esperar, por lo que decidieron caminar los 15 kilómetros de distancia que conecta con el puente fronterizo.

Para esto, se formó una cadena humana.

Los migrantes eran acompañados de policías federales y personal del Instituto Nacional de Migración (INM).

Los migrantes mantienen una reunión con un representante de la Policía Federal para que se les permita el paso y de manera pacífica iniciar el tramite a la garita conocida como PedWest.

Los centroamericanos portan bandera blanca en señal de que la suya es una marcha pacífica.

Esta es la primera vez que una cantidad tan grande de migrantes solicita asilo a las autoridades estadounidenses.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Migración (INM), en Tijuana se encuentran un total de 4 mil 700 migrantes instalados en la Unidad Deportiva “Benito Juárez”.

El Universal


Policía de Estados Unidos realiza operativo en garita de San Ysidro

Desde la mañana de este jueves, militares de Estados Unidos reforzaron la seguridad en todos los puntos de cruce fronterizo entre Tijuana y California y colocaron 15 barricadas con alambre de púas en la garita de San Ysidro.

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, justificó el cierre de la garita de San Ysidro en la frontera de Tijuana, México, con San Diego, Estados Unidos, el 20 de noviembre.

Las autoridades estadounidenses explicaron que cerraron el tránsito de entrada al país después de tener conocimiento de que “grupos de personas de las caravanas se estaban reuniendo en Tijuana para un posible intento o intentos de correr ilegalmente a través del puerto de entrada”.

Dijeron que recibió reportes de las agencias de seguridad interna de que grupos de la caravana buscaban irrumpir de manera violenta para ingresar a territorio estadounidense.

Indicaron que cerraron temporalmente el puerto para instalar “obstáculos” con el objetivo de restringir el “acceso a un gran grupo” de migrantes y que tras su actuación no se “materializó ninguna actividad” en San Ysidro.

Este punto conocido como “la línea” fue cerrado la madruga del lunes durante tres horas por la oficina de aduanas y protección fronteriza para reforzar la seguridad. Soldados de la Unión Americana colocaron bloques de concreto y alambres con navajas de acero para impedir la incursión de los migrantes centroamericanos.

El cruce fronterizo de San Ysidro, que une San Diego (Estados Unidos) y Tijuana (México), donde miles de migrantes aguardan para pedir asilo en Estados Unidos, fue reabierto ayer luego de varias horas de cierre en las que se colocaron “materiales de reforzamiento”, informó una fuente oficial.

Esa medida de clausura, que tomó por sorpresa a miles de personas que transitan diariamente entre ambos países, interrumpió temporalmente tanto el cruce vehicular como uno de los dos cruces peatonales, indicó una portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) estadounidense.

Noticieros Televisa


Detienen a más de 250 migrantes centroamericanos de la sexta caravana en México

Más de 250 migrantes de la sexta caravana fueron detenidos este jueves en Metapa, México.

Los migrantes habían salido desde Centroamérica, principalmente desde El Salvador y Honduras rumbo a Estados Unidos.

Se conoció que los centroamericanos cruzaron el río Suchiate, en la frontera de Guatemala con México y se disponían a llegar a Metapa y posteriormente a Tapachula.

Los desplazados solo habían caminado ocho kilómetros en tierras aztecas, cuando fueron detenidos y llevados a la estación siglo XXI en Tapachula, donde verificarán sus documentos.

Las autoridades indicaron que las personas que no tengan sus papeles en regla serán retornados a sus países de origen.

Un grupo de más de 3,000 migrantes centroamericanos se encuentran en Tijuana, a la espera de solicitar asilo en Estados Unidos.

El Heraldo


Caravana migrante: Tijuana protesta ante la llegada de otros 3 mil centroamericanos

Las autoridades estiman que ya hay cuatro mil 700 migrantes en la ciudad y los cálculos apuntan a que se podrían presentar en los próximos días otros tres mil más.

En medio de eso, siguen las declaraciones desafortunadas y sin fundamento de algunas autoridades locales, hoy el jefe de la Policía municipal, Mario Martínez, declaró que la mayoría de los migrantes son malandros, es decir, “delincuentes, especialmente el joven”.

Ante empresarios restauranteros, el jefe de la Policía municipal dijo que buscan evitar que la estancia de los migrantes centroamericanos en Tijuana se salga de control.

“El 75% de estas personas tienen características, se va a escuchar mal, tienen características de malandros. La mayoría consume droga. Reclamamos, porque también nosotros como Seguridad Pública estamos siendo víctimas de lo que está ocurriendo aquí en la ciudad. Se está viniendo una tormenta perfecta para la ciudad y no es situación de nosotros”, apuntó Mario Martínez, jefe de la Policía de Tijuana.

El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastelum, intentó matizar lo dicho por el jefe policíaco.

¿Cómo llegaron a esta conclusión?

“Yo con todo respeto tendría que consultar a ver qué fue, sí verdaderamente fue lo que dijo el director Mario Martínez, no lo ceo, pero lo reviso. No tengo respuesta, porque no es así”, apuntó Juan Manuel Gastélum, alcalde de Tijuana.

Desde el pasado 11 de noviembre, día que llegaron a Tijuana los primeros migrantes centroamericanos, 80 de ellos han sido detenidos por la Policía Municipal, por consumir droga en la calle, y delitos como lesiones, riña, robo simple y resistencia de particulares.

42 de ellos ya fueron puestos a disposición del Instituto Nacional de Migración.

“Los propios migrantes nos entregaron a un individuo que estaba consumiendo drogas en el albergue y al querer ser detenido por parte de elementos de la Policía municipal se resistió, incluso quiso golpear a uno de los compañeros y hubo la necesidad de detenerlo”, explicó Marco Antonio Sotomayor, director de Seguridad Pública de Tijuana.

Noticieros Televisa


Cerca de 862 niños forman parte de caravana migrante

En los albergues de Tijuana y Mexicali coexisten 862 niñas, niños y adolescentes que junto con sus padres o familiares huyeron de la violencia y la pobreza en países de Centroamérica.

Allison, Smiley y Ferchi son niñas hondureñas de seis, siete y ocho años de edad, quienes durante un mes viajaron en compañía de sus padres con la finalidad de llegar a esta ciudad fronteriza con el anhelo y la esperanza de que el gobierno de Donald Trump les otorgue asilo en Estados Unidos.

Ajenas a cualquier mensaje de odio y de la incipiente animadversión popular al fenómeno migratorio centroamericano, las menores de edad se acercaron a los coordinadores del albergue Alfa y Omega en la Zona Centro de Mexicali para pedir agua y un lugar en donde jugar.

Integrantes de la Caravana del Migrante, estas menores forman parte de este núcleo de 600 menores de edad que están en albergues de Mexicali y Tijuana, quienes en este caso dijeron disfrutar de la comida que les ofrecieron en la mañana: “chicharrón que pica, frijolitos y arroz”.

Aunque nacieron en el mismo país, recién se conocieron en la capital de Baja California y, a más de 4 mil 700 kilómetros de su lugar de origen, las tres niñas optan por jugar a “las tocadas”, a “las escondidas” y a “las traes”.

Sus familiares decidieron permanecer en este albergue mexicalense donde cuentan con alimentos y un espacio para dormir hasta que definan su futuro: trasladarse a Tijuana para solicitar asilo político en el puerto fronterizo de San Ysidro, California, o hacer directamente su petición en la garita centro de Calexico, en la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Su historia coincide con los más de 6 mil centroamericanos desplazados por la violencia, el desempleo y la pobreza que sufrieron en comunidades de Honduras, El Salvador y Guatemala, y que se encuentran en territorio mexicano.

La Jornada


VOLVER