Ya son siete los hondureños que murieron camino a Estados Unidos

Han muerto siete migrantes de la caravana

Al menos siete migrantes hondureños han muerto desde el 13 de octubre, cuando miles comenzaron a salir en caravana hacia Estados Unidos, informó hoy una fuente oficial.

“A la fecha lamentablemente siete hondureños que formaban parte de la movilización han fallecido por diversas causas, de los cuales con el apoyo del Gobierno cuatro han sido repatriados a sus familiares y tres están en proceso”, indicó la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras en un comunicado.

La Cancillería no precisó detalles de los migrantes fallecidos, ni la fecha de repatriación de los tres que están en proceso, y reiteró el llamado a los migrantes a no exponer su integridad física y la de sus hijos.

En relación a la movilización de migrantes, el Gobierno de Honduras también reiteró su compromiso de atender y proteger a los migrantes en situación de vulnerabilidad, específicamente en la frontera entre México y los Estados Unidos.

Indicó además que el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, solicitó al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, el acompañamiento y apoyo para atender a los migrantes centroamericanos que se encuentran en Tijuana, Baja California.

En ese acompañamiento se debe poner “especial énfasis en la protección de las poblaciones más vulnerables como las niñas, niños y adolescentes, unidades familiares, mujeres y adultos mayores”.

En seguimiento a esa solicitud, el miércoles la Cancillería le entregó al representante de las Naciones Unidas en Honduras, Igor Garafulic, una misiva reiterando la petición del Gobierno hondureño.

“La petición consiste en acompañar las gestiones de los gobiernos fortaleciendo la asistencia y protección de los migrantes en la frontera entre México y los Estados Unidos”, añade el comunicado.

Además, subraya que “para atacar las causas de la migración irregular se requiere de esfuerzos regionales bajo el principio de responsabilidad compartida, pero diferenciada”.

Bajo esa premisa, mañana se reunirán en Guatemala excancilleres de ese país, El Salvador y Honduras con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el canciller designado Marcelo Ebrard, representante personal del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció la Cancillería.

La reunión en Guatemala será “en seguimiento a la iniciativa de un plan de derecho integral de Centroamérica”.

En lo que respecta a la red consular, indicó que el Gobierno de Honduras continúa fortaleciendo con recurso humano capacitado y presto a atender las necesidades y demandas de los hondureños.

Para ese fin se instaló un consulado móvil en Tijuana que comenzará a funcionar el próximo lunes, priorizando la identificación y acreditación de nacionalidad, ya que muchos de los migrantes no portan sus documentos personales, además de brindarles ayuda humanitaria y velar por sus derechos humanos, añadió.

Además, miembros del cuerpo consular hondureño acreditado en EE.UU. “se han movilizado para instalar equipos de asistencia y protección en McAllen y San Diego California”, quienes de ser necesario también estarán cubriendo las zonas fronterizas de El Paso y Laredo, Texas, y el estado de Arizona.

La Cancillería le recordó a los migrantes -quienes dicen que se fueron por falta de trabajo y la inseguridad en su país- que cruzar de forma irregular los puertos de entrada a EE.UU. no los hace elegibles para ampararse a la política de asilo de ese país, ya que actualmente las causas para aplicar a esa condición han cambiado.

Por el contrario, con las nuevas leyes podrían enfrentar largos períodos y hasta meses de espera en la frontera, indicó la Cancillería hondureña, además de reiterar que continuará atendiendo todas las solicitudes de retornos voluntarios de los migrantes, garantizando un regreso digno, seguro y asistido.

ABCNoticias


Tijuana declara crisis humanitaria por caravana migrante

Con fundamento en las leyes mexicanas de Migración y sobre Refugiados, protección complementaria y asilo político, el alcalde Juan Manuel Gastélum declaró una Crisis Humanitaria y convocó a organismos internacionales para poder hacer frente a esta situación.

En un comunicado, el presidente municipal hizo un reclamo a la Secretaría de Gobernación porque ha dejado sola a la ciudad en el tema de la Caravana Migrante; le reprochó su nulo apoyo.

Gastélum Buenrostro recalcó que la declaración de esta Crisis Humanitaria se fundamenta en los artículos 20 fracción VII y 73 de la Ley de Migración y el artículo 15 fracción II de la Ley sobre Refugiados, protección complementaria y asilo político.

Estableció que la atención a los migrantes asciende a más de medio millón de pesos diarios, por ello se solicitarán las acciones de asistencia a la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.

De acuerdo al documento publicado, la solicitud se realiza con base en la resolución 46/182 de la Asamblea General de la ONU, en correlación con los artículos 25 y 35 de la convención sobre el estatuto de los refugiados, y el artículo 26 de la convención americana de derechos humanos.

“Señores, no voy a comprometer los servicios públicos, no voy a gastarme el dinero de los tijuanenses, no voy a endeudar a Tijuana porque no lo hemos hecho en estos dos años”, manifestó el munícipe.

“Por todo lo anterior se declara una Crisis Humanitaria en Tijuana y pido la intervención de los organismos internacionales, ya que más de 4 mil 700 migrantes centroamericanos están varados y hacinados en la ciudad, en condiciones precarias porque la federación no ha intervenido a pesar de que es su obligación constitucional”, señaló.

Debate


Pernoctan migrantes en garita de El Chaparral

Migrantes centroamericanos decidieron pernoctar afuera de la garita El Chaparral en forma de manifestación pacífica y para intentar que alguna autoridad de Estados Unidos pueda dialogar con ellos para buscar una solución a la crisis que están pasando.

Policías federales mantienen cercado al grupo de más de 200 integrantes de la Caravana Migrante para que no intenten cruzar de forma ilegal.

Los migrantes salieron del albergue que autoridades locales acondicionaron en la unidad deportiva Benito Juárez para acudir a la línea internacional.

Uno de los centroamericanos que se entrevistó con autoridades de migración y de la Policía Federal, quien pidió el anonimato, manifestó que permanecerán en las inmediaciones de la garita hasta que su gente lo decida.

Mencionó que el resto de sus compañeros querían llegar al portón e hicieron una valla pero las autoridades y policías federales hicieron que se regresaran, sin embargo, aseguró que ellos permanecerán ahí el tiempo necesario.

Aseguró que no han tenido noticias sobre las últimas declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pero que ellos confían en que “Dios le puede tocar el corazón y volverlo más humano”.

El comisario de la Policía Federal en Baja California, Juan Carlos Morán, instó a los migrantes centroamericanos a guardar el orden y a respetar la ley.

Asimismo, sugirió que regresaran a los albergues de forma pacífica, de la misma forma en que llegaron aquí.

En la garita El Chaparral se vive un ambiente de intranquilidad por parte de los migrantes centroamericanos y las áreas perimetrales se encuentran resguardadas mayormente por elementos de la Policía Municipal, quienes portan cascos antimotines.

Mientras, dos helicópteros de lado estadunidense realizan constantes recorridos a lo largo de la línea internacional en el área del Chaparral a baja altura.

Excelsior


Cerca de 862 niños forman parte de caravana migrante

En los albergues de Tijuana y Mexicali coexisten 862 niñas, niños y adolescentes que junto con sus padres o familiares huyeron de la violencia y la pobreza en países de Centroamérica.

Allison, Smiley y Ferchi son niñas hondureñas de seis, siete y ocho años de edad, quienes durante un mes viajaron en compañía de sus padres con la finalidad de llegar a esta ciudad fronteriza con el anhelo y la esperanza de que el gobierno de Donald Trump les otorgue asilo en Estados Unidos.

Ajenas a cualquier mensaje de odio y de la incipiente animadversión popular al fenómeno migratorio centroamericano, las menores de edad se acercaron a los coordinadores del albergue Alfa y Omega en la Zona Centro de Mexicali para pedir agua y un lugar en donde jugar.

Integrantes de la Caravana del Migrante, estas menores forman parte de este núcleo de 600 menores de edad que están en albergues de Mexicali y Tijuana, quienes en este caso dijeron disfrutar de la comida que les ofrecieron en la mañana: “chicharrón que pica, frijolitos y arroz”.

Aunque nacieron en el mismo país, recién se conocieron en la capital de Baja California y, a más de 4 mil 700 kilómetros de su lugar de origen, las tres niñas optan por jugar a “las tocadas”, a “las escondidas” y a “las traes”.

Sus familiares decidieron permanecer en este albergue mexicalense donde cuentan con alimentos y un espacio para dormir hasta que definan su futuro: trasladarse a Tijuana para solicitar asilo político en el puerto fronterizo de San Ysidro, California, o hacer directamente su petición en la garita centro de Calexico, en la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Su historia coincide con los más de 6 mil centroamericanos desplazados por la violencia, el desempleo y la pobreza que sufrieron en comunidades de Honduras, El Salvador y Guatemala, y que se encuentran en territorio mexicano.

Jornada


VOLVER