Chile: detienen a un obispo acusado de abusar de al menos 12 niñas y cuatro mujeres

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) lograron la detención de un obispo de la iglesia anglicana, administrador del templo Bethabara, ubicada en Tierra Negra, Cabimas, estado Zulia, por ser presuntamente el responsable de abusar sexualmente de alrededor de doce niñas y al menos cuatro mujeres, en hechos aislados.

El hombre, identificado como Alexánder Jesús Barroso Urdaneta, de 44 años de edad, fue apresado por un equipo de efectivos pertenecientes de la subdelegación Cabimas, en su residencia ubicada en Cabimas, de la Costa Oriental del Lago (COL), luego de que una de las víctimas interpusiera la denuncia ante el organismo policial.

Trascendió que la comisión arribó a la vivienda de Barroso para llevárselo, quien no opuso resistencia. Por el momento permanece detenido en la sede detectivesca situada en Cabimas. El Tribunal Tercero de Control lo privó de libertad, mientras las autoridades correspondientes realizan las investigaciones para determinar la veracidad del caso.

l tenía ocho años administrando la iglesia Bethabara. Los abusos sexuales los habría cometido en diferentes ocasiones desde hace alrededor de seis años, supuestamente.

“Investigamos los hechos. Una supuesta víctima realizó la denuncia y trabajamos en el caso”, resaltó una fuente policial, de acuerdo a lo publicado en una nota por el portal de noticias Panorama.

Detalles de cómo sucedieron los hechos, hasta ahora no han sido revelados. Se espera que en las próximas horas autoridades policiales ofrezcan una rueda de prensa para informar más. Los habitantes se encuentran impactados por el caso.

En la página web iglesianglicana.org Alexander Barroso Urdaneta se presenta como obispo de la Iglesia Anglicana Carismática de Venezuela. Se lee en una sinopsis: Practicamos un estilo de culto litúrgico, inspirado en el Libro de Oración Común, con énfasis en los sacramentos de la Eucaristía (Cena del Señor) y el bautismo en el agua.

El Ciudadano