Detener el colapso: reto mayor de la ciencia – Por Víctor M. Toledo

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Víctor M. Toledo *

La difusión mundial en octubre pasado del último reporte del IPCC (siglas en inglés del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático), advirtiendo por vez primera de la gravedad de la situación y señalando que sólo quedan tres décadas para cambiar el rumbo de la humanidad en relación con su entorno planetario, constituye un documento clave para entender a cabalidad la situación en que nos encontramos.

Como se recordará, el IPCC es una organización internacional que inició sus trabajos en 1988, auspiciada por las Naciones Unidas. La misión del IPCC es proveer evaluaciones científicas exhaustivas sobre la información científica, técnica y socioeconómica actual sobre el riesgo del cambio climático provocado por la actividad humana, sus potenciales consecuencias ambientales, sociales y económicas, y las opciones para adaptarse a esas consecuencias o mitigar sus efectos.

El IPCC está formado por unos 2 mil científicos de todo el mundo que trabajan de forma gratuita y voluntaria analizando centenares de publicaciones especializadas, discutiéndolas, y ofreciéndolas de una manera accesible a la opinión pública. Es esta la tarea de divulgación científica más importante, crucial y decisiva del mundo.

A diferencia de los anteriores reportes, que para muchos investigadores eran demasiado cautos, esta vez su llamado encierra ya una preocupación evidente y expresa de alguna manera una emergencia. El reporte llega luego de tres décadas de fracasos internacionales para aminorar el calentamiento global del planeta, la aceleración de una inercia mundial basada en el crecimiento económico, el desarrollo orientado por el mercado y la tecnología, y sobre todo con el mayor pillaje de todos los tiempos: el neoliberalismo situado como la forma en que el capital corporativo domina y explota cada vez más a amplios sectores del mundo.

Para complicarlo el gobierno de Estados Unidos (Donald Trump) se ha situado en una posición que niega la existencia de este fenómeno (al que se ha sumado el nuevo presidente de Brasil) o que lo minimiza (pues la Cumbre de París de 2015 arribó a acuerdos que no son obligatorios para los gobiernos).

Más allá del reporte del IPCC, en los meses recientes han seguido apareciendo contribuciones científicas de autores que ofrecen argumentos sobre que el colapso de las sociedades es ya inevitable y a corto plazo (ver el sitio del geógrafo inglés Jem Bendell). Una síntesis de los fenómenos que alimentan esa idea incluye lo siguiente: la evidencia madre, la que desencadena los efectos, es que 17 de los 18 años más calientes registrados por los climatólogos desde 1880 están entre 2001 y hoy.

La porción del globo que se ha calentado más rápidamente es el Ártico, donde dos tercios de sus hielos originales han desaparecido, especialmente en Groenlandia. Esta reducción ha disminuido notablemente el efecto espejo de la Tierra, la capacidad de reflejar los rayos solares, lo cual ha venido a sumarse al calentamiento provocado por causas humanas directas (la actividad industrial incluida la llamada agricultura moderna).

Esta reducción también acelera la emisión del metano hacia la atmósfera, que es un gas aún más dañino que el bióxido de carbono, y aumenta el nivel de los mares en todo el mundo. A lo anterior se agrega el derretimiento de los glaciares de las principales montañas (desde los Himalayas hasta los Andes), la acidificación de los mares y el abatimiento de los corales, cada vez más especies de flora y fauna extintas o amenazadas, deforestación y pérdida de suelos y acuíferos, y nuevos descubrimientos como la inusitada contaminación de plásticos en los mares.

En conjunto, estos fenómenos son causa y efecto del mayor número y potencia de huracanes, sequías, inundaciones e incendios (como el que ocurre ahora en California), pero de algo todavía más preocupante: la señal de que las predicciones científicas (los modelos climáticos) son conservadores, porque no se esperaba que los cambios fueran no-lineales, es decir, más rápidos y severos de lo que se suponía.

En un escenario en que ni go­biernos ni empresas y corporaciones, ni instituciones internacionales asumen realmente el reto de detener con acciones concretas y urgentes la ruta hacia el colapso, y en el que solamente las sociedades civiles de los países reaccionan a la información proveniente de los académicos, parece sensato llamar a las comunidades científicas organizadas a tomar en sus manos el liderazgo de salvación que el mundo requiere. Se trata de involucrar a los casi 8 millones de investigadores que, según el reporte reciente de la Unesco sobre la ciencia, existían en 2015.

Los científicos están obligados a sacar a la humanidad de donde la ciencia misma la ha llevado. Pues no puede olvidarse que como nueva institución social y cultural, surgió fundamentalmente durante la Segunda Guerra Mundial, y que sus aportes han delineado a la civilización moderna con todas sus virtudes, pero también con todos sus defectos. Ello significa desplegar una campaña para que los académicos asuman este compromiso de solidaridad con nuestra especie, la única de las 10 del género Homo que, hasta ahora, sigue sin extinguirse.

* Biólogo mexicano. Doctor en Ciencias, profesor e investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México. Trabaja en las áreas de etnoecología y patrimonio cultural y ecología política. Fundador y editor en 1992 de la revista Etnoecológica.


VOLVER