Heryck Rangel, ministro de Ecosocialismo de Venezuela: “El problema es el bloqueo financiero”

El modelo rentista se agotó en Venezuela, y, por eso, se está llevando adelante una transformación en la economía, dijo el ministro de Ecosocialismo y Aguas, Heryck Rangel, en diálogo con Páginal12. El funcionario, militante ecologista y miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela desde su juventud, estuvo en Buenos Aires para asistir al Foro de ministros de medio ambiente de América Latina y el Caribe. “Venezuela tiene hoy un proyecto de país, un proyecto que visualiza aprovechar los recursos para el desarrollo económico integral del país sin sacrificar a las generaciones futuras”, afirma Rangel, quien no cree que una economía fundamentalmente extractivista entre en contradicción con el cuidado del medioambiente siempre y cuando esté planificada.

–¿Cómo está la situación económica y social en Venezuela hoy?

–En Venezuela estamos viviendo en este momento una revolución económica. Este modelo económico productivo se fundamenta en el petróleo, en los recursos mineros del país, pero sobre todo se apalanca en la necesidad de que se desarrollen pequeños productores asociados y se desarrolle el agro que es una tarea pendiente de Venezuela. Este momento que estamos viviendo también nos ha permitido reflexionar sobre el modelo de desarrollo que teníamos, porque el rentismo se agotó como modelo y Chávez ya lo había anunciado. Y por eso ahora el presidente Nicolás Maduro ha anunciado el plan de recuperación, crecimiento y prosperidad económica. Un plan integral que busca una disciplina fiscal que incluye una reconversión monetaria, la protección del salario de los trabajadores y que busca incentivar el ahorro en bolívares y en oro.

–¿Cuáles serían los actores importantes dentro de esta reconversión económica?

–Primer actor, el Estado como regulador de la economía, como orientador. Número dos, los privados. El problema es que tenemos bloqueo financiero. A nivel internacional tenemos recursos de más de 1600 millones de dólares de Venezuela, dineros transparentes cuyo origen puede ser auditable, están retenidos en Europa y en Estados Unidos, y son recursos que necesitamos. Y a nosotros nos da mucha risa que el gobierno de Estados Unidos diga: “Vamos a hacer un fondo de 50 millones de dólares para ayudar Venezuela que está atravesando una crisis humanitaria”, porque, entonces, ¿por qué no nos devuelven nuestros 1600 millones de dólares?

–¿Usted no cree, entonces, que haya una crisis humanitaria?

– No hay una crisis humanitaria. Nunca la ha habido. Realmente nosotros estamos atravesando problemas producto del bloqueo. Además, otro problema. ¿Por qué el gobierno colombiano tolera que haya un contrabando de extracción del combustible venezolano y se venda impunemente en Colombia? ¿Por qué en Colombia se venden los billetes venezolanos?

–¿Con qué fin?

–Bueno, dejar al país sin masa monetaria, dejar al país sin efectivo para generar crisis. Hay un contrabando de extracción desde Venezuela hacia Colombia permitido por el gobierno colombiano. No puede permitirse en Colombia la distribución de alimentos y medicinas venezolanas. Entonces, tú observas que hay un trasfondo político desde Colombia muy interesado en desestabilizar la economía venezolana, con la intención de que se genere un conflicto social que desencadene un cambio de gobierno.

–¿Usted no estima que haya un conflicto social en Venezuela hoy en día?

– Superado. Lo superamos. El año 2017 fue un año muy difícil para no- sotros, quisieron llevarnos al borde de una guerra civil. La oposición venezolana es muy irresponsable. Es una oposición que lanzó a la calle jóvenes, que comenzó una campaña de odio hacia las clases más pobres, a los chavistas, a lo que pareciera chavista. Y hoy por hoy esa derecha que llamaba al odio se fue toda del país. Huyeron. Y en el pueblo hay una oposición que nosotros respetamos, porque estamos en democracia.

–¿Cómo ve la acusación por parte de la oposición y el gobierno de Estados Unidos de que detrás de la muerte del concejal Fernando Albán esté Maduro?

–Nosotros estamos convencidos de que el presidente Nicolás Maduro nada tiene que ver con esa acción deliberada de ese señor, a cuya familia expresamos nuestro pesar porque realmente es muy doloroso perder a un ser querido. Nosotros no vamos a permitir nunca que se ponga en tela de juicio los derechos humanos en nuestro país.

–Hace unos días salió un informe que dice que más de la mitad de los médicos venezolanos habían emigrado.

–Hay una política deliberada de algunos países de América Latina, entre ellos Chile, de captar ese talento venezolano (en Venezuela estudiar medicina es gratuito). Entonces, de forma deliberada gobiernos de derecha están fomentando una fuga de cerebros. Y no sólo son médicos, ¿qué pasa con la migración venezolana que la hace distinta a la de otros países? Que viene personal muy calificado académicamente. Venezuela nunca había conocido la emigración. Es muy mínimo, también, lo que ha migrado en los últimos años. En Venezuela somos 30 millones de habitantes y la proyección es que han migrado un millón de personas.

–Pero la ONU dice que son 2,3 millones.

– Dos millones. No llega ni al diez por ciento de la población venezolana. Preguntate cuántos ecuatorianos están en el extranjero, cuántos colombianos, cuántos peruanos. En Venezuela hay gente que se dedica a la captación, así como hay visitadores médicos, llega gente a promocionar cosas del estilo “mira, vamos para Argentina, en Argentina hay empleo, vas a llegar, tener tu vivienda, tu carro del año y el celular del año”. Entonces, si ves el perfil de los que migran, son jóvenes profesionales muy calificados, que cayeron en esta propaganda. Porque al final esto es una guerra, nosotros lo vemos así, solo que no hay bombas, gracias a Dios.

–Los gobiernos de los países vecinos no se han portado muy bien con los migrantes venezolanos…

–No se han portado bien. Tu has observado por ejemplo como acá en Argentina, como en Chile, en Perú, en Ecuador, en Colombia, en Brasil, gobiernos de derecha que hablan de una recepción de unos refugiados y luego los maltratan y nosotros lo hemos dicho a nivel mundial. En Venezuela hay cinco millones de colombianos. Si la crisis es venezuela fuese de la magnitud que se quiere vender al mundo, ¿por qué no se han vuelto a Colombia los cinco millones de colombianos? Deberían ser los primeros en pedir ayuda para que los saquen del país.

Entrevista: Bianca Di Santi.

Página|12


VOLVER