La Maestría en Crítica y Difusión de las Artes de la UNA obtuvo validez nacional

La Maestría en Crítica y Difusión de las Artes ha recibido el reconocimiento oficial y consecuente Validez Nacional por un plazo de 6 años otorgada por el Ministerio de Educación según Resolución Ministerial Nº 465, a contar desde la Resolución CONEAU Nº 278 del 17 de Julio de 2017.

La Resolución actualiza y extiende así la vigencia de la Resolución Ministerial N° 1573 del 22 de junio de 2015 y certifica aprobación del nuevo plan de estudios acreditado en 2017.

El plan de estudios y sus últimas modificaciones se encuentran acreditados en La Resolución CONEAU Nº 278 por un plazo de 6 años.

La maestría tiene como objetivo el aporte a la formación para la práctica profesional y de investigación en el ámbito de la crítica y la difusión de las artes. Se ha considerado para esta definición de propósitos que la crítica tiene un rol de mediación y enriquecimiento del vínculo entre los productos y proyectos artísticos y los diversos públicos hacia los que son dirigidos en cada etapa de la cultura; y que no consiste en la producción y transmisión de una valoración sino en la provisión de posibilidades generales y específicas de descubrimiento y lectura.

En esta dirección, la maestría apunta a una formación focalizada no sólo en destrezas críticas y de difusión, sino también en las prácticas de investigación necesarias para su producción y transmisión.

En estas búsquedas se atenderá especialmente a la consideración de los factores de la creciente diversidad y complejidad del campo focalizado, tales como:

– La tensión producida en torno de la definición del objeto (fenómenos pluriaspectuales, que ponen en juego dimensiones sociales, cognitivas y semióticas en permanente modificación).

– El reconocimiento del proceso de internalización de la palabra crítica registrado hoy en el conjunto de las prácticas artísticas, y devenido entonces en componente orgánico y no periférico del campo del arte.

– Los fenómenos involucrados en la constitución de nuevos públicos y en la de nuevos sujetos críticos en blogs y foros.

– La multiplicación de fuentes, tanto autorales como institucionales, del discurso crítico.

– La consiguiente aparición y diversificación tanto de nuevas tecnologías donde se instalan los discursos de la crítica y la difusión, como de nuevas modalidad vinculares.

Fuente-Universidad Nacional de las Artes