Ecuador: Organismo internacional denuncia violaciones a los DDHH de Jorge Glas en prisión

Observador internacional confirma violaciones a Derechos Humanos de Jorge Glas en cárcel de Latacunga

David Araméndiz, observador internacional del “Caso de Jorge Glas”, emitió un informe sobre su visita al ex vicepresidente de la República y manifestó que a la fecha que la realizó, su situación en el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga era bastante crítica. Además, señaló que las condiciones en las que vivía Glas estaban marcadas por múltiples violaciones a los Derechos Humanos, debido a que se encuentra gravemente enfermo y no cuenta con las condiciones necesarias para su atención, igualmente existe mucha insalubridad y condiciones deplorables en su celda y baño.

El observador fue invitado por el Instituto de Pensamiento Político y Económico Eloy Alfaro (IPPE) y realizó su visita la tarde del 25 de octubre del 2018, en la misma explicó que Glas se encontraba en huelga de hambre, solicitando su regreso a la Cárcel 4 en Quito: “El señor Ex vicepresidente de Ecuador JORGE DAVID GLAS ESPINEL, para el día 25 de Octubre de 2018, se encontraba en huelga de hambre, a consecuencia de su “humillante traslado a la cárcel de Latacunga”, señalando que el motivo de la misma era el regreso a la Cárcel Cuatro de Quito, en donde ya tenía resueltas en condiciones de dignidad humana, mínimas acorde a sus problemas de salud”.

De la misma manera, explicó que el Juez de garantía penales pudo constatar que Jorge Glas padece de un cuadro clínico de Espondilitis Anquilosante, catalogada como Enfermedad Catastrófica: “Su estado de salud se agrava mucho más, por su declaración de huelga de hambre, por lo que se encuentra sometido a monitoreo constante de los médicos de dicho centro penitenciario, pero indica que el Centro de Rehabilitación Social del Cotopaxi, solo puede garantizar ante una eventual emergencia, “los primeros auxilios”, viendo necesaria, la atención de especialistas”.

Araméndiz indicó que el ex vicepresidente solo contaba con dos mudas de ropa y que en su primer día no se le permitió salir a hacer sus necesidades corporales y que en su lugar se le entregó una botella para que las realizara ahí: “Aparte de todo esto, los días siguientes realizó sus necesidades en la celda, pues sus problemas intestinales lo obligaban a contar con un baño, de manera habitual, pero dicho acceso al mismo, no le era permitido”.

Entre otras irregularidades, explicó que en su celda y su baño tienen un grave problema de humedad y que todo esto muestra grandes violaciones a los derechos humanos y a la dignidad humana: “Se evidenciaron marcadas violaciones a los Derechos Humanos anteriormente expuestos, así como una ententual amenaza o puesta en peligro de garantías fundamentales inviolables, en sus condiciones mínimas de dignidad humana, que deberían ser amparadas por el Estado”.

Ecuador Inmediato


La madre del ex vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, pide su liberación a través de la web Osoigo

Norma Espinel, de 81 años, ha decidido involucrarse de forma personal y ser la voz de su hijo, el ex presidente de Ecuador, Jorge Glas, que se encuentra en prisión. La web española Osoigo es la plataforma que utiliza esta mujer para tratar de salvar a su hijo.

A sus 81 años, esta mujer se ha lanzado al mundo online, por la libertad de su hijo.

En la carta, enviada a través de Osoigo, al Congreso de los Diputados en España, explica que “soy madre de Jorge Glas Espinel elegido dos veces vicepresidente de mi país en elecciones democráticas. Soy una mujer de fe y me siento orgullosa de que mi hijo haya entregado su vida por servir al país contribuyendo significativamente a la más grande transformación que hemos vivido en la historia reciente”, afirma.

Pero Jorge Glas está en una prisión de Ecuador de máxima seguridad donde su madre cree que vida no tiene garantías. Según explica, “ha recibido una condena en un proceso lleno de irregularidades e ilegalidades sin que se le haya comprobado crimen alguno. En vista de que no tenemos voz para hacer conocer al mundo esta injusticia él lleva 27 días en huelga de hambre en un entorno peligroso y alejado físicamente de nosotros”.

La familia busca “justicia y confiamos que fuera de nuestro país existe una posibilidad de encontrar ayuda” .

Esta madre coraje ruega que “denuncien públicamente la situación que estamos viviendo y se sumen a nuestra causa de lucha por la libertad de mi hijo y el respeto a la garantía de sus derechos humanos. No quiero ni contarles por el calvario que cada día estamos pasando”.

Norma Espinel pide al Congreso que “revisen este caso de violaciones al debido proceso y garantías de derechos humanos y presionen desde su posición para que sus perseguidores rindan cuentas de sus actos y liberen a mi hijo”.

Su carta finaliza con un alegato de socorro: “como madre desesperada en la impotencia no les pido nada más”.

Diario 16


VOLVER