Presidencia de Trump enfrenta prueba crucial – Por Prensa Libre, Honduras

298

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Las elecciones de medio término que se celebran este día en Estados Unidos se han convertido en una virtual evaluación sobre la presidencia de Donald Trump, quien también le ha dado ese matiz, pues se ha volcado de lleno en una campaña de respaldo a figuras cruciales para su mandato, lo que decidirá el predominio en ambas cámaras legislativas.

Los estadounidenses eligen hoy a un tercio del Senado, un cambio total de la Cámara de Representantes, 36 gobernadores y docenas de legislaturas estatales, aunque el involucramiento de Trump en respaldo de distintas candidaturas la convierte en una elección sobre su gestión, pues de perder la mayoría en una o en ambas cámaras del Congreso podría complicarle el futuro en los próximos dos años, cuando intente buscar la reelección.

Esto coloca estos comicios entre los más disputados de la historia política estadounidense, porque de perder el dominio en el Congreso, el presidente estadounidense podría quedar en una incómoda situación de vulnerabilidad, cuando hay investigaciones sobre el involucramiento de Rusia en la polémica victoria electoral que obtuvo por la vía de los cuerpos electorales, cuando perdió en el voto popular.

No extraña, entonces, que cuanto argumento esté al alcance de la mano de los contendientes será utilizado. Uno de estos es la caravana de migrantes que atraviesa México para intentar obtener asilo en Estados Unidos, que para Trump ha servido como el mejor pretexto de blindar sus fronteras en lo que él califica de una invasión extranjera.

Ese argumento ha sido sobredimensionado, porque el mandatario también sabe que su presidencia ha sido una de las más polémicas, al extremo que se siguen publicando libros e informes anónimos sobre los riesgos que él representa para Estados Unidos, con su peculiar manera de comunicarse con los estadounidenses, por la vía de Twitter, mientras la burocracia de la Casa Blanca se esfuerza porque no cunda el pánico.

Hasta ayer, Estados Unidos había movilizado a unos siete mil soldados hacia los estados fronterizos con México, un movimiento desproporcionado que implicaría casi una cobertura de hombre a hombre si fuera cierto que en la caravana migrante se mantienen las siete mil personas que habrían iniciado el éxodo desde tierras centroamericanas.

Como ya es habitual en el despacho oval, Trump afirmó ayer que inmigrantes indocumentados podrían “votar ilegalmente” en las elecciones legislativas, lo cual es una nueva muestra de imprudencia, pues tampoco presenta pruebas de sus afirmaciones y en cambio demerita el trabajo de las autoridades electorales y ubica a su país como una democracia tercermundista, en las que es más probable la manipulación del voto o los fraudes electorales, aunque estos son cada vez menos frecuentes en estos países.

En un panorama tan caldeado como el que hoy encontrarán los votantes estadounidenses, cualquier cosa puede ocurrir, tal y como sucedió hace dos años, cuando Trump obtuvo un polémico triunfo, por la manipulación de millones de votantes con noticias falsas, aunque hoy sus éxitos o fracasos incidirán en los votantes, en un evento que marcará el resto de su mandato.

Prensa Libre


VOLVER
Más notas sobre el tema