Rafael Correa considera es llamado a juicio por el secuestro de un exlegislador

Correa es llamado a juicio por secuestro

La jueza Daniella Camacho, de la Corte Nacional de Justicia, tomó su decisión luego de 40 días de analizar el caso. Ayer llamó a juicio al expresidente Rafael Correa por el secuestro de Fernando Balda.

La decisión incluye a Pablo Romero, exsecretario de Inteligencia, y a los agentes de la Policía detenidos, Raúl Chicaiza y Diana Falcón.

Además, para Correa y Romero, prófugos en Europa, dispuso que se congelasen sus cuentas bancarias por un monto “no superior a la multa y a la reparación integral de la víctima”, agregó Camacho, sin detallar un valor monetario.

Dijo que también insistirá a la Interpol para que emita la difusión roja y procede a la localización y captura de Correa.

Caupolicán Ochoa, abogado del expresidente, dijo que llamará por teléfono a Correa en los próximos días para analizar y decidir si vuelve o no al país.

La resolución de la jueza se dio a conocer luego de que el 28 de septiembre se suspendiera la audiencia preparatoria de juicio. En esa diligencia, Diego Chimbo, abogado de los policías, solicitó que se levantara la prisión preventiva de sus clientes y se reemplazara por el arresto domiciliario.

Ese pedido lo formuló Chimbo tras la visita que hiciera la asambleísta Sofía Espín a Falcón, supuestamente para pedirle que cambiara su testimonio que inculpa a Correa.

Ayer, en la audiencia oral, la jueza se pronunció sobre este pedido. Decidió que ambos exagentes continuasen recluidos en cárceles, ya que consideró que sus domicilios no reu­nían las condiciones de seguridad para dictar el arresto domiciliario. Sin embargo, indicó que dentro de la cárcel “se garantizará la seguridad” de los procesados, quienes también son testigos protegidos.

Sobre el tipo de delito, Camacho calificó el caso como un secuestro y no como una asociación ilícita con fines de secuestro, como lo había sostenido la Fiscalía desde que se inició el proceso penal, en enero pasado. Ruth Palacios, representante de la entidad, dijo que apelará la decisión de la jueza.

En la práctica, el cambio de delito implica que Correa y los demás sospechosos sean juzgados con el anterior Código Penal, señalaron los abogados. Sin embargo, los juristas explicaron que la posible pena que se aplique sería la más leve. Esta consta en el actual Código Integral Penal y es de cinco a siete años de cárcel.

Mientras que con la anterior norma, el delito de secuestro se sanciona hasta con 12 años de prisión, cuando hay maltratos a la víctima.

La magistrada comenzó la audiencia de ayer con un recuento de las evidencias y versiones que presentaron tanto la Fiscalía como los abogados de los procesados. Afuera de la Corte se congregó un grupo de simpatizantes del exmandatario. Su actitud pasó de los gritos y consignas dirigidas hacia el exasambleísta Balda y a la prensa, a los insultos en contra de Felipe Rodríguez, abogado de Balda. El alboroto no trascendió, ya que la Policía Antimotines acordonó el perímetro de ingreso a la Corte.

Adentro, los simpatizantes, tanto de Correa como de Balda, coparon la sala. A las 18:30, cuando la jueza dio a conocer su resolución, los partidarios del exmandatario protagonizaron otra protesta afuera de la Corte y lanzaron objetos.

Adentro, Balda aseguraba que el siguiente paso es esperar un informe de la Contraloría sobre el dinero que se usó para su secuestro y que salió de los gastos especiales de la Senain. Una vez que esté listo el documento, planteará una denuncia por presunto peculado.

Mientras tanto, la visita que realizó la asambleísta Espín a Falcón derivó en el inicio de un proceso penal. Ayer Iván Saquicela, juez de la Corte Nacional, pidió a la Asamblea que levantase la inmunidad de la legisladora para procesarla.

El Comercio


Correa sobre juicio: “No se preocupen por mí, preocúpense por la Patria”

El expresidente Rafael Correa, llamado este miércoles 7 de noviembre a juicio por el secuestro del político opositor Fernando Balda, se quejó de que el veredicto en su contra era un hecho consumado y divulgó una supuesta portada del principal diario público que así lo atestiguaba antes de conocerse la sentencia.

A través de su cuenta de Twitter, Correa mostró, una hora antes de que se anunciara el fallo, una imagen de la supuesta portada del periódico público El Telégrafo que titulaba: “Jueza dispone juicio y prisión contra expresidente Rafael C”.

“Me voy a dormir. Con la portada de El Telégrafo, es claro lo que va a pasar. Se ratifica que el Caso Balda es una farsa, y que todo es persecución política, porque no pueden derrotarnos en las urnas”, escribió el exmandatario, que desde mediados del año pasado reside en Bélgica.

Una corte ecuatoriana falló ayer que Correa y otros tres implicados en el caso, serán llamados a juicio por un delito de plagio, si bien se trata de un proceso judicial que no podrá comenzar en su caso hasta que no regrese voluntariamente o sea extraditado.

Correa es requerido por la justicia ecuatoriana tras haber violado las medidas cautelares y sobre él pesa una petición a interpol para su arresto y extradición.

“No se preocupen por mí, preocúpense por la Patria ¡Hasta la victoria siempre!”, añadió Correa en su trino y se preguntó: “¿A alguien le queda duda que el caso Balda es una farsa? ¿Quedará periodismo honesto que denuncie esto?”.

El ex mandatario, que gobernó Ecuador desde 2007 a 2017, también pidió a organismos internacionales como Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que vigilen el caso ante los indicios de presuntas violaciones al debido proceso.

“Señor relator de la ONU para la Independencia de la Justicia, señores OEA, señores CIDH: el periódico del Gobierno ecuatoriano ya sabe la decisión de la jueza en el Caso Balda… ¡y todavía la jueza no se ha pronunciado!”.

Correa fue vinculado penalmente al caso en junio pasado, cuando la jueza Daniella Camacho encontró indicios de presunta participación en el secuestro de Balda, un caso que ya fue juzgado en Colombia y que ocurrió la noche del 13 de agosto de 2012, cuando fue abordado por cuatro hombres y una mujer, que lo introdujeron con violencia en un vehículo.

Balda fue rescatado por la policía colombiana después de una hora y media, gracias a la llamada de un taxista.

Diario El Norte


¿De qué trata el caso Balda en Ecuador?

Un tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador emitió el miércoles un auto de llamamiento a juicio contra el expresidente Rafael Correa y tres exfuncionarios por el secuestro, en Colombia, del opositor Fernando Balda.

El 13 de agosto de 2012 fue raptado en una calle de Bogotá (capital) por varios hombres que lo subieron a la fuerza a una camioneta. El secuestro duró aproximadamente una hora.

Balda culpó al ex jefe de Estado por el hecho. Y en noviembre de 2017 sostuvo en su cuenta de Twitter que “se vienen varios procesos judiciales que le pondrán boleta de captura Interpol a Rafael Correa”.

Dos meses después, a pesar de que el caso había proscrito, la Fiscalía General de Ecuador lo reabrió y el político, exintegrante del movimiento Alianza PAIS —fundado por Correa— fue llamado a volver al país meridional.

El fiscal encargado sostuvo que en el secuestro estuvieron involucrados agentes de la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain). En específico, los ciudadanos ecuatorianos Luis Raúl Chicaiza Fuentes, Diana Jessica Falcón Querido y Jorge Armando Espinoza Méndez.

Sin embargo, Jorge Costa Palacios, secretario de Inteligencia, ante el pedido de la fiscal Jimena Mena Martínez, reveló el pasado 15 de mayo documentos que señalan que esos tres ciudadanos no fueron “servidores públicos de la Secretaría de Inteligencia, dentro del período del año 2011 al 2012”.

Cartas de altos mandos y dos depósitos de pago son las principales pruebas que manejan contra Correa.

Horas antes de que se conociera el fallo del miércoles, el propio Correa denunció en una entrevista exclusiva para teleSUR que es víctima de una persecución judicial y que el caso Balda es “puramente político”.

Asimismo, indicó que no esperaba “absolutamente nada de la justicia ecuatoriana” porque la nación “está totalmente fuera del Estado de derecho”.

TeleSur