Se celebra por 12° vez el Día del Paludismo en las Américas

“Preparados para vencer al paludismo”

El día 6 de Noviembre es considerado como el Día del Paludismo en las Américas.

El Día del Paludismo en las Américas, que se celebrará por duodécima vez el 6 de noviembre del 2018, ha sido concebido como una plataforma para que los países de la Región puedan llevar a cabo una campaña dinámica contra la enfermedad durante todo el año.

En el Día del Paludismo en las Américas 2018, y de acuerdo con este esfuerzo consolidado de la comunidad global de la malaria para resaltar los éxitos reportados y los desafíos pendientes, la Región está adaptando el mismo tema que se utilizó para conmemorar el Día Mundial del Paludismo 2018: “Preparados para vencer al paludismo”. Las partes interesadas de la región tienen la opción de utilizar este tema y dinamizar el compromiso de luchar contra la enfermedad.

El Día del Paludismo en las Américas pretende lograr los siguientes objetivos:

  • Mejorar el proceso de comunicación y la promoción a todos los actores, socios interesados y audiencia destinataria;
  • Aumentar la visibilidad y el interés por la malaria en la Región de las Américas, así como la carga que representa esta enfermedad para la población mundial;
  • Aumentar el conocimiento y la comprensión de los temas claves entre públicos objetivos y la población en general;
  • Suscitar cambio de actitudes y comportamientos en la población afectada;
  • Generar abogacía y apoyo del público, políticos, sector privado y socios estratégicos;
  • Promover el apoyo a la lucha contra el paludismo a largo plazo, incluyendo la eliminación de la transmisión local en zonas donde sea factible.

Organización Panamericana de la Salud


Eliminar la malaria en las Américas está en riesgo por su aumento en cinco países

En el Día del Paludismo en las Américas, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) pidió a los países de la región que tomen medidas urgentes para frenar el aumento de los casos de malaria.

Argentina está en camino de certificar la eliminación de la enfermedad en 2019 y Belice, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México y Surinam tienen el potencial de alcanzar la eliminación para 2020. Paraguay fue certificado por haber eliminado la malaria de su territorio en junio de este año.

Sin embargo, otros países registraron un aumento en el número de casos, lo que amenaza la meta de eliminar la enfermedad en la región para el 2030.

“La eliminación de la malaria está hoy más cerca que nunca. Sin embargo, no podemos confiarnos ni relajar las acciones, los esfuerzos de control deben redoblarse donde la incidencia ha repuntado”, afirmó en un comunicado la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

Desde 2015, los casos de malaria en las Américas aumentaron un 71%. El 95% del total se concentraron en cinco países: Brasil, Ecuador, México, Nicaragua y Venezuela. Muchos de los afectados son poblaciones indígenas y poblaciones móviles como mineros y migrantes.

A comienzos de este año, la OPS detalló que entre enero y noviembre de 2017, se registraron 702 casos de malaria en México, 1279 en Ecuador, 10.846 en Nicaragua, 174.522 en Brasil, y 319.765 en Venezuela.

“Si queremos eliminar la malaria, necesitamos mayores inversiones y ampliar el acceso a la prevención, el diagnóstico y tratamiento oportunos de la enfermedad en las comunidades que concentran la mayoría de los casos”, aseguró Marcos Espinal, director del departamento de Enfermedades Transmisibles de la OPS.

Muchos países de la región están ampliando sus esfuerzos para controlar y eliminar la malaria. En 2013 se lanzó la iniciativa de “Eliminación de la Malaria en Mesoamérica e Isla la Española” con la finalidad de acabar con el padecimiento en nueve países para el 2020.

Desde entonces, la Alianza Malaria Zero, lanzada en 2015, se ha unido a este objetivo de eliminar la enfermedad en Haití y la República Dominicana. Asimismo, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), junto a otros colaboradores y la OPS como socio técnico principal, puso en marcha otra iniciativa que busca acelerar los esfuerzos para eliminar el paludismo en Mesoamérica.

Esta semana la OPS reúne en su sede en Washington a socios y representantes de diez municipios de la región con una gran carga de la enfermedad, para analizar mejores prácticas que pueden ayudar a controlar la malaria.

Este martes también tiene lugar la entrega de los premios Campeones contra el Paludismo en las Américas que este año distingue a los programas de control de la malaria en Alto Río Solimões y Machadinho D’Oeste, dos municipios brasileños, así como a los ministerios de Salud de Surinam y Paraguay.

El Día del Paludismo en las Américas fue declarado por países miembros de la OPS en 2008 con el objetivo de resaltar la necesidad de invertir en la prevención y control de la enfermedad en las Américas.

Se estima que los esfuerzos regionales han salvado cientos de vidas, ya que las tasas de mortalidad se redujeron en un 30% entre 2000 y 2017.

Países en camino hacia la eliminación para 2020

Belice: Entre el 2000 y el 2017 ha reducido los casos autóctonos del 99%, de 1486 a 7.

Costa Rica: No se registra ningún caso de transmisión autóctona de la malaria en el 2015, notificó 4 casos confirmados en el 2016 y 12 en el 2017.

El Salvador: Desde el 2000, presenta una disminución constante de su carga de malaria, lo que refleja el firme compromiso político de lograr su eliminación para el 2020.

Surinam: La malaria prácticamente se ha eliminado en la mayor parte del interior, que anteriormente tenía las tasas más elevadas de transmisión de toda la región de las Américas.

México: En los últimos años, el número de casos confirmados ha disminuido significativamente: de más de 1200 en el 2010 a 715 en el 2017. Dos tercios de los estados mexicanos están libres de malaria desde el 2004 y el Estado de Tlaxcala recibió la verificación subnacional de la eliminación de malaria en el 2010. No obstante, la malaria sigue representando un riesgo significativo, en particular en los pueblos indígenas que viven en regiones remotas del interior del país, como el Estado de Chiapas, donde se registran 81% de los casos de malaria de México.

Ecuador: Tras registrar una disminución pronunciada de su carga de malaria, alcanzando 242 casos en el 2014 – la cifra más baja registrada hasta la fecha, Ecuador está sufriendo un rebrote de la enfermedad, con 1143 casos autóctonos en el 2017.

Noticias ONU


OPS insta a países de las Américas a librar al continente de la malaria

Paraguay fue certificado por haber eliminado la malaria de su territorio en junio de este año. Argentina está en camino a obtener la certificación en 2019 y Belice, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México y Suriname tienen el potencial de alcanzar la eliminación para 2020. Sin embargo, otros países registraron un aumento en el número de casos, lo que amenaza la consecución de las metas de reducción de casos y la correspondiente eliminación de la enfermedad en la región para el 2030.

En vísperas del Día del Paludismo en las Américas (6 de noviembre), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) instó a los países de la región a tomar medidas urgentes para frenar el incremento de los casos, mantener los logros y librar al continente de la malaria, una enfermedad que en el siglo pasado era la principal causa de muerte en casi todas las naciones del mundo.

“La eliminación de la malaria está hoy más cerca que nunca”, afirmó la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne. Sin embargo, consideró que “no podemos confiarnos ni relajar las acciones, los esfuerzos de control deben redoblarse donde la incidencia ha repuntado”, sostuvo.

Desde 2015, los casos de malaria en las Américas aumentaron 71%. El 95% del total se concentraron en cinco países, principalmente en áreas específicas donde se han debilitado los esfuerzos contra la enfermedad. Muchos de los afectados son poblaciones indígenas, personas que viven en situaciones de vulnerabilidad y poblaciones móviles como mineros y migrantes.

“Si queremos eliminar la malaria, necesitamos mayores inversiones y ampliar el acceso a la prevención, el diagnóstico y tratamiento oportunos de la enfermedad en las comunidades que concentran la mayoría de los casos”, consideró Marcos Espinal, Director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS.

Muchos países de la Región están ampliando sus esfuerzos para controlar y eliminar la malaria con el apoyo de la OPS, USAID y otros socios. En 2013 se lanzó la iniciativa de “Eliminación de la Malaria en Mesoamérica e Isla la Española” con la finalidad de eliminar la malaria en nueve países para el 2020. Desde entonces, la Alianza Malaria Zero, lanzada en 2015, se ha unido a este objetivo de eliminar la enfermedad en dos de estos países, Haití y la República Dominicana. Asimismo, este año el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), junto a otros colaboradores y la OPS como socio técnico principal, puso en marcha otra iniciativa que busca acelerar los esfuerzos para eliminar el paludismo en Mesoamérica.

Esta semana, la OPS reunirá en su sede en Washington a socios y a representantes de los diez municipios de la Región con mayor carga de la enfermedad para analizar mejores prácticas que pueden ayudar a controlar la malaria. Se prevé la participación de representantes de los municipios Cruzeiro do Sul (Brasil), Quibdo (Colombia), La Gomera (Guatemala), Les Anglais y Les Irois (Haití), Puerto Lempira (Honduras), Puerto Cabezas (Nicaragua), Andoas (Perú) y Bermudez y Sifontes (Venezuela).

Asimismo, el 6 de noviembre tendrá lugar la entrega de los premios Campeones contra el Paludismo en las Américas, que este año distinguirá a programas de control de la malaria de dos municipios de Brasil (Alto Río Solimões y Machadinho D’Oeste), al Programa de Malaria del Ministerio de Salud de Suriname y al Programa Nacional del Control del Paludismo de Paraguay por sus esfuerzos hacia la eliminación de la enfermedad y la prevención de su restablecimiento.

El Día del Paludismo en las Américas fue instituido por los Estados Miembros de la OPS en el Consejo Directivo de 2008 y es una ocasión para poner de relieve la necesidad de invertir en la prevención y control de la enfermedad en las Américas. Se estima que los esfuerzos regionales coordinados por la OPS y sus socios han salvado cientos de vidas, al reducirse las tasas de mortalidad 30% entre 2000 y 2017.

Organización Panamericana de la Salud


VOLVER