Una nueva caravana migrante sale de El Salvador rumbo a EEUU

Nueva caravana de migrantes salvadoreños emprende su viaje hacia EE.UU.

Una nueva caravana de migrantes salvadoreños emprendieron este domingo, desde la Plaza Salvador del Mundo, su viaje con rumbo hacia los Estados Unidos.

Muchos de ellos, abandonan el país por las condiciones de pobreza en las que viven, como el caso de Gloria Molina, originaria de Suchitoto y madre de cuatro hijos. “Uno no puede, con un sueldo pequeño, no puede sobrevivir una familia de cuatro”, dijo entre lágrimas.

Según autoridades policiales, tres buses de la ruta 205, que salieron de la terminal de occidente, transportan al grupo de personas hasta la frontera La Hachadura, en Ahuachapán.

Uno de los miembros de la caravana dijo que en uno de los buses viajan unas 25 personas. Se calcula que esta cuarta caravana estaría conformada por unos 150 a 200 salvadoreños.

En otro bus de la ruta 259, que salió de la terminal de Sonsonate, viajan un aproximado de 40 migrantes, según el motorista, quien dijo que todos cancelaron su pasaje, ya que la unidad brinda su servicio normal, no fue contratado por la caravana.

Autoridades policiales verificaron documentos de la caravana de migrantes que se dirigen en autobús hacia la frontera La Hachadura, y constataron que los niños viajen junto a sus padres. Policías dijeron también que con este tipo de controles pretende ubicar guías o traficantes de personas.

La primera caravana de migrantes salvadoreños partió el pasado 28 de octubre. Según la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), 2,512 personas salieron de El Salvador en las tres caravanas (28 y 31 de octubre, y 5 de noviembre), y de estas, 272 personas desistieron de continuar su viaje.

El Mundo


Estados Unidos cierra el cauce del Río Tijuana por caravana migrante

Autoridades estadunidenses levantaron un dique y colocaron un cordón de concertina a lo largo del lecho y los bordes del Río Tijuana, con la intención de evitar que la caravana de migrantes centroamericanos cruce la frontera.

Desde temprana hora, trabajadores estadunidenses iniciaron labores para colocar, tanto el dique como la concertina (círculos de alambre con navajas en forma espiral) ante el temor de que la caravana de migrantes centroamericanos intenten el cruce masivo.

El lecho del Río Tijuana (unos 600 metros de extensión) había sido el único espacio que no contaba con un límite físico, a diferencia del muro fronterizo que se extiende desde el Faro de Playas de Tijuana hasta el borde el río que corre de sur a norte.

Ante la expectación de peatones que caminan de este a oeste y viceversa de manera cotidiana por el Puente México y de reporteros locales nacionales e internacionales, los trabajadores estadunidenses desplegaron los rollos de concertina.

Previamente, con maquinaria especializada levantaron un dique para desviar el pequeño arroyo de aguas, en su mayoría residuales, que corren por el afluente y que pasan por campos agrícolas de Estados Unidos antes de desembocar en el océano Pacífico.

En un tiempo, algunos migrantes utilizaron el lecho del río Tijuana para cruzar al vecino país, pero desde 1994, cuando el Gobierno de Estados Unidos endureció su patrullaje dejó de ser útil por quienes aspiraban alcanzar el llamado sueño americano.

Además, las aguas pantanosas convirtieron ese espacio en un lugar de mucho riesgo para intentar el cruce hacía Estados Unidos, por lo que quienes lucran con el cruce de la frontera dejaron de tenerlo como una opción.

De cualquier forma, en esta ocasión, y por tratarse de alrededor de 2 mil 500 migrantes centroamericanos que ya están en Tijuana y otros que vienen en camino que podrían alcanzar los nueve mil, el gobierno estadunidense ha extremado sus precauciones.

Este tipo de operaciones no ocurrió hace poco más de 1 año cuando cientos de ciudadanos haitianos llegaron a Tijuana en busca de tramitar su ingreso legal a Estados Unidos.

A la vuelta del tiempo, los migrantes haitianos que no pudieron cruzar a Estados Unidos y tampoco quisieron regresar a Haití, decidieron quedarse en Tijuana y tramitar su estancia legal para hacerse de un trabajo e incorporarse a la vida productiva.

Tribuna


Cuarta caravana migrante se alista para ingresar a México

Una nueva caravana migrante llegó este lunes a Tecún Umán Guatemala, proveniente de El Salvador. Te recomendamos: Instalan módulo en Tijuana para ofrecer trabajo a migrantes Los migrantes, que son alrededor de 200 personas, salieron de la plaza Salvador del Mundo para dirigirse a la frontera de Hachadura y San Cristóbal que conecta Salvador con Guatemala, y continuar el recorrido hacia la frontera con México, siguiendo la ruta de las anteriores caravanas.

A bordo de autobuses, viajaron por todo Guatemala, y llegaron este lunes a Tecún Umán, en la frontera con México, donde esperarán a más migrantes para intentar cruzar la frontera y unirse a sus compañeros que ya se encuentran en la frontera norte del país.

Los migrantes se organizaron a través de redes sociales y en grupos de WhatsApp, donde invitaban a los que quisieran a unirse para llegar a los Estados Unidos, huyendo de la pobreza y de la violencia de su país. Al momento, autoridades de Guatemala les brindan atención médica y asesoría, mientras que la parroquia católica, les brinda alimentos calientes.

Los migrantes pernoctan en este lugar y decidirán en próximos días la forma de cruzar a México; si será de forma legal a través de la garita migratoria de Suchiate o cruzarán de ilegalmente por el río, como lo hicieron las anteriores caravanas.

La primera caravana migrante ingresó a México a la fuerza el pasado 19 de octubre tras irrumpir en el puente fronterizo Rodolfo Flores, entre Tecún Umán y Suchiate. Esta caravana ya se encuentra en Tijuana. La segunda caravana ingresó al país diez días después, en medio de un violento enfrentamiento entre la policía civil de Guatemala y posteriormente con elementos de la Policía Federal.

Al no poder cruzar por el lado de la garita migratoria, lo hicieron ilegalmente a través del río Suchiate. La tercera caravana migrante, conformada por salvadoreños, ingresó el 2 de noviembre a través del río Suchiate. No hugo agresiones y fue de manera más ordenada. De ingresar al país, esta nueva caravana de migrantes sería la cuarta que intentaría llegar a los Estados Unidos.

Milenio


VOLVER