Uruguay: el Frente Amplio ya tiene definidos a sus precandidatos para las presidenciales

31

¡Felices los cuatro! los precandidatos muestran sus cartas y estrategias

El Frente Amplio tiene definidos sus cuatro candidatos y cada uno, irá mostrando su impronta. Las características que los hacen únicos, su visión sobre el presente y el futuro del país. Su proyecto. Sus ideas. Poco a poco se irán viendo también las diferencias, pese a que la campaña lños mostrará siempre “felices los cuatro”.

La mejor manera de ir conociéndolos es escuchándolos, observando el análisis que hacen de los distintos aspectos del país. Su autocrítica y sus más grandes objetivos.

Si resaltamos las ideas fuerza que hasta aquí mostraron ya hay señales claras.

Carolina Cosse llamó a concebir “una segunda generación de cambios en el Uruguay”.

Daniel Martínez eligió la palabra “desafíos” y planteó la diversificación productiva como uno de los ejes centrales para el país que se viene.

Óscar Andrade se para en la vereda social y quiere evitar la “política clasista”. “No creo que la salida sea estigmatizar a la población más vulnerable•, enfatiza.

Bergara también le habla al “nuevo mundo” y pide con urgencia renovar la agenda de gobierno para mejorar la educación y el empleo.

Pero veamos uno a uno los aspectos centrales que delinearon los precandidatos hasta ahora.

Cosse: “Segunda generación de cambios”

La ministra de Industria pidió a la dirigencia del Movimiento de participación Popular y a la militancia frenteamplista a acompañarla para construir juntos “una segunda generación de cambios en el Uruguay”.

Una vez concretado el respaldo del MPP a su candidatura, Cosse pidió a los frenteamplistas ser conscientes de que “los desafíos que se vienen son enormes” y que exigirán “tener muy clara la necesidad de tejer una y otra vez nuevas alianzas”.

Aclamada por la gente que la escuchaba, Cosse se mostró emocionada por el respaldo y se dirigió a los asistentes estableciendo los ejes centrales de su propuesta.

Remarcó que la economía mundial es “muy diferente” e impone nuevos desafíos para el país. “Tenemos que tejer una y otra vez las alianzas históricas con el campo popular. Y las nuevas alianzas con los movimientos sociales y los nuevos motores del desarrollo”, señaló.

Puso por encima de todo la importancia de lograr “una segunda generación de cambios” y llamó a todos a “ponernos a trabajar de manera urgente para concretarla”.

Interrumpida permanentemente por el aplauso de la gente, la ministra de Industria resaltó que de esta manera “no solo se va a poner a Uruguay de cara al futuro, para asumir los grandes desafíos que se vienen, sino que además es lo único que va a impedir que haya retrocesos” en el camino de conquistas logradas en estos 15 años.

Enumeró los tres grandes caminos a los que se debe apuntar: “Eficiencia en la gestión, claros principios y grandes objetivos”.

Los desafíos de Daniel Martínez

El intendente de Montevideo delineó en su entrevista con LA REPÚBLICA los principales eslabones de su cadena de proyectos. Pasan por producción (empleo), educación y seguridad.

“Hemos avanzado muchísimo en lo productivo y en la distribución de la riqueza, así como en la resolución de las principales problemáticas sociales, pero tenemos varios desafíos. Ni que hablar de la necesidad de la diversificación productiva, para no solo tener una economía basada en los productos primarios, sino también desarrollar sectores con alto valor agregado y con valor científico tecnológico, que generen nuevos empleos de calidad”. “El segundo gran desafío es la educación. Debemos dar un salto de calidad.

Se ha logrado la estructura para poder alcanzar el gran objetivo de universalizar la enseñanza secundaria. El tercer aspecto importante es la seguridad, donde si bien se han logrado avances, todos sufrimos el crecimiento de los delitos y la violencia, sobre todo por el flagelo de la droga. Y todo esto nos lleva a la necesidad de construir y trabajar con consensos nacionales que nos permitan buscar, en conjunto con la oposición, como lo expresa el legado seregnista de ética y coherencia política”.

Andrade y la asistencia social

Óscar Andrade mno tiene dudas, hay que apostar a lo social. Dijo a EL País que “hay que continuar con la asistencia social global. Eso pasa por la vivienda, por garantizar el acceso a la educación (…) Si tuviéramos condiciones tendríamos que ir a una renta universal (…) Como no tenemos condiciones hay que ver a qué sector se le da prioridad. Me da mucha vergüenza cuando se cuestionan los $ 2.000 o $ 3.000 que se le dan a una mujer con dos hijos a cargo”, señala.

“Hay sectores que dicen que eso es mucho y después cuando ven situaciones de pobreza dicen qué horrible. La transferencia lo que tenemos para criticarla es que es poca (…) A mí no me da gracia que un gurí abandone la escuela, pero no creo que la salida sea estigmatizar a la población más vulnerable”.

“Toquemos la inversión o toquemos la riqueza –dijo entrevistado por Montevideo Portal-, el año pasado propusimos modificar las tasas del Impuesto al Patrimonio. Estamos hablando de 0,5 a 0,625, nada expropiador ¿verdad? Eso implicaba 150 millones de dólares anuales de recaudación. En secundaria tenés 280 mil estudiantes y la deserción está concentrada en los estudiantes más pobres; esos 150 millones te permitirían becar a una cuarta parte de esos estudiantes. A la cuarta parte más pobre. Tenemos que ponerle dimensión social al conflicto”, revela.

Bergara propone renovar la agenda

El expresidente del Banco Central se ubica en el costado “seregnista” del FA y mira la realidad con reconocimiento y autocrítica.

“Las principales preocupaciones que expresa la gente tienen asidero en la realidad. La seguridad, la educación, el empleo, hay que verlos ahora desde políticas públicas que deben encaminarse de acuerdo a la dinámica que atraviesa las nuevas épocas. Como por ejemplo, en el caso del empleo, con las nuevas tecnologías, que determinan qué empleo es el que más se demanda, y cuáles van quedando obsoletos. Qué capacidades deben tener los trabajadores y trabajadoras y qué demandas tiene hoy el sistema educativo. Además de cómo se comercia, cómo se distribuye, cómo se organizan los mercados a través de plataformas electrónicas”.

“El nuevo mundo obliga a renovar la agenda de gobierno. Y en ese proceso se incluye la renovación política del FA, que no involucra solo esto, sino también los liderazgos. Una estructura que ha sido totalmente exitosa, que ha fortalecido y crecido, y ha permitido gobernar para mejorar la vida de los uruguayos. Renovación de liderazgos que ya está teniendo lugar y que se está haciendo de manera natural y fraterna, sin disputas innecesarias. En esto también el FA está dando un ejemplo”, destaca.

República


VOLVER
Más notas sobre el tema