Uruguay: polémica por la instalación de una empresa china que construirá un mega puerto en Montevideo

China en los puertos del Río de La Plata

Un megapuerto pesquero y Zona Franca en el oeste de Montevideo, instalará Shandong Baoma Fishery Group, la empresa china que desde hace años negocia con integrantes del gobierno uruguayo. Ya adquirieron 28 hectáreas de un predio en Punta Yeguas, y avanza su plan para instalar allí su base operativa y brindar servicio logístico y de mantenimiento a una flota de más de 500 buques chinos operando en todo el Atlántico sur.

La reunión se realizó en las oficinas de Uruguay XXI, la agencia gubernamental que tiene a su cargo la promoción de exportaciones y de inversiones en el país. El anfitrión fue su director, Antonio Carámbula, pero el hombre que atrajo la atención de todos los presentes fue otro: Jian Hongjun, chairman de la empresa china Shandong Baoma Fishery Group.

Hongjun llegó acompañado de dos de los principales referentes de CSI Ingenieros, una empresa uruguaya dedicada a brindar servicios de consultoría en infraestructura, y que en los últimos años participó en el desarrollo de obras relevantes, como la instalación de la pastera Montes del Plata. El objetivo era concreto: presentar ante varios organismos estatales los avances del proyecto de Shandong Baoma para instalar un puerto logístico para buques pesqueros chinos.
Hongjun reveló que la empresa en Uruguay se llamará Zhongjin Puerto S.A. La obra tendrá un muelle de 800 metros de largo y 60 de ancho. Incluirá un amarradero para barcos de hasta 50.000 toneladas.

El mega-puerto pesquero chino al oeste de Montevideo, permitiría la libre operatividad, legal y potencialmente ilegal de los pesqueros.

En China hay 164 empresas pesqueras que cuentan con 3.000 barcos de pesca de alta mar distribuidos en 30 países.

Shandong Baoma tiene unos 4000 empleados. Su casa matriz está en Rong Cheng y tiene sucursales en todo China. Se especializa en pesca oceánica, procesamiento y venta de productos marinos, elaboración de harina de pescado, gestión de terminales portuarias, entre otros rubros. También ha incursionado en infraestructura para explotaciones mineras.

La alarma se encendió porque el gigante asiático contaría con una “zona franca” que le permitiría despachar barcos sin intromisión de parte del Estado uruguayo, una ventaja logística y comercial inédita y un atractivo para las flotas pesqueras migratorias.

Uruguay –desde hace tiempo- viene aprovechando las ventajas que puede tener como nodo regional y China, las extraordinarias ventajas que le brindan.

Los especialistas en temas pesqueros vienen advirtiendo sobre la depredación china en el Mar argentino, especialmente en la pesca de calamar.

El “holding” chino tendrá una planta con 50.000 toneladas de capacidad y absorberá las capturas de decenas de buques ilegales.

El Océano Atlántico Sur es una de las regiones con mayor biodiversidad marina del planeta y el acuerdo de Libre Comercio entre Uruguay y China generaría la depredación de los mares territoriales desde Uruguay hasta la Antártida dándole un toque de legalidad a las actuales incursiones ilegales de los pesqueros chinos arrasando con la riqueza ictícola de la región.

Cabe recordar, a su vez, que el gobierno británico otorga licencias a los barcos chinos, coreanos, españoles y taiwaneses para pescar en las aguas de las Islas Malvinas sin obligación de cumplir con las normas ambientales y laborales.

En América Latina hace tiempo que algunos países ven con preocupación el interés chino en la zona, especialmente Argentina y Perú, ya que, en determinados casos, la falta de control hace que el territorio marítimo de la región sea una verdadera oportunidad de llevarse todo lo que puedan, ya que nadie o casi nadie los vigila.

LU17