AMLO presentó el Plan Nacional de Refinación y anunció una inversión extra

López Obrador anuncia inversión extra por 75 mil mdp para Pemex en 2019

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que se cambiará la política petrolera del país para conseguir mejores resultados, y adelantó que se analiza llevar a la práctica contratos integrados que faciliten la extracción del petróleo, tanto en tierra como en aguas someras.

Al presentar el Plan Nacional de Refinación, el mandatario federal aseguró que se destinarán recursos con ese propósito “y lo que se va a utilizar de inversión pública adicional no va a provenir de deuda, ni siquiera vamos a usar el fondo de contingencia petrolera”.

En ese sentido indicó que la actividad petrolera se financiará con el plan de austeridad republicana y se aumentará en 75 mil millones de pesos la inversión en Petróleos Mexicanos (Pemex) para el siguiente año, con respecto al actual presupuesto de esa empresa productiva del Estado.

“Estamos convocando a trabajadores, empresarios a que nos ayuden a rescatar la industria petrolera y hemos tenido muy buena respuesta” de ambos sectores, destacó López Obrador al tiempo que anunció que la semana próxima se presentará en Ciudad del Carmen, Campeche, el plan de producción petrolera.


Expuso que se invirtieron ocho mil millones de dólares en la reconfiguración de tres refinerías, “que es lo que nosotros calculamos que costará la nueva refinería de Dos Bocas”, y esas tienen menor rendimiento que otras, “es increíble, ¿qué pasó, dónde quedó el dinero, cómo integraron esos contratos si no hubo resultados?”.

El presidente manifestó que lo que pasaba es que “venían empresas a ‘hacer su agosto’ al país, por eso hago un llamado a los empresarios mexicanos para que estemos a la altura de las circunstancias porque vamos a confiar en el empresariado mexicano”.

Precisó que a pesar de que el país tiene petróleo crudo, “estamos comprando 75 por ciento de las gasolinas que consumimos, sólo producimos 25 por ciento; vamos hacia la autosuficiencia, a darle valor agregado a la materia prima”.

Explicó que lo anterior no será fácil por el rezago, la necesidad de recursos, “pero hacia allá vamos: Hice el compromiso de que en tres años íbamos a tener la autosuficiencia en gasolinas y no voy a cambiar esa meta, para también entonces poder bajar el precio en los combustibles”.

Subrayó que se tienen tres propósitos: extraer petróleo, refinar y producir energía eléctrica, “me da tristeza decir que no vamos a poder desarrollar lo que quisiéramos, la petroquímica, porque no tenemos condiciones ante la crisis”.

Resaltó que primero se irá hacia la extracción de materia prima, “que también les digo no es barato producir tres millones de barriles diarios; estamos pensando de manera realista en dos millones 400 mil barriles para 2024, porque con eso tenemos, con eso vamos a abastecer nuestro consumo interno”.

Explicó que se decidió hacer la nueva refinería en este sitio porque ésta es la terminal más importante del país, “no es un asunto político, es técnico, no había un lugar mejor que Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, para construir esta nueva refinería”, que a más tardar en marzo próximo se empezará a licitar.

En el acto, López Obrador enfatizó que se necesita un responsable con todas las facultades y responsabilidades para llevar a cabo el trabajo en las distintas áreas del sector, por lo que “el responsable de extraer el petróleo que necesitamos y sacar adelante a Pemex en cuanto a la producción petrolera será Octavio Romero Oropeza”.

Agregó que a Rocío Nahle, titular de la Secretaría de Energía, tiene la responsabilidad de la rehabilitación de las seis refinerías y la construcción de la nueva, mientras que Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se encargará de las acciones en el sector energético para producir energía.

A los trabajadores de Pemex presentes en el acto, señaló que se terminará con los problemas en el sindicato, ya que habrá democracia y no habrá gremios respaldados por el gobierno, sino que ahora los líderes serán nombrados en elecciones democráticas por los trabajadores.

A su vez, el director de Pemex, Octavio Oropeza, indicó que como resultado de las acciones pasadas, hubo un incremento en la importación de gasolina, de ahí el planteamiento de lograr la autosuficiencia en materia de combustibles, con el objetivo de lograr la soberanía energética.

“Este acto nos convoca a presentar el programa de rehabilitación y mantenimiento del sistema nacional de refinación que incluye las seis refinerías y una nueva en esta zona, con lo cual, sin duda, se logrará dicho objetivo” dijo.

Agregó que en conclusión, “no más privatizaciones ni desmantelamiento de las instalaciones, ni desplazamiento de las actividades de las y los trabajadores del sector energético de nuestro país. Señor presidente: estamos prestos al cumplimiento de sus instrucciones”.

En tanto, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, subrayó que se comenzará a actuar de inmediato, debido a que “al final del presente año, México tendrá el mayor déficit en su historia en la balanza comercial petrolera”, y anunció las medidas del señalado plan.

Explicó que el sistema nacional tiene una capacidad de procesamiento de un millón 540 mil barriles de crudo y se cuenta también con una refinería en Estados Unidos, a través de una alianza con la petrolera Shell, por lo que la capacidad de refinación instalada de Pemex permite cubrir 70 por ciento del consumo nacional.

Nahle García agregó que se tiene ya el diagnóstico de cada una de las refinerías y de sus principales equipos, en donde, además, se ha iniciado como primer paso en el procedimiento la ley, adquirir el refaccionamiento básico y habrá sustitución en algunos equipos de piezas importante, además de mantenimiento de tipos internos y periféricos.

La funcionaria adelantó que la nueva refinería en Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, tendrá una capacidad de procesamiento de 340 mil barriles por día, tendrá una tecnología de alta eficiencia energética y contará con un sistema de energía eléctrica y servicios auxiliares.

Aristegui Noticias


Anuncia plan nacional de electricidad

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció un Programa Nacional de Electricidad, con el cual busca modernizar las plantas hidroeléctricas, combatir la corrupción en la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y terminar con la compra de energía a empresas extranjeras.

En la presa hidroeléctrica de Malpaso, el Presidente dijo que la propuesta es acabar con la corrupción y con la impunidad, porque el neoliberalismo significó un programa de desmantelamiento de la CFE y cerrar las plantas para darle preferencia a las empresas extranjeras que le vende energía a la comisión.

“Se tiene que comprar la mitad de la energía eléctrica que se consume a precios elevadísimos, todo eso lo tenemos que revisar, porque muchos creen que el subsidio es para el consumidor y no, se subsidia a las empresas particulares. Eso no, eso se va a terminar”.

Adelantó que se hará una auditoría técnica administrativa a la CFE y realizará un gran esfuerzo para ser un gobierno austero, con el objeto de que el presupuesto rinda.

Celebró que a las pasadas administraciones no les haya dado tiempo de llevarse todo, “y nos va a salvar la gran obra de los gobiernos posrevolucionarios, esto y lo que nos dejaron.

“En el periodo neoliberal, para hacer un símil, es como quien asalta un banco y está metiendo el dinero en costales, en la bóveda y de repente suena la alarma y no les da tiempo de llevarse todo, y con lo que nos dejaron, con eso, vamos a rescatar a nuestro país”, destacó.

El director de la CFE, Manuel Bartlett, dijo: “Será un sistema rígido con un personal dedicado estrictamente a cuidar la honestidad para que este tema se convierta en realidad. Seremos intransigentes, constantes y eficientes”.

El Universal


Ministros coinciden en fortalecer autonomía

Los ministros Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Alberto Pérez Dayán, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea y Jorge Mario Pardo Rebolledo, quienes pretenden llegar a la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) coinciden, en sus proyectos como candidatos, en la importancia de fortalecer y defender la autonomía del Poder Judicial de la Federación (PJF).

Quien resulte electo el próximo 2 de enero para presidir el órgano judicial en el periodo 2019-2022, lo hará en medio de una tensión en la que más de 2 mil integrantes del PJF iniciaron juicios de amparo para evitar que sus condiciones laborales se vean afectadas por las políticas austeras ordenadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En su proyecto, Ortiz Mena resalta que es preciso “defender la independencia judicial y mejorar la eficiencia y oportunidad de los servicios de impartición de justicia que brindamos”, y puntualiza que no puede ignorarse que, “dado el contenido programático del nuevo Poder Ejecutivo federal, es previsible que ocurran cambios constitucionales, jurídicos e institucionales importantes. Si ese fuera el caso, el PJF estaría llamado a resolver los dilemas legales y constitucionales que dichos cambios impliquen.

“Como tribunal constitucional, estamos atados a valores que trascienden los vaivenes de la política. El régimen y diseño democrático nos otorgan garantías institucionales para independizarnos de otros poderes y resguardarnos de la sanción y el reproche de aquellos a quienes afectamos con nuestras decisiones, sean las mayorías, sean las minorías, sean los poderes fácticos, los económicos. Hay buenas razones para ello”, subraya. Plantea consolidar una organización moderna, eficiente y eficaz, que promueva el combate a la corrupción y la eliminación de conflictos de interés con procesos administrativos transparentes, neutrales y medidos.

Pérez Dayán destacó en su proyecto que “la autonomía del PJF se fortalece en la medida que, desde la Suprema Corte, luchemos contra la impunidad y la corrupción, frente al abuso de la autoridad y la violación de los derechos humanos”.

Plantea que para el eficiente funcionamiento de las instituciones y el cumplimiento de los mandatos constitucionales conferidos al PJF, “es necesario que revisemos y reorganicemos la distribución de los recursos públicos, a través de políticas públicas judiciales basadas en cuatro ejes: fortalecimiento y modernización de la labor jurisdiccional, eficiencia administrativa, transparencia y rendición de cuentas y derechos y acceso a la justicia”.

Zaldívar Lelo de Larrea expuso que la próxima elección de presidente de la SCJN se presenta en un contexto en el que el discurso público ha sido crítico hacia el PJF. “En el marco del descontento generalizado con las instituciones, se nos han hecho duros señalamientos y algunas voces han apuntado a la necesidad de introducir reformas a las leyes que nos rigen.

“Adicionalmente, ha entrado en vigor la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, cuya aplicación al PJF resulta problemática en el marco de las garantías institucionales que la Constitución establece. Ante este panorama, el principal desafío del próximo presidente de la Corte será el de llevar a cabo la defensa de la independencia judicial sin entrar en una confrontación entre poderes o un choque de trenes”.

Pardo Rebolledo resaltó: “La sociedad exige austeridad y estoy convencido de que el PJF puede esforzarse más para reordenar, redistribuir y, si es necesario, recortar el gasto”. Afirmó: “El cambio político, social y económico que vive México trae consigo muchos retos, pero también muchas oportunidades para consolidarnos como un poder autónomo e independiente al servicio de la sociedad”.

Explicó que las líneas generales que propone están dirigidas a consolidar, fortalecer y defender a un PJF que sea autónomo e independiente, legitimado ante la opinión pública y la nación en general, eficiente y moderno, comprometido con las demandas sociales y ejemplo internacional en la promoción, respeto, protección y garantía de los derechos humanos.

El Universal


VOLVER