Argentina: se disparan las denuncias por abuso y violación tras el caso del actor Juan Darthés

Las denuncias por abuso sexual se dispararon en todo el país

Las consultas a las organizaciones que trabajan con violencia de género y la línea 144 se dispararon como consecuencia de la denuncia que hizo la actriz Thelma Fardín. Los especialistas explicaron que genera un “efecto de identificación” y un contexto favorable para que las víctimas sientan que serán “escuchadas”.

De acuerdo a los datos que brindó el ministerio de Justicia y Derechos Humanos de nación, la Línea Nacional contra el Abuso Sexual Infantil registró un aumento del 240%: el lunes se recibieron 16 llamadas y ayer el número saltó a 55.

En tanto, se detalló que “la línea 137, que acompaña a víctimas de violencia familiar y sexual en la Ciudad de Buenos Aires, registró un aumento del 18% (de 626 a 736)”.

Nicole Neiman, responsable de la línea que depende del Instituto Nacional de las Mujeres, informó por su parte: “Si bien todavía no tenemos la estadística exacta, los operadores de la línea 144 nos informaron que registraron una cantidad muy superior de llamadas en estas últimas horas consultando por abuso sexual”.

Neiman explicó que “de la experiencia en atención en la línea conocemos que la violencia sexual es una de las violencias más difícil de exteriorizar o verbalizar por las mujeres. El corte de los llamados para las estadísticas se realiza de 0 a 24, con lo cual seguramente mañana podremos cuantificar el impacto, que seguro será muy grande”.

En Salud Activa, una organización especializada en Abuso Sexual en la Infancia (ASI) que trabaja en red de consultorios en CABA y el conurbano bonaerense, las consultas aún no se incrementaron pero su referente, la psicóloga María Beatriz Müller, no duda que comenzarán en breve.

“Los tiempos de las víctimas son lentos, de hecho esta joven tardó un tiempo en poder verbalizarlo; incluso hay quienes tienen estos hechos metidos en una amnesia; sin embargo, cuando estos casos se visibilizan, los sobrevivientes comienzan a animarse a denunciar”, aseguró la especialista.

Müller también señaló que “además del reconocimiento de la víctima, estos hechos generan un impacto sobre los adultos que aumentan sus alertas para con los niños que pueden estar en riesgo”.

Río Negro


Dos de cada tres actrices sufrieron acoso sexual en algún momento de su carrera

Dos de cada tres mujeres y uno de cada tres varones que se desempeñan en el ámbito actoral manifestaron haber sido acosados sexualmente en algún momento de sus carreras en oficinas de producción y casting, precisamente “dos instancias necesarias para conseguir el trabajo”. En el 6% de los casos eran menores de edad cuando sufrieron ese hecho violento. El impactante dato se desprende de la encuesta realizada por la Fundación SAGAI (Sociedad Argentina de Gestión de Actores e Intérpretes) entre más de mil de sus socios y presentada esta tarde.

El estudio se realizó con el fin de relevar algunos puntos clave en el desarrollo laboral. Entre ellos, el del acoso sexual en situaciones de trabajo. El dato sobre los acosos toma especial relevancia en la semana en que Thelma Fardín hizo pública su denuncia por violación contra Juan Darthés cuando tenía 16 años en el marco de una gira por Nicaragua con la tira “Patito Feo”. En ese marco también es importante destacar que casi cuatro de cada diez encuestados reconoce haber presenciado alguna situación de acoso sexual.

Otro elemento a destacar en lo que hace a la desigualdad de género está vinculado a las escenas de sexo. Si bien la encuesta muestra cierta paridad en la cantidad de personas que tuvieron que interpretarlas (54% de actrices y 51% de varones). La mitad de las mujeres dice haberse sentido incómoda haciéndolas, mientras que solo un 17% de los hombres se manifestaron en ese sentido.

Los motivos también fueron disímiles. Mientras que en el caso de las mujeres los principales motivos de incomodidad fueron los “compañeros que no respetaron lo acordado y los ambientes de filmación irrespetuoso”. Para los hombres la principal causa fue “no sentirse cuidado por el equipo”. En segundo lugar estuvieron las “compañeras que no respetaron lo acordado”.

Las respuestas sobre el maltrato laboral también resultaron alarmantes. De acuerdo al informe, el 75% de las actrices dijeron haber vivido alguna situación de maltrato en el trabajo, mientras que el 65% de los actores encuestados reconoció lo mismo. Son maltratos en situación de ensayo, sets de televisión y casting, pero también en talleres, escenarios y obras de teatro. El estudio agrega que el 79% presenció situaciones de maltrato hacia otros compañeros de personas que ocupaban un lugar de poder.

También se abordó la situación económica que arroja grandes diferencias entre mujeres y hombres. Según el relevamiento SAGAI, de las 13 personas que más ganan 10 son varones. El 55% de los encuestados expresó que gana menos de $107.500 por año, lo que equivale a $8.958.33 por mes.

Por último, Sagai se ocupó de evaluar la proyección familiar de los actores. De ese análisis surgió que el 66% de las actrices madres reconoció que la maternidad tuvo un impacto negativo en su carrera. Mientras que en el caso de los varones, sólo el 24% percibió lo mismo.

De la encuesta participaron 1116 personas, de ellas el 45% fueron mujers cisgénero, el 53% varones cis, el 0,9% mujeres transgénero y el 0,5% varones trans.

Tiempo Argentino


Darthes suma la quinta denuncia en su contra

Cada vez se complica más la situación de Juan Darthes. Luego del dramático testimonio de Thelma Fardin, que denunció que la violó cuando ella tenía 16 años, durante una gira con el programa infantil Patito feo, en 2009, una nueva víctima denunciará penalmente al actor por abuso sexual con acceso carnal, con lo cual ya son cinco las denunciantes. La joven, que tenía 18 años al momento de ser abusada, era parte del staff técnico de la productora. “Es un abusador serial”, definió la abogada especialista en violencia de género Raquel Hermida Leyenda, quien patrocinará esta nueva denuncia. Según el relato de la joven, que fue agredida sexualmente en tres oportunidades, una incluso en el lugar de trabajo, otras dos chicas más habrían sufrido distintos tipos de abuso por parte del actor.

“Vamos a presentar la denuncia una vez que el equipo interdisciplinario de psicólogos nos diga que la víctima está preparada para afrontar el proceso penal”, afirmó la abogada, que contó que la joven recurrió a su estudio después de escuchar las denuncias de Calu Rivero. “La querella ya está redactada y lista para que la firme y la presentamos.”

En diálogo con un canal de noticias, Hermida Leyenda remarcó que, a diferencia de Thelma, que contó con el apoyo y la contención del colectivo de Actrices Argentinas, la joven no era actriz, “era una simple trabajadora” y que tenía menos “poder y recursos emocionales” para hacer pública la denuncia. Por eso, la abogada quiere ser cuidadosa y respetar los tiempos de la víctima, ya que, explicó, “para afrontar una denuncia de este tipo hay que tener una cierta estabilidad emocional, un buen asesoramiento profesional y tener bien claro qué vas a hacer. Por eso hay que denunciar acompañada, con un contexto social que te contenga, un organismo, la iglesia o lo que sea. Eso te sirve de sostén y como contención frente a la violencia institucional que te puede tocar cuando hagas la denuncia”.

Lo único que dio a conocer la letrada sobre la denuncia que presentará en las próximas semanas es que la joven tenía 18 años recién cumplidos al momento de ser abusada en tres oportunidades. “Fue abuso sexual simple sin penetración en dos ocasiones y una tercera ocasión de abuso sexual con acceso carnal en su lugar de trabajo”, explicó Hermida Leyenda, que agregó que “todo esto se sabía” y que “era público entre bambalinas que este hombre es un abusador”.

La abogada contó además que el estado emocional de la joven es delicado y que “se pone a llorar cada vez que escucha sobre el tema”. También dijo que la víctima conoció a otras dos chicas a quienes les habría pasado lo mismo y que hoy viven en el extranjero. “El equipo lo sabía, también la productora para la que trabajaba. Esto fue silenciado a través de los años, hay muchos cómplices y mucha gente que calló. Ella sabía que había otras chicas con las que se negoció para que no hablen”, sumó Hermida Leyenda.

La abogada representa también a la cantante Anita Coacci y a la actriz Natalia Juncos, quienes fueron querelladas por el actor por calumnias e injurias. Ambas denunciaron públicamente que fueron acosadas por Darthes en 1998 y 2005 respectivamente, cuando compartían elenco en Gasoleros y Dulce Amor. Esta presentación no pudo hacerse en la Justicia dado que se trata de acciones penales prescriptas por la cantidad de años transcurridos. En 2015, el delito de abuso sexual infantil pasó a ser imprescriptible, pero la ley no tiene alcance retroactivo.

“La querella contra Coacci y Juncos es un delirio jurídico y de pleno desconocimiento de la vigencia de la perspectiva de género en Tribunales. No existe ningún delito de calumnias e injurias cuando se trata de un delito sexual aunque esté prescripto”, detalló la abogada.

Hasta ahora, las denunciantes contra Juan Darthes son cinco (Calu Rivero, Natalia Juncos, Anita Coacci, Thelma Fardin y esta última, cuyo nombre todavía no trascendió), que lo acusan de hechos que van desde el acoso hasta la violación.

Página|12


Una empleada del Congreso denunció ante la Justicia por acoso sexual a un senador nacional

Una empleada del Senado de la Nación se presentó el miércoles ante el fiscal Carlos Stornelli para denunciar al senador radical por La Pampa Juan Carlos Marino por abuso sexual.

En la denuncia, la mujer, que lleva dos décadas como empleada del Congreso, dijo que el senador le tocó los pechos, la llamó repetidas veces para preguntarle e incluso le mandó mensajes de WhatsApp preguntándole la dirección de su casa.

“¿Dónde estás? Me doy una vuelta. Preparate, voy a tu casa. ¿Dónde vivís?”, son alguno de los mensajes que el senador le envió al celular a la mujer denunciante, Claudia Mabel Guebel, politóloga y especializada en temas de defensa nacional.

Tras la presentación, la denuncia fue sorteada y la investigación recayó en el juzgado de Ariel Lijo y en la fiscalía de Ariel Delgado.

“Ilusamente pensé que trabajar junto a él era el lugar indicado para mí. Durante mi desempeño junto con Marino, me dediqué a estudiar temas de su interés provincial. Para mí era un desafío profesional por mi formación académica. Marino nunca leyó ninguno de mis informes. Al mes de empezar a trabajar con Marino, empecé a recibir mensajes de WhatsApp a mi teléfono celular”, dijo la denunciante ante el fiscal, ​a quien también le mostró videos de contenido sexual enviados por el legislador a su teléfono.

Clarín le envió varios mensajes a Marino para conocer su versión de los hechos pero no recibió respuesta. Un asesor del legislador avisó que “por ahora no habla”.

“El senador estipuló que sus funciones fueran desempeñadas desde mi domicilio”, dijo la mujer. “Nunca tuve con el senador un trato de amistad o de confianza. Ilusamente pensé que trabajar junto a él era el lugar indicado para mí”, sostuvo la denunciante, en referencia a Marino.

“Una vez que nos encontramos solos me tocó los pechos y me dijo cuándo íbamos a tomar un café”, declaró ante el fiscal.

La mujer, que fue autoridad de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, indicó que “desde hace un año aproximadamente y hasta hace alrededor de tres meses” asesoró “al Senador por la provincia de La Pampa Juan Carlos Marino”.

Según su declaración, Marino estipuló que sus funciones fueran desempeñadas desde su domicilio. “Presentaba los informes y cubría los debates parlamentarios cuando se me solicitaba que participara de la comisión”, afirmó.

Según la denunciante, el jefe de despacho del senador, Pedro Fiorda, la besó en la boca a la fuerza y le dijo que “Marino tenia aspiraciones de ser gobernador de la provincia de La Pampa y que tenía intenciones de hacer una operación política acusando de pedofilia al por entonces precandidato a gobernador de La Pampa por Cambiemos”, en referencia a Carlos Javier Mac Allister.

La acusación

Estos son algunos fragmentos relevantes de la denuncia contra Marino presentada ante la Justicia, a la que accedió Clarín:

“El Dr. Amarilla era la autoridad máxima de esta Comisión de Juicio Político. Tenía en su poder varias denuncias por acoso y violencia en la Dirección de Comisiones. Amarilla, desde mi ingreso a la Comisión, me persiguió profesionalmente, me acosó, me intimidó diciéndome que me investigaba con servicios de Inteligencia, un día incluso lo vi merodeando por las inmediaciones de mi casa ubicada en la calle Alsina y Entre Ríos, todo esto lo puse en conocimiento de las autoridades de la Cámara las que respondieron afirmativamente abriendo un sumario, aunque no fue expulsado. En la actualidad se desempeña como asesor del diputado Olmedo. Posteriormente, pedí pase al Senado para asesorar a algún dirigente del Partido Radical. Fue así que desde hace un año aproximadamente y hasta hace alrededor de tres meses asesoré al senador por la provincia de La Pampa Juan Carlos Marino”.

“Yo me acerqué laboralmente a Marino porque él presidía la Comisión de Seguimiento de los Organismos de Inteligencia desde hacía muchos años, y pensé que para mí iba a ser una posibilidad de contribuir y de aprender. Yo hice la Escuela de Defensa Nacional y un Posgrado en No Proliferación de Armas de Destrucción Masiva en NPSGLOBAL, ilusamente pensé que trabajar junto a él era el lugar indicado para mí”.

“Durante mi desempeño junto con Marino, me dediqué a estudiar temas de su interés provincial. Para mí era un desafío profesional por mi formación académica. Marino nunca leyó ninguno de mis informes. Al mes de empezar a trabajar con Marino, empecé a recibir mensajes de WhatsApp a mi teléfono celular, que conservo actualmente, lo que efectuaba desde su teléfono celular. En esos mensajes me decía “Donde estás?”, “Donde vivís?”, “Voy a estar por allá. Me doy una vuelta”, “Preparate, que voy a tu casa.” Me enviaba videos alusivos al sexo. Quiero aclarar que yo no tenía vínculo alguno con él, ni de confianza ni de amistad. Este tipo de mensajes me los enviaba constantemente, varias veces por semana”.

“Los día 14 de cada mes me presentaba personalmente en el despacho del senador para conseguir la firma del certificado de asistencia. La primera vez que me presenté en el despacho de Marino, me hizo pasar a su oficina donde se encontraban varias asistentes que al notar mi presencia automáticamente salieron del despacho. Una vez que nos encontramos solos directamente me toco los pechos, y me preguntó cuándo íbamos a tomar un café, me dijo que aguardara su llamado que en cualquier momento nos veíamos”.

“Fiorda me tomó de los dos brazos con fuerza, y me introdujo su lengua dentro de mi boca con violencia, yo intenté separarlo pero no lo logré. Luego me dijo “Te voy a llamar a ver como seguimos”. Los días siguientes a este episodio me llamó insistentemente a mi teléfono celular desde el suyo, para que nos veamos. Yo nunca atendí. Sentí asco y mucho miedo por lo que había sucedido. Al día siguiente, caí en cama con un fuerte cuadro de stress, fiebre alta, ganglios inflamados y dolor en todo el cuerpo. Todo ello se puede corroborar a través de OSDE puesto que llamé al servicio de emergencias de mi Obra Social por esta situación”.

Clarín


VOLVER