Caravana migrante: México y países del Triángulo Norte firman un plan integral

Cuatro países firman plan para evitar futuras caravanas de migrantes

México y los países del Triángulo Norte de Centroamérica, conformado por El Salvador, Guatemala y Honduras, suscribieron el sábado, tras la investidura de Andrés Manuel López Obrador como presidente mexicano, un Plan de Desarrollo Integral para atender el fenómeno migratorio.

“México, El Salvador, Guatemala y Honduras acordaron sentar las bases de entendimiento para construir un Plan de Desarrollo Integral que impulsará el desarrollo y las oportunidades de la región, contribuyendo a la prevención del fenómeno migratorio y atacando sus causas estructurales”, informó el Gobierno de México en un boletín.

Dentro de la toma de posesión del líder izquierdista, el documento fue firmado por el mandatario mexicano y también por el gobernante de Guatemala, Jimmy Morales, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, así como por el vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz.

“El vínculo y las similitudes entre el sur de México, El Salvador, Guatemala y Honduras, acentuó la necesidad de atender el fenómeno migratorio como una problemática compleja que exige la gobernanza adecuada para facilitar la migración segura, ordenada y regular”, indicó el comunicado.

Este plan, del que López Obrador había hablado anteriormente sin dar mayores detalles, buscará dar “una perspectiva regional integral y contemplar la atención prioritaria a todo el ciclo de la migración”.

De esta manera, y como parte de las acciones acordadas, se trabajará en “la creación de un fondo, con el objetivo fundamental de implementar el Plan de Desarrollo Integral que incluya programas, proyectos y acciones específicas, a efecto de generar empleos y combatir la pobreza”.

Con base en esto, los mandatarios instruyeron a sus respectivas cancillerías a trabajar con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) para que en el primer trimestre del 2019 se hayan identificado y unificado las áreas de oportunidad existentes.

Así como el diseño del Plan de Desarrollo Integral y su implementación futura y “en armonía” con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular.

Con esta iniciativa, el gobierno de México se compromete con la región del Triángulo Norte “a fortalecer el desarrollo social y combatir de manera integral las causas del fenómeno migratorio”, agregó.

Desde mediados de octubre, varias caravanas conformadas por miles de migrantes centroamericanos recorren México con el afán de llegar a Estados Unidos.

Telemundo 62


Comunicado de México sobre el plan integral migratorio

Las repúblicas de México, El Salvador, Guatemala y Honduras acordaron sentar las bases de entendimiento para construir un Plan de Desarrollo Integral que impulsará el desarrollo y las oportunidades de la región, contribuyendo a la prevención del fenómeno migratorio y atacando sus causas estructurales simultáneamente.

El vínculo y las similitudes entre el sur de México, El Salvador, Guatemala y Honduras, acentuó la necesidad de atender el fenómeno migratorio como una problemática compleja que exige la gobernanza adecuada para facilitar la migración segura, ordenada y regular desde una perspectiva regional integral, y contemple la atención prioritaria a todo el ciclo de la migración (origen, tránsito, destino y retorno) guiada por el principio de responsabilidad compartida pero diferenciada y con pleno respeto y protección de los derechos humanos.

Como parte de las acciones acordadas, se trabajará en la creación de un fondo, con el objetivo fundamental de implementar el Plan de Desarrollo Integral que incluya programas, proyectos y acciones específicas, a efecto de generar empleos y combatir la pobreza.

Los mandatarios instruyeron a sus respectivas cancillerías, que trabajarán con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), a coordinar en el primer trimestre del 2019 la identificación y unificación de las áreas de oportunidad existentes, así como el diseño del Plan de Desarrollo Integral y su implementación futura en armonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, así como con el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular.

En el marco de la toma de protesta como presidente de los Estados Unidos Mexicanos de Andrés Manuel López Obrador, el documento signado también por los mandatarios de las repúblicas Guatemala, Jimmy Morales Cabrera; y Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado, así como por el vicepresidente de El Salvador, Óscar Samuel Ortiz Ascencio, expresa, entre otras ideas:

“El Salvador, Guatemala y Honduras agradecen la iniciativa del presidente de los Estados Unidos Mexicanos al gestionar recursos nuevos y contribuir con experiencia propia en este esfuerzo conjunto.”

Con esta iniciativa, el Gobierno de México se compromete con la región del Triángulo Norte a fortalecer el desarrollo social y combatir de manera integral las causas del fenómeno migratorio.

Gobierno de México


Segob presenta plan emergente para caravana migrante en Tijuana

La Secretaría de Gobernación desplegará un plan emergente de atención para la Caravana Migrante en la frontera de Tijuana, por el que proporcionará mayor seguridad a lo hondureños y atención en los albergues.

El proyecto estará a cargo de la Coordinación de Protección Civil, encabezada por David León, quien en coordinación con los titulares de la Comisión de Ayuda para los Refugiados, Andrés Ramírez, y el Instituto Nacional de Migración, Tonatiuh Guillén, desplegarán un programa intersecretarial.

En una reunión de trabajo en las instalaciones de la Secretaría de Gobernación, en la que participaron los subsecretarios de Gobierno, Zoé Robledo y de Derechos humanos, Migración y Población, Alejandro Encinas, quienes presentaron al Gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, el plan de atención para los centroamericanos.

Como primer punto revisarán los albergues que se encuentran en la entidad, particularmente en Tijuana, a fin de que se determine si son suficientes, además de que se puedan dotar de los insumos básicos necesarios para su buen funcionamiento y que los integrantes de la caravana migrante tengan un lugar digno donde alojarse, entre otras acciones a ejecutarse.

El Sol de México


Caravana migrante se disuelve y se estanca en Tijuana

La caravana migrante que salió de Honduras el pasado13 de octubre buscando llegar a Estados Unidos se disuelve poco a poco en Tijuana, norte de México, donde miles de centroamericanos quedaron estancados ante la imposibilidad de cruzar en masa la frontera estadounidense para pedir asilo.

Durante más de dos semanas, casi 6,000 migrantes, en su mayoría familias con niños, vivieron a la intemperie o en condiciones de hacinamiento en un albergue que las autoridades de Tijuana improvisaron en un barrio marginal, a unos metros del muro fronterizo.

Sin embargo, las fuertes lluvias y bajas temperaturas que golpearon a la ciudad esta semana agravaron las infecciones respiratorias que padecen los centroamericanos, y las autoridades se vieron obligadas a mudarlos a un nuevo albergue, instalado en un aislado centro de espectáculos semitechado.

Hasta el momento, unos 2,000 migrantes se encuentran en el nuevo albergue, dijo a la AFP este domingo Mario Osuna, secretario de Desarrollo Social de Tijuana, una ciudad del noroeste que colinda con la estadounidense San Diego.

Pero numerosos centroamericanos se rehúsan a abandonar el ahora clausurado primer albergue, temiendo que las autoridades los priven de la libertad en el nuevo refugio o los deporten en masa.

Actualmente hay unos 500 migrantes viviendo en plena calle, en los alrededores del antiguo albergue, según cifras oficiales.

El resto de los integrantes de la caravana migrante, es decir, los que no están ni en uno ni otro albergue, “no sabemos dónde están. Si se están regresando o buscarán asistencia para su retorno”, aseguró Osuna.

Coyotes al acecho

El nuevo albergue se instaló en un centro de espectáculos de un barrio marginal de Tijuana a 15 km de la frontera, que este domingo estaba resguardado por policías municipales y soldados portando armas largas.

Rodeado de desérticas montañas y expuesto a fuertes corrientes de aire helado, el refugio cuenta con una amplia galera techada, donde se instalaron mujeres con niños, y una explanada a la intemperie donde están mayoritariamente los varones.

Algunas mujeres se duchaban a cielo abierto, mientras una familia trataba de calentarse alrededor de una fogata, donde hervían agua en un bote metálico.

Un teniente de la Marina que pidió el anonimato aseguró que sus tropas reparten unos 6,000 platos de comida al día, la mitad en la mañana y el resto al anochecer.

“Muchos ya no vinieron a este albergue. Prefirieron buscar su camino, en Tijuana o pasarse p’al otro lado (Estados Unidos)” con ayuda de traficantes de personas, comentó Darwin Martínez, un hondureño de 28 años que colgaba su ropa al sol en el nuevo albergue.

“Se esparcieron”, opina Eduardo Santillán, un funcionario del gobierno de Tijuana.

Larga espera

El domingo pasado, las fuerzas estadounidenses dispararon balas de goma y gases lacrimógenos contra unos 500 migrantes que corrieron en estampida hasta el muro fronterizo para intentar cruzarlo a la fuerza.

Estos hechos traumatizaron a muchos centroamericanos, que se resignaron a instalarse en México o volver a sus países de origen.

Unos 2.250 de ellos se inscribieron en un programa oficial que les tramita visas humanitarias para residir en México, así como acceso a la seguridad social y empleos legales.

Este proceso puede tardar varias semanas y hasta el momento solo un puñado de personas ya están trabajando, según cifras oficiales.

En tanto, la Organización Internacional para las Migraciones de la ONU ha repatriado a al menos 453 migrantes, incluidos niños no acompañados de sus representantes, que expresaron el deseo de retornar a sus países de origen. Otro tanto espera su turno para regresar también.

La caravana recorrió más de 4.000 km desde San Pedro Sula, a pie o autostop, con la esperanza de vivir en Estados Unidos, lejos de la pobreza y violencia.

Pero el presidente Donald Trump los acusa de querer perpetrar una “invasión” a su país y les obliga a permanecer en México mientras solicitan el asilo, uno a uno, en oficinas fronterizas.

Para este trámite existe una lista de espera de más de 5.000 personas, incluyendo a migrantes de otros países que llegaron a Tijuana hace tiempo.

La Prensa