Policía colombiana reprime la última marcha estudiantil del año

Estudiante de UniCauca perdió un ojo: denuncian violaciones a DDHH en marchas

#FuerzaEstebanMosquera, con este hashtag los estudiantes se solidarizaron con su compañero Esteban Mosquera, quien perdió un ojo en medio de enfrentamientos con es Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad). Sucedió este jueves durante la última marcha del año en la Universidad del Cauca, donde Montaño cursa estudios de Música.

Según el reporte de la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior, Mosquera no fue el único herido en Popayán ni en el país. “Nos reportan varios heridos, encerrados en la UniCauca con presencia irregular de escuadrones del Esmad. Estos últimos interesados en violentar 350 estudiantes aproximadamente (15:00 hrs)”, aseguraron por medio de un comunicado.

Las imágenes de los heridos provocaron el rechazo de varios congresistas, como la senadora Aida Avella (Unión Patriótica), quien pidió al presidente Iván Duque respeto por la protesta estudiantil. La representante Ángela María Robledo también condenó los hechos.

Además, la organización estudiantil denunció falta de presencia de la Personería y del Gobierno. Sin embargo, el gobernador de Cauca, Oscar Campo, aseguró que estaban actuando. “Estamos articulando con la Defensoría del pueblo, Unicauca y la secretaría de gobierno departamental, las acciones que permitan dialogar con los estudiantes y frenar cualquier hecho violento adicional a los los que también lamentamos el día de hoy”, aseguró.

Este jueves se esperaba que el Gobierno y los estudiantes llegaran a un acuerdo después de dos meses de protestas, pero las denuncias por violación a los derechos humanos habrían retrasado la negociación.

Semana


Entre expectativa por acuerdo con el Gobierno, culminan marchas estudiantiles

Con el cierre de la marcha convocada por la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior (Unees) en Bogotá, se dio por finalizada la última movilización del año de los estudiantes universitarios.

En esta ocasión, los estudiantes de las instituciones de educación superior pública salieron a manifestarse “rechazando el asesinato sistemático los líderes sociales, contra la represión y por la educación superior”.

Las primeras marchas salieron de Cali y Medellín, en donde los estudianets empezaron a congrerase en horas de la mañana. En ambas ciudades, las marchas se desarrollaron hasta alrededor de las dos de la tarde, en completa calma.

En Popayán, en donde las marchas también comenzaron poco antes del medio día, se presentaron fuertes disturbios y numerosas denuncias en redes sociales por un presunto uso exagerado de la fuerza por parte de los miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios. Líderes políticos como Aída Avella y Angela María Robledo compartieron en sus redes las imágenes de por lo menos tres jóvenes con heridas en sus cabezas que, de acuerdo con las denuncias, fueron heridos por agentes del Esmad.

En esa ciudad la situación escaló a tal punto que el rector de la Universidad del Cauca, Jose Luis Diago, junto a la Defensoría del Pueblo, trató de entablar un diálogo con los uniformados del Esmad para que detuvieran el uso de gases lacrimógenos y otras medidas de fuerza. Así lo registro Julian Caballero, el director del noticiero NC.

Bucaramanga

En la ciudad también se vivieron momentos de angustia. Los estudiantes de Bucaramangase tomaron la Catedral Sagrada Familia en el Centro de Bucaramanga, dicen, por los constantes hostigamentos por parte de miembros de la Fuezr Pública. En un video que circula en las redes sociales se ve a un grupo de estudiantes que, estando dentro de la iglesia, son golpeados por la Policía.

En otro, un estudiante de la Universidad Industrial de Santander asegura que, al salir de la iglesia de manera voluntaria, fue agredido por la Policía. “Iba saliendo voluntariamente y de una vez me lanzaron bolillo a la cara y a la cabeza. Me pegaron una patada y me hicieron caer”.

Por otro lado, un grupo de estudiantes se colgaron del Viaducto Provincial, más conocido como Puente de la Novena. “Quieren exigir que, en la mesa de negociación, el gobierno no imponga unos acuerdos, sino que los cumpla”. De acuerdo con ellos, es un acto de protesta pacífica, sin embargo, la Policía hace presencia en el lugar.

Bogotá

Por su parte, antes de las manifestaciones en Bogotá, la Unees citó a una rueda de prensa en la que denunciaron hostigamientos y persecuciones por parte del Esmad en manifestaciones anteriores.

La Red Distrital de Derechos Humanos señaló que hasta el momento está investigando seis casos confirmados de hostigamiento en laUniversidad Pedagógica, tres en la Nacional y otros tres adicionales en a Distrital.

Waldir Achury, quien hace parte de la comisión de prensa de la Unees, también denunció amenazas por parte de miembros de la Policía y el Esmad en medio de las pasadas jornadas de movilización. El vocero de la Universidad Nacional sede Medellín Cristian Guzmán señaló que algunos cargos directivos de esa institución educativa han señalado, sin pruebas, al movimiento estudiantil como parte de estructuras armadas.

Al mismo tiempo que se llevaba a cabo este evento, los estudiantes se reunían en la sede central de la Universidad Nacional en Bogotá, para iniciar la jornada de movilizaciones. La marcha salió a eso de las 3:30 pm de ese lugar, con rumbo al Parque de los Periodistas, en el centro de la capital.

Si bien se registraron enfrentamientos entre el Esmad y algunos encapuchados a la altura de la carrera 45 con carrera 20, las marchas continuaron hasta el Museo Nacional, en donde se registraron nuevos disturbios.

Tras los incidentes, los estudiantes culminaron las marchas en el Parque de los Periodistas.

El acuerdo que no llega

Al mismo tiempo, los delegados de las organizaciones estudiantiles –Unees y Acrees– están sentados en la mesa de negociación con el gobierno para llegar a un acuerdo frente a la financiación de las IES públicas del país, que tienen un deficit histórico de $18,2 billones de pesos. Este acuerdo significaría el final del paro que declararon las universidades públicas el pasado 11 de octubre.

El Espectador