Costa Rica: la vicepresidenta Epsy Campbell renunció al cargo de canciller

La vicepresidenta y ahora ex canciller, recibió duras críticas de sus detractores políticos tras el nombramiento de dos directoras en el Ministerio de Relaciones Exteriores, con quienes no tiene un grado de consanguineidad pero tienen relaciones de parentesco cercano.

Con anterioridad Campbell había denunciado, en varias ocasiones, ataques racistas y misóginos contra ella, que quedaron documentados en un archivo que el Concejo de Gobierno hizo público hace un par de meses.

Ahora, anuncia su renuncia al cargo de ministra y desliza entre las razones que en los años de participación política “he trabajado sin descanso para demostrar que las mujeres somos tan aptas como los hombres para ocupar puestos de los que históricamente hemos sido relegadas”.

Sobre los señalamientos a los nombramientos, Campbell explicó que “acudí a la Comisión de Ingreso y Gasto Público de la Asamblea Legislativa, para explicar con documentos en mano, los criterios técnicos y legales imperantes, sobre los cuales se fundamentaron los dos nombramientos realizados en puestos de dirección del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto; y que recientemente han sido cuestionados”.

La Vicepresidenta rechazó “tajantemente que fuera yo la que impusiera algún criterio o una costumbre ‘contra legem’ para forzar los dos nombramientos en puestos de Dirección de la Cancillería”.

Campbell aseguró que su responsabilidad trasciende el cargo de ministra y que es en su desempeño como Primera Vicepresidenta de la República de Costa Rica desde donde “seguiré trabajando fuertemente para lograr los niveles de desarrollo que este país se merece”.

“Reitero mi compromiso con el proyecto político de la Administración Alvarado Quesada y agradezco profundamente la confianza y reiteradas muestras de apoyo del Señor Presidente” aseguró.

Agregó que “la celebración del Bicentenario como nación soberana nos ofrece la oportunidad para reafirmar que los nuevos tiempos serán tiempos de sociedades más integradas, más justas y equitativas, más respetuosas con nuestro entorno natural y más solidarias”.

Informa-Tico


Epsy Campbell: “Yo realmente siento muchísimo que la gente mire la política como un ring de boxeo”

Epsy Campbell, primera vicepresidenta y ahora excanciller de la República, contrastó la tarde de este martes su renuncia con las palabras de una buena parte de la oposición: “yo realmente siento muchísimo que la gente mire la política como un ring de boxeo”, se lamentó.

Diputados y líderes de varias agrupaciones políticas celebraron la salida de Campbell, a quien recriminaron por una supuesta “falta de coherencia” entre las palabras de la excanciller cuando fue política de oposición y las acciones que desempeñó durante su corto paso por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

“Creo que cuando se mira la política como un ring de boxeo, algunos esperan que cuando uno esté en el piso el otro se levante. Esa no es mi lógica y quiero decir que he sido vehemente, y creo que voy a ser vehemente siempre porque es parte de mis características personales, pero no ha sido mi intención en la política dañar a ninguna persona”, añadió.

Esas fueron las palabras de Campbell minutos después de comunicar oficialmente su renuncia, la cual hizo pública en medio de la sesión ordinaria del Plenario legislativo.

Allí realizó una intervención de unos veinte minutos, a la que prosiguió una conferencia de prensa en la que aprovechó para decir que nunca fue su intención realizar una oposición irresponsable, años atrás y que la defensa que realizó de sus acciones en la Cancillería siempre correspondió a los criterios legales de los que disponía.

“Soy vehemente y tal vez por esa vehemencia algunas personas consideran que soy más fuerte de la cuenta, pero es la vehemencia nada más”.

“Mirar la política como un ring de boxeo no es mi lógica y quiero decir que siempre he sido vehemente y creo que lo voy a ser siempre porque es parte de mis características personales, pero no ha sido mi intención en la política dañar a ninguna persona”, concluyó.

Críticas de peso

Las principales críticas contra la excanciller llegaron por parte del Partido Liberación Nacional (PLN), cuyos diputados achacaron a Campbell sus declaraciones cuando fue diputada y político de oposición en el pasado como una “oposición violenta”, que criticó los mismos errores que ahora comete el Partido Acción Ciudadana (PAC) en el gobierno.

En palabras del jefe de fracción del PLN, Carlos Ricardo Benavides, “el error siempre ha sido consustancial a la vida del funcionario público”; sin embargo, Campbell y parte del partido oficialista lo olvidaron cuando fueron oposición, algo que ahora sufren en carne propia.

Sobre la excanciller, además señaló que “su principal problema, como ha sido el principal problema de muchos políticos, fue la falta de coherencia”, en la cual “cuando sos oposición todo lo que hace el gobierno te parece corrupto, pero cuando estás en el gobierno son errores administrativos, de buena fe y que los demás deberían perdonarte, aunque cuando le pasa a los demás no”.

Además de Benavides, también comentaron en esa misma línea varios otros diputados de la fracción liberacionista; así como otros varios legisladores del resto de las principales bancadas de oposición.

Entre ellos, el diputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Pablo Heriberto Abarca, habló de “soberbia”, palabra que utilizó para describir las acciones de Campbell.

No obstante, la bancada oficialista defendió a la todavía vicepresidenta, entre ellos el legislador Enrique Sánchez, quien afirmó que si bien el PAC “ha cometido errores y es prudente reconocerlo, pero no podemos hablar acá de un gran acto de corrupción”, como dijeron algunos.

Sánchez defendió la decisión de Campbell de renunciar, pero recordó a sus compañeros del Congreso que los nombramientos que hizo la excanciller pasaron por todos los filtros necesarios y que era imprudente exagerar la situación.

No obstante, la liberacionista Silvia Hernández también criticó esa visión, pues afirmó que el Ejecutivo representado en Campbell evitó corregir los errores a tiempo y prefirió escudarse en que otros ya lo habían hecho.

Todo esto fue parte de una sesión del Plenario legislativo marcada por la renuncia de Campbell, en la que los diputados utilizaron espacios de hasta diez minutos para hablar sobre el evento.

Semanario Universidad