Crisis migratoria: nueva caravana con 15 mil personas se alista para partir desde Honduras rumbo a México

Se prepara caravana de migrantes con 15 mil personas saliendo de Honduras

“Dicen que son aún más grandes y más fuertes que la última caravana”, dijo Irma Garrido, miembro del grupo de defensa de migrantes Reactiva Tijuana Foundation. Mientras tanto, miles de migrantes centroamericanos de una caravana que salieron de Honduras en octubre permanecen varados en la frontera de EE. UU. Y México y languidecen en los abrigos de Tijuana, mientras esperan un largo proceso para presentar solicitudes de asilo ante los Estados Unidos.

Los coordinadores que ayudaron a dirigir a los migrantes en la caminata de 2,000 millas con megáfonos, organizando autobuses y dando consejos en el camino, en su mayoría han desaparecido.

Muchos de los migrantes dicen que se sienten abandonados e inseguros a dónde acudir. Algunos están listos para regresar a casa. Garrido dijo que esta caravana más grande probablemente se unirá a más personas en El Salvador y en Guatemala, pero ella dijo que no planean ir directamente a la frontera entre Tijuana y San Diego, donde los recursos ya se han estirado casi hasta un punto de ruptura . “Se quedarán en el sur de México en Chiapas y Oaxaca. Su objetivo es solicitar trabajo allí ”, dijo.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ha prometido visas y trabajo en México para los migrantes centroamericanos. En su discurso de inauguración, prometió proyectos de obras públicas como la plantación de 2 millones de árboles y la construcción de su Tren Maya, que unirá las ciudades de los tres estados de la península de Yucatán, así como Tabasco y Chiapas. Se espera que el proyecto de $ 8 mil millones cree cientos de miles de empleos en los estados del sur de México.

La semana pasada, México y los Estados Unidos acordaron desarrollar un plan para frenar la migración centroamericana. El plan incluye una inversión de $ 25 mil millones de México a sus estados del sur durante los próximos cinco años.

Los Estados Unidos contribuirán con $ 4.8 mil millones a México y $ 5.8 mil millones para el Triángulo Norte de América Central, que se compone de Guatemala, Honduras y El Salvador. La mayor parte de la financiación de los Estados Unidos se asignará a los programas de ayuda existentes.

El Diario de Chiapas, un periódico para el estado sureño de México, informó que, al igual que la última caravana, las noticias sobre los planes de los grupos para abandonar Honduras, sus números y las rutas que tomarían se están difundiendo principalmente en las redes sociales.

En Facebook, la reacción en Chiapas a las noticias de una segunda caravana no fue del todo favorable.

“Bueno, ahora el gobierno hace algo. Ese trabajo es para los mexicanos que lo necesitan “, dijo Anna Pérez de Palenque, México, en Facebook. “Gente oportunista que solo quiere aprovecharse de los mexicanos”.

La caravana que salió de Honduras en octubre, provocando la ira del presidente Trump y captando la atención de los medios internacionales, no fue la primera. Las multitudes de migrantes a menudo viajan juntas para protegerse de los delincuentes que acechan las rutas.

Pueblo Sin Fronteras ha liderado caravanas de migrantes de América Central por más de 15 años, generalmente atrayendo a las multitudes más grandes justo antes de la Pascua.

La organización y su trabajo eran relativamente desconocidos para la mayoría de los estadounidenses hasta que Trump comenzó a tuitear sobre la caravana antes de las elecciones de mitad de período.

El periódico El Diario de Chiapas informó que a pesar de que Tijuana no sería el destino inicial de la caravana más nueva, algunos de los participantes planean finalmente dirigirse al norte de la ciudad para intentar ingresar a los Estados Unidos.

En Tijuana, la presencia de migrantes centroamericanos ha provocado protestas e incluso violencia.

La semana pasada, dos personas arrojaron un bote de gas lacrimógeno al refugio de Tijuana en El Barretal, dijo la policía federal mexicana.

El 15 de diciembre, dos adolescentes hondureños fueron brutalmente golpeados, torturados y asesinados por miembros de bajo nivel del cartel de la Nueva Generación de Jalisco, destacando los peligros para los menores no acompañados en la caravana.

Después de la muerte de los adolescentes, el Consulado de Honduras emitió una advertencia: “Reiteramos el llamado a los ciudadanos hondureños a que no arriesguen sus vidas y las de sus familias por los peligros que representa la ruta migratoria, donde los migrantes están expuestos a ser víctimas. de los traficantes “.

Miles de personas permanecen atrapadas en Tijuana, una ciudad con más de 2,000 homicidios este año, dejando a los migrantes centroamericanos casi tan vulnerables como lidiando con la violencia de pandillas que los llevó a huir de sus países de origen.

Criterio


“Se hizo todo lo posible para evitar muerte de niños”: jefe de frontera de EEUU

El comisionado de la Patrulla Fronteriza de EEUU, Kevin McAleenan, aseguró hoy que los agentes de ese cuerpo migratorio hicieron todo lo posible para evitar la muerte de los dos niños guatemaltecos que fallecieron bajo su custodia en diciembre.

“Nuestros agentes hicieron todo lo posible para salvarles la vida tan pronto los niños empezaron a manifestar síntomas de sus enfermedades”, señaló McAleenan.

McAleenan hizo esta afirmación después de que en el día de Nochebuena un niño guatemalteco de ocho años muriese en un hospital del estado de Nuevo México, tras haber estado bajo la custodia de la policía fronteriza durante más de una semana.

Este fue el segundo niño que muere en las últimas semanas bajo custodia de las autoridades, ya que el 8 de diciembre la guatemalteca Jakelin Caal Maquín, de 7 años, falleció en un hospital de El Paso (Texas, EE.UU.) tras haber cruzado ilegalmente la frontera desde México junto a su padre.

En este sentido, McAleenan señaló que los fallecimientos de los dos niños guatemaltecos fueron “absolutamente devastadores” para el cuerpo de agentes fronterizos.

“Hacía más de una década que un niño no moría en cualquier parte de nuestros procesos”, indicó el comisionado de la CBP.

Para evitar que estas tragedias se repitan, McAleenan explicó que él y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, han ordenado a los funcionarios de la frontera que realicen controles médicos a todos los menores de 18 años que ingresen en el proceso migratorio y a los que están ya bajo custodia federal.

“También estamos tratando de cambiar el sistema para que tengamos la capacidad, ya sea con médicos o asistentes médicos, para realizar un control de admisión inicial para que sepamos si un niño está sano cuando llega a la frontera”, argumentó el funcionario.

La Prensa


Muerte de niños migrantes guatemaltecos: comisión del Congreso de EEUU hará audiencias

Legisladores ofrecieron también estudiar a fondo las políticas y factores que están causando la migración en los países centroamericanos.

Una comisión del Congreso estadounidense, encabezada por el senador republicano Lindsey Graham, llamará a audiencias judiciales en el caso de los dos niños guatemaltecos muertos en la frontera, Jakelin Caal y Felipe Gómez, informó el domingo la cadena Univisión Noticias.

Graham también dijo que se determinó que la madre de uno de los menores buscaba llegar a Estados Unidos para conseguir un empleo, no por asilo, por lo que también analizarán los factores sociales que están causando la desbordada migración a ese país.

“Sí, voy a realizar audiencias sobre las muertes de estos dos niños y sobre las políticas que promueven que vengan”, aseguró el congresista a la cadena noticiosa.

La niña guatemalteca Jakelin Caal, de 7 años, murió el 14 de diciembre último de un paro cardíaco debido a deshidratación mientras se encontraba custodiada por agentes de la Patrulla Fronteriza, luego de que un grupo de decenas de migrantes se entregó a las autoridades después de cruzar una zona desértica de Nogales.

El 26 último se conocía el fallecimiento del niño Felipe Gómez, de 8 años, mientras se encontraba detenido en Nuevo México, después de haber sido dos veces recluido en un centro hospitalario.

Las muertes centraron la atención sobre las condiciones en que esperan su destino miles de migrantes en centros de detención del Servicio de Migración y Control de Aduanas (ICE).

El anuncio de Graham coincide con el ofrecimiento del Gobierno de efectuar controles médicos exhaustivos a los niños que se encuentran en estos centros de detención.

Según autoridades fronterizas, la reciente ola de migración ha saturado las fronteras y los albergues, por lo que alertaron de que necesitan más fondos.

La aglomeración es tal que unos 200 migrantes que habían solicitado asilo legal fueron abandonados a su suerte en una estación de autobuses en El Paso, Texas.

“Docenas de personas han sido trasladadas a hospitales con síntomas parecidos a la gripe y otros síntomas en los últimos días, dijeron las autoridades, lo que plantea la pregunta de si la enfermedad se está propagando en los refugios para migrantes en México”, consigna Univisión.

Aunque una comisión del Congreso ya constató y denunció las malas condiciones en los albergues para migrantes de Estados Unidos, el presidente Donald Trump sostiene que los niños guatemaltecos “ya venían enfermos”.

Prensa Libre