El año en que la movilización ciudadana logró mejor justicia – Por Última Hora, Paraguay

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Las publicaciones con denuncias e investigaciones periodísticas sobre dirigentes políticos acusados de varios hechos de corrupción fueron el disparador para que grupos de ciudadanos indignados salgan a la calle a manifestarse, realizando campañas de escraches hasta lograr que el sistema de Justicia actúe. Los resultados logrados hacen que muchos denominen al 2018 como “el año del despertar ciudadano.”

Como pocas veces antes ha ocurrido en el país, este año se logró que poderosos personajes del mundo de la política sean no solamente sometidos al escarnio público, sino que lleguen a ser echados de sus importantes funciones, resulten procesados judicialmente e ingresen por primera vez a la cárcel. Los casos más sonados son, sin lugar a dudas, los del ex senador y ex presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados Óscar González Daher y el ex fiscal general del Estado Javier Díaz Verón.

La caída de González Daher empezó a producirse a finales del año anterior, cuando la divulgación de unos audios de conversaciones telefónicas en medios periodísticos puso al desnudo su participación en tráfico de influencias, chantajes a fiscales y jueces, arreglos de fallos judiciales a cambio de dinero, entre otros delitos. En esa oportunidad fue echado de su función de legislador, pero volvió a ser electo en abril de 2018 como senador del Partido Colorado, por el sistema de listas sábana. Desde entonces, un grupo de personas, bajo el nombre de Comisión de Escrache Ciudadano, empezaron a manifestarse todas las noches frente a su residencia en la ciudad de Luque, hasta lograr que la Fiscalía impute al ex senador por cohecho pasivo agravado y tráfico de influencias, y posteriormente un juez dicte su prisión preventiva.

La movilización también fue dirigida contra otros personajes del mundo político, acusados de corrupción y denunciados en publicaciones periodísticas, sin importar a qué partido pertenecen. Se logró de este modo la prisión del ex fiscal general del Estado Javier Díaz Verón, como de altos funcionarios del Gobierno anterior.

El gesto fue replicado por otros grupos de ciudadanos en Asunción y otras ciudades del interior como Lambaré, Fernando de la Mora, San Lorenzo, Limpio, Nueva Germania, en algunos casos con afluencia de mucha gente, como ocurrió en Concepción y Ciudad del Este. En la zona del Alto Paraná obtuvo el resultado de que la Cámara de Diputados apruebe la intervención del Municipio capitalino, poniendo en jaque al poderoso clan Zacarías Irún, que viene manejando el poder político regional desde hace casi dos décadas.

Aún quedan varios personajes políticos, legisladores y funcionarios acusados de hechos ilícitos, que buscan protegerse con la complicidad de sus pares. Es de esperar que en el 2019 se avance en sanear el sistema de Justicia y en erradicar definitivamente la impunidad.

Última Hora