Gendarmería argentina desaloja una toma estudiantil en la Universidad Nacional de Río Negro

Balas y gas lacrimógeno en la universidad

Con balas de gomas y gases lacrimógenos, un operativo de Gendarmería con 50 efectivos, un camión hidrante, un dron y 15 móviles cercó y desalojó el vicerrectorado de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), y detuvo a nueve estudiantes, que mantenían una toma pacífica iniciada hace tres meses en contra de los recortes presupuestarios. El rector de la UNRN, Juan Carlos del Bello, y el resto de las autoridades universitarias abrieron un proceso penal contra el grupo de la Asamblea Interclaustro que instaló la toma y mantuvieron un tono de constante denuncia. Tras la represión, los organismos de derechos humanos repudiaron la violencia ejercida dentro del predio universitario y exigieron la liberación de los detenidos.

El desalojo del edificio conocido como “La Casona”, ubicado en la localidad del Alto Valle de Río Negro, por parte de la Gendarmería cierra el largo conflicto abierto el 14 de septiembre pasado, cuando la Asamblea Interclaustro, formada por estudiantes de las carreras de Artes Visuales y Criminología junto a dos docentes, iniciaron la toma en contra de los recortes presupuestarios y por mejoras salariales para docente y no docentes. Desde entonces, se abrió una denuncia penal ante el juez federal de General Roca, Hugo Greca, quien el miércoles pasado ordenó el allanamiento de la casa de una de las estudiantes que participaba de la medida acusada por “daño agravado”.

El numeroso operativo de Gendarmería, que cortó los accesos a la zona, puso fin a la toma con la detención de siete mujeres y un varón que participaban de la toma pacífica del edificio del vicerrectorado. Según denunció la Correpi, también detuvieron en la represión al abogado Fernando Larrubia, quien se había acercado para asistir a los manifestantes. Además resultaron heridos varios manifestantes que se acercaron al lugar, entre ellos, integrantes de la CTA que respaldaban a los no docentes que acompañaban la protesta.

“Esto muestra una vez más la impunidad de la avanzada represiva contra los sectores que se organizan contra las medidas de ajuste de los gobiernos provinciales, funcionales al gobierno nacional”, denunció la Correpi e informó que el juez Greca impidió la comunicación con los detenidos.

“Nuestra lucha se enmarca en un contexto nacional de ajuste a las Universidades Nacionales donde los salarios docentes y el presupuesto Universitario ya han sido recortados”, habían reivindicado la medida un grupo de estudiantes de la Asamblea Interclaustro el 8 de noviembre pasado en una audiencia pública en la Cámara de Diputados, convocada por la diputada del FIT Romina Del Plá contra la criminalización de las universidades.

El reclamo de los estudiantes también apuntaba contra el rector Del Bello, que está al frente de la UNRN desde hace una década, por el plan de carreras apuntado a “un mercado para la precarización de estudiantes mediante convenios con YPF y empresas privadas”. “Su única respuesta frente a este conflicto fue denunciarnos penalmente, iniciarnos sumarios y pedir nuestro desalojo por parte de las fuerzas represivas”, denunciaron los estudiantes la orden que finalmente hoy cumplió la Gendarmería.

Por su parte, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre reclamó la libertad para los detenidos, responsabilizó al gobierno nacional y al rector Del Bello por el “ilegal e ilegítimo” desalojo y repudió el ingreso de las fuerzas de seguridad al predio universitario “violando la Constitución y las leyes que consagran la autonomía de las casas de estudio”.

Página 12


Así fueron los disturbios en el desalojo de la toma de la UNRN

Tras algunos cruces más temprano, el operativo para desalojar la toma de la Universidad Nacional de Río Negro tuvo su momento de mayor tensión alrededor de las 10, cuando Gendarmería reprimió a los que se habían acercado al lugar con el camión hidrante, balas de goma y gas pimienta.

En un despliegue inusual, más de 70 efectivos de Gendarmería se hicieron presentes en el vicerrectorado de la UNRN para desalojar a los estudiantes que tomaban el lugar desde el 12 de septiembre. A ello se suman más de 10 vehículos y un camión hidrante. En el lugar había también más de 40 personas, entre manifestantes, organizaciones sociales y civiles curiosos.

El primer momento de tensión se vivió cerca de las 9, cuando se hizo presente el abogado Fernando Larrubia, junto a la madre de una de las detenidas. Tras solicitarle a Gendarmería el acceso para conocer el estado de los estudiantes, las fuerzas se negaron a dejarlo pasar. Ante esa situación, el abogado intentó atravesar el cordón de seguridad y fue allí donde se generó el primer incidente.

En ese momento fue detenido el abogado, mientras que algunas mujeres que se movilizaban con las pecheras de CTA en reclamo del accionar de Gendarmería fueron golpeadas; a medida que el cordón se arrinconaba contra un local gastronómico ubicado en Isidro Lobo y Belgrano.

Tres de las manifestantes sufrieron ataques con gas pimienta directo a los ojos, a pocos centímetros, por lo que rápidamente debieron ser asistidas por sus compañeros. Varios de los manifestantes se acercaron e intercambiaron golpes con los efectivos, que respondieron con algunos garrotazos.

Tras este escenario, hubo alrededor de 45 minutos de tensa calma, en los que se registraron varios intercambios verbales pero sin cruces entre Gendarmería y la gente. Muchos de los reclamos de manifestantes apuntaban a la falta de fuentes de información, porque ni los efectivos ni el juez Grecca (no se acercó al lugar) brindaron información al respecto.

Fue cerca de las 10 que tuvo lugar el segundo cruce, y allí el clima se tornó definitivamente violento. Es que el traslado de los detenidos del vicerrectorado encendió a los manifestantes, y cuando uno de ellos intentó ingresar al predio saltando el alambrado, Gendarmería lo derribó y se generó un ambiente de tensión absoluta.

Gendarmería avanzó algunos metros pese al pedido de respuestas de los manifestantes, y fue en ese momento que se produjo la represión. Los efectivos utilizaron el camión hidrante contra la gente, logrando así dispersar un poco el amontonamiento. Por su parte, tiraron gas pimienta a quienes se acercaban (entre ellos, civiles y trabajadores de prensa) y muy cerca de los ojos, algo que generó mucho enojo en los manifestantes.

La respuesta de los manifestantes fue con algunas piedras, lo cual generó réplica inmediata de Gendarmería, que comenzó a disparar con balas de goma y perdigones. Allí también quedó envuelta gente que circulaba, como un señor que salía de una clínica de ojos y fue golpeado por un proyectil de las fuerzas de seguridad.

Los gendarmes avanzaron hasta la Hipólito Irigoyen, apuntando a la gente y golpeando a quienes se acercaban. Ahí se llevaron detenida a otra persona que había vuelto a la zona de conflicto a buscar su moto.

Acto seguido, la columna de manifestantes se movió hacia el juzgado federal para conocer el estado de los detenidos, y la esquina de Belgrano e Isidro Lobo volvió a la tensa calma que se percibía desde las 5:30 de la mañana.

Río Negro


Repudios al accionar de Gendarmería en el vicerrecorado de la UNRN en Roca

Repudio a la militarización en la Universidad Pública: El Consejo Directivo Central de UnTER repudia el desalojo del vicerrectorado de la UNRN en Roca – Fiske Menuco y la decisión de las autoridades, encabezadas por el Rector Juan Carlos Del Bello de avalar la militarización de la universidad. Nos solidarizamos con los trabajadores de prensa agredidos, entre ellos, Adrian Almonacid golpeado por un gendarme, exigimos la inmediata liberación de las once personas detenidas.

En el día Internacional de los Derechos Humanos, se produce un desalojo y militarizan la ciudad desde las 5 de la mañana, usan el carro hidrante y balas de goma, para dispersar a las personas que se acercaron preocupadas por el despliegue militar y agreden a la prensa.

Rechazamos éste operativo excesivo, y expresamos nuestra preocupación por la integridad física de las personas detenidas.

A cien años de la Reforma Universitaria de autonomía, libertad de cátedra y cogobierno recordamos la frase del Manifiesto Liminar “Los dolores que nos quedan son las libertades que faltan”. En un contexto de recorte presupuestario las y los docentes nos manifestamos en defensa de la educación pública.

——————————————–

El Sindicato de Trabajadores Judiciales de Rio Negro (SITRAJUR), manifiesta su más enérgico rechazo al accionar represivo de una fuerza Federal en una Universidad Nacional que a las claras constituye un nefasto punto de inflexión, con un intencional y monstruoso operativo que opera como política de terror e intimidación, en un contexto en el que quien dirige estas fuerzas alienta la represión, tal como ocurriera en los peores momentos de la argentina.

Los Judiciales, lamentamos que no haya habido una salida acordada del conflicto, repudiamos el primer desalojo en democracia de una Universidad por gendarmería y exigimos saber el estado de lxs detenidos y/o detenidas, siendo el Rector Juan Carlos Del BELLO el exclusivo responsable de la integridad física de los mismos, como responsable político del conflicto.

Flaco favor genera este precedente, a la Defensa de la Universidad Pública y la Autonomía Universitaria,  justamente a 35 años de la recuperación de la democracia en nuestro país y paradójicamente en el día internacional de los DDHH.

——————————————-

 CTA y ATE exigen conocer el paradero de tres militantes detenidos en la UNRN

La CTA Autónoma y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) exigen conocer el paradero de tres militantes que fueron llevados detenidos tras la represión y desalojo del rectorado de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), en General Roca. En estos momentos, la central obrera se manifiesta frente a la puerta del juzgado federal.

Durante la mañana, Gendarmería Nacional reprimió a quienes se encontraban exigiendo la liberación de las nueve personas que, pacíficas, protestaban en la sede del rectorado. Entre ellas la secretaria general local de la central obrera, Zulma Dávila, que terminó hospitalizada producto de los gases lacrimógenos y bastones empleados.

Desde las 5 de la mañana la sede se vio rodeada de un centenar de gendarmes, carros hidrantes y camionetas de asalto que bloquearon la cuadra y mantuvieron retenidas a siete estudiantes y dos docentes.

Los manifestantes se encontraban protestando desde hace tres meses en el interior del rectorado, en el marco del plan de lucha definido por las universidades nacionales contra el ajuste del gobierno de Mauricio Macri.

El hecho, producto de la denuncia pena del rector Juan Carlos del Bello, se concretó en el Día Internacional de los Derechos Humanos y a 35 años de la recuperación de la Democracia en la Argentina.

————————————–

BIZZOTTO REPUDIÓ EL ACCIONAR DE GENDARMERÍA NACIONAL

La legisladora provincial Marta Bizzotto (FpV) criticó el brutal operativo de Gendarmería Nacional en las inmediaciones al rectorado de la Universidad Nacional de Río Negro que terminó con varios detenidos y heridos. “La represión como política de Estado es un hecho en nuestro país y particularmente en nuestra provincia”, manifestó la parlamentaria.

Marta Bizzotto expresó que “si bien mi posición fue en contra de la toma que llevaron a cabo un grupo de estudiantes y docentes de la UNRN, está claro que el accionar de Gendarmería Nacional fue excesivo y responde a una lógica represiva que se ha instalado desde el Gobierno Nacional de Mauricio Macri con la anuencia del Gobierno provincial.” Y agregó que “frente al atropello que sufrieron aquellas personas que se acercaron pacíficamente a constatar el accionar de Gendarmería Nacional y fueron brutalmente reprimidos, no podemos permanecer en silencio.”

“La triste paradoja que en el día Internacional de los Derechos Humanos, tengamos que repudiar estos hechos lamentables, nos debe llamar a la reflexión y a la solidaridad de quienes injustamente han sufrido un atropello en su persona, en un despliegue brutal de la fuerza de seguridad del Estado Nacional al amparo de la doctrina Bullrich con el claro objetivo silenciar la protesta y el descontento de un pueblo que sufre cada vez más las políticas de ajuste de un gobierno nacional al que poco le importa la gente”, expresó Bizzotto.

Noticias Río Negro


VOLVER