Guardia nacional: debate necesario – El Universal, México

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

La Guardia Nacional es el proyecto de seguridad pública con el que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, busca pacificar al país. La iniciativa ha generado amplios debates por su naturaleza, dado que estaría conformada por personal de las Fuerzas Armadas, principalmente del Ejército. Hay voces, incluso dentro del movimiento que llevó a López Obrador a la Presidencia, que están en contra de este esfuerzo.

Una de las figuras más notorias en contra de la propuesta, es Tatiana Clouthier, quien fungió como coordinadora de campaña de López Obrador y actual legisladora adscrita al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En una reunión de Pedro Miguel Arce, asesor de la Presidencia en la Elaboración del Plan Nacional de Paz y Seguridad, con la bancada de Morena, y a la cual este diario tuvo acceso, Clouthier se manifiesta en contra de la conformación de la Guardia Nacional como fue concebida. Cuestiona las facultades que tendrá, la concentración del poder en una sola persona y la militarización del país a partir de ello.

Los argumentos que plantea Clouthier son similares a los que han expresado organizaciones de la sociedad civil y expertos en la materia. Hay cuestiones fundamentales que deben encontrar respuestas en el debate: cómo impactará este nuevo cuerpo policiaco en lo cotidiano, qué significa este cambio a nivel institucional y qué es esperable en el tiempo a partir de esta medida.

Vale decir que el contraste de posicionamientos es necesario en una democracia. Es alentador que la discusión y las voces contrarias al proyecto de Guardia Nacional surjan desde el interior del propio partido mayoritario. La pluralidad de ideas es una condición necesaria en la tradición republicana, ante lo cual el diálogo es indispensable, más aún en una iniciativa tan relevante como la que se ha planteado.

La intención de dar vida a la Guardia Nacional debe discutirse ampliamente. Las implicaciones de llevarla cabo son muchas dado que este nuevo modelo reconfiguraría la forma en que el gobierno federal provee seguridad pública, pero también de forma inevitable tendrá efectos en la vida de todos. Es necesario que las inquietudes que ha creado este plan se satisfagan de tal forma que cuente con el mayor respaldo posible.

La seguridad pública y la disminución de la violencia representan una deuda del Estado hacia los mexicanos. Los niveles alcanzados en distintos indicadores hacen ver que la situación debe encontrar soluciones inmediatas, pero también que sean sostenibles en el largo plazo. Para lograr la pacificación del país, la Guardia Nacional debe ser viable a nivel político, económico, institucional y social. El proyecto puede mejorar antes de emprenderse.

El Universal


VOLVER