La crisis vicepresidencial y su trámite expedito – Por El Comercio, Ecuador

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por segunda ocasión y en corto tiempo, el país perdió al titular de la Vicepresidencia de la República por efecto de las sospechas de corrupción. El presidente Lenín Moreno envió una terna y se espera que la Asamblea escoja pronto al reemplazante de María Alejandra Vicuña.

Se trata de tres ecuatorianos con muy bajo perfil político: Otto Sonnenholzner, Nancy Vasco y Agustín Albán. La votación en la cual se aceptó la dimisión de Vicuña fue expedida. Antes, la ministra María Paula Romo visitó a la Presidenta de la Asamblea, en un encuentro al que asistieron los jefes de las bancadas del Partido Social Cristiano, Suma y Creo.

Suele ser habitual en estos casos que quien reciba la designación sea quien encabeza la terna, aunque no es condición indispensable. Los asambleístas destacaron los méritos de los ciudadanos designados, y en el caso del bloque de Creo dijeron que analizarán los nombres, aunque su líder opinó a favor de Sonnenholzner.

La terna pudiera parecer insólita, con un radiodifusor y economista que la encabeza, una mujer dedicada a la labor social y un educador. Sin embargo ya se habló en días pasados de un perfil apolítico, por encima de figuras de la vida nacional o políticos de dentro y fuera del Gobierno.

Sí ha quedado claro, empero, que el Presidente no quiere correr riesgos como aquel de hace once meses cuando confirmó la primera terna para suceder a Jorge Glas, con tres exponentes del anterior Régimen y de la cual emergió Vicuña. A propósito, los militantes del bloque correísta de la Revolución Ciudadana exhibieron ayer en la Asamblea carteles reivindicando la Vicepresidencia para Glas, a quien estiman perseguido político. El país sabe que está condenado por asociación ilícita y es investigado por otros presuntos delitos de corrupción.

Guarda prisión en Latacunga. Una vez liberada de sus funciones y tras la renuncia, Vicuña deberá defenderse ante la justicia. Sería deseable que el país contara con un Vicepresidente ya designado antes de que el Mandatario emprenda su viaje al exterior.

El Comercio