La UNQ lanzó el segundo volumen de “La ciencia por otros medios”

En la UNQ, los investigadores tienen la palabra

En septiembre de 2016 nacieron los #LunesDeCiencia en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ). Así, lo que comenzó como un espacio para compartir las investigaciones de los docentes de la casa, a fines de 2017 se convirtió en el primer volumen de una colección de divulgación que hoy, afortunadamente, presenta su segunda parte apta para todo público. Estamos convencidos de que la mejor manera de comunicar los hallazgos y avances producidos en la UNQ es a través de la voz de sus protagonistas excluyentes: nuestros científicos. El material puede leerse desde este enlace o descargarse desde los Documentos para descargar.
“La ciencia por otros medios. Vol. 2” recupera un corpus de 36 entrevistas y notas con referentes provenientes de distintas áreas de trabajo y disciplinas, realizadas entre noviembre de 2017 y octubre de 2018. Junto a los tradicionales diálogos con los investigadores de la casa (que representan a los diferentes Departamentos de Ciencias Sociales, Ciencia y Tecnología, Economía y Administración y a la Escuela Universitaria de Artes) también sumamos nuevas secciones. Así, te presentamos “Temas que marcaron la agenda”, un lugar para comunicar noticias que fijaron el pulso de la realidad institucional a lo largo del año; “Efemérides”, textos convertidos en escenarios de reflexión por intermedio del cual nuestros referentes argumentan y opinan con libertad sobre aquellas fechas grabadas a fuego en la memoria de nuestro país; y “Columnas de becarios”, para compartir con la comunidad las líneas de investigación que comienzan a explorar los jóvenes talentos, el semillero de la UNQ.
De este modo, los especialistas cuentan todos los detalles sobre la actualidad de áreas del conocimiento bien diversas como salud y nanomedicina, ingeniería, biología molecular, comunicación y periodismo, economía, sociología, antropología e historia, entre otras. Diferentes aportes se cruzan en un material original que recopila y recupera la multiplicidad de perspectivas y puntos de vista que hay en nuestra institución.
Sin embargo, debemos ser justos y señalar que el libro no agota la totalidad de líneas de trabajo existentes en la UNQ. Esto recién comienza, ya que apenas hemos conversado con una parte muy pequeña –aunque, por supuesto, nada desdeñable– de los recursos humanos que afortunadamente la componen. Quedan invitados a observar, disfrutar y criticar el libro porque: ¡si el conocimiento no se comparte, tanto esfuerzo no sirve de nada!