México: AMLO respalda emergencia por desaparecidos y lanza una Guardia Nacional

AMLO respalda declaratoria de emergencia por desaparecidos en Veracruz

En el vuelo comercial 657 de Aeromar llegó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al aeropuerto Heriberto Jara Corona, de Veracruz, en la primera visita a un estado como ejecutivo en funciones.

Tras su arribo, López Obrador reconoció que en Veracruz ganó con “más de 2 millones de votos y yo voy a saber corresponder a mis paisanos veracruzanos, van a cambiar las cosas en Veracruz”, por lo que refrendó su compromiso con el estado, en el que este 1 de diciembre también tomó posesión como gobernador Cuitláhuac García Jiménez, de Morena.

Andrés Manuel, quien por ser hijo de un veracruzano siempre ha manifestado ser “veracruzano” a pesar de haber nacido en Tabasco, viajó por carretera desde Veracruz hasta Xalapa en donde poco después de las 6 de la tarde presidió un evento público en la plaza Lerdo, frente al Palacio de Gobierno de la capital.

El Presidente saludó a los xalapeños con un “paisanas, paisanos” y de nuevo agradeció por el apoyo y respaldo en los pasados comicios electorales, además de reiterar que no se trata sólo de un cambio de Gobierno, sino “un cambio de régimen político”.

Entre los puntos que destacó en su discurso fue la venta de los aviones y helicópteros que utilizaban los anteriores funcionarios, entre ellos el avión presidencial.

“Ahora admirados porque pensaban que era nada más un asunto de campaña cuando decía que iba yo a viajar en aviones de línea comercial y hoy que nos trasladamos para estar con ustedes lo hicimos así, porque todavía estaban con la idea de que a lo mejor cambiaba de parecer como si no tuviese convicciones y sobre todo sino quedara clara son perseverante, soy terco, se van a vender todos los aviones y helicópteros que utilizaban los políticos corruptos”, declaró.

A nivel estatal, habló del programa “Bienestar” que representaría la evolución de “Prospera”, por lo que se hará un censo “casa por casa” con el mantenimiento del padrón así como el aumento de las pensiones para los adultos mayores.

En el programa de estímulo a jóvenes para capacitarse en un oficio, Andrés Manuel estimó que se alcanzará a más de 160 mil veracruzanos, además de 28 mil becas universitarias y la creación de 9 universidades en el estado. También habló de la creación de 55 mil empleos permanentes a través de la siembra de 150 mil hectáreas de árboles frutales y maderables “para que no tengan nuestros paisanos que emigrar”.

En el tema de la salud, el Presidente dio a conocer el Programa de Atención Médica y Medicamentos Gratuitos y solucionar el problema que existe en el basurero a cielo abierto de “Las Matas” entre Minatitlán y Coatzacoalcos.

A nivel de infraestructura se comprometió a llevar interne gratuito por medio de la red de la CFE, crear la ruta ferrocarrilera transístmica Salina Cruz-Coatzacoalcos, modernizar la Refinería “Lázaro Cárdenas del Río” de Minatitlán.

Como lo había anunciado Andrés Manuel López Obrador en su toma de protesta, se creó en Veracruz la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en 18 regiones cuyas sedes serán: Pánuco, Tantoyuca, Tuxpan, Poza Rica, Papantla, Martínez de la Torre, Xalapa, Coatepec, Veracruz, Córdoba, Orizaba, Huatusco, Zongolica, San Andrés Tuxtla, Cosamaloapan, Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos.

Las reuniones serán diarias e integrarán a los coordinadores de las distintas corporaciones de seguridad, de las Fuerzas Federales y de la Fiscalía General del Estado.

Pero el punto culminante de la visita del nuevo presidente fue cuando el gobernador Cuitláhuac García le entregó la Declaratoria del Programa Emergente por Crisis de Violaciones Graves de Derechos Humanos, especialmente por el alto número de personas desaparecidas en el estado.

En su toma de protesta como gobernador, Cuitláhuac García se refirió a esta situación que, de acuerdo con colectivos como El Solecito, ha escalado a más de 10 mil desaparecidos en la última década. Por eso se realizó la transformación de la Dirección General de Desarrollo Político a la Dirección General de Cultura de Paz y Derechos Humanos, cuya titular será la académica Mayra Ledesma Arronte.

“Claro que vamos apoyar a Cuitláhuac con esta declaratoria de programa de emergencia para encontrar a los desaparecidos; los vamos a encontrar”, sentenció Andrés Manuel ante las autoridades veracruzanas y una plaza repleta de miles de personas.

Aristegui Noticias


Secretarios de Defensa y Marina prometen respeto a los derechos humanos, ante plan de AMLO de crear Guardia Nacional

Los secretarios de Defensa Nacional y Marina designados por el presidente Andrés Manuel López Obrador hicieron este domingo el compromiso de que sus elementos respetarán los derechos humanos al integrarse a la Guardia Nacional, corporación que propone el nuevo mandatario federal y que requiere una reforma constitucional para activarse.

En la Ceremonia de Salutación de las Fuerzas Armadas en el Campo Marte, el secretario de Defensa, Luis Crescencio Sandoval, dijo que cumplirá con las instrucciones de López Obrador y “la premisa de respetar en todo momento” los derechos humanos y los protocolos sobre el uso de la fuerza.

“Tenemos la obligación de atender además de la defensa de la nación y la seguridad interior la importante estrategia que en materia de seguridad pública” plantea el nuevo presidente, mencionó Crescencio Sandoval.

“Estamos seguros que la creación de la Guardia Nacional jugará un papel preponderante”, agregó el jefe militar sobre la corporación que es rechazada por colectivos, la CNDH e incluso organismos internacionales, que están en contra de la militarización de las tareas de seguridad pública.

El secretario de Marina, Rafael Ojeda, coincidió en mencionar que los elementos a su cargo estarán a la altura de las responsabilidades que les encomiende López Obrador.

“Manifiesto que ningún elemento de esta Secretaría está obligado a obedecer una orden que pueda constituirse en un delito o una violación a los derechos humanos”, dijo el funcionario.

“Nadie por encima de la ley”, agregó.

López Obrador, en su oportunidad, insistió en pedirle al Ejército y la Marina su apoyo para la Guardia Nacional, aunque reconoció que en el pasado esas instituciones ya sufrieron un desgaste, participando en tareas de seguridad pública y combate al crimen organizado.

“A pesar de que los últimos tiempos ha sido usado (el Ejército) para tareas ingratas, que le han producido ciertos desgastes, a pesar de todo eso, son las instituciones con más apoyo popular”, dijo el nuevo presidente.

“Estoy seguro que se va a reforzar la formación en todo lo que tiene que ver con el respeto a los derechos humanos, y se va también a reforzar la formación para cumplir con los protocolos en el uso de la fuerza”, agregó sobre la incorporación de las Fuerzas Armadas a la Guardia Nacional.

El mandatario mencionó que tiene confianza al Ejército y a la Marina porque han sido instituciones responsables, y “no se han mezclado, inmiscuido en negocios que se hacen a la sombra del poder”.

Los generales, los almirantes, dijo López Obrador, “no forman parte de la oligarquía, como suele pasar en otros países”.

El pueblo de México, continuó el presidente, “necesita de sus fuerzas armadas” para atender el grave problema de la inseguridad y la violencia, aunque además del aspecto policial y militar, buscará resolverse el problema con programas sociales.

“No nos va a costar mucho trabajo garantizar la paz, la tranquilidad, porque se va a atender el pueblo”, porque se va a rescatar el campo, se dará apoyo a ejidatarios y comuneros, de sur a norte, con proyectos de desarrollo, agregó.

Animal Político


El nuevo gobierno, con alta presencia empresarial

Para el arranque de su gobierno, Andrés Manuel López Obrador reunió en su gabinete, su equipo de colaboradores y en consejos de carácter honorario a algunos de los magnates más poderosos de México.

El nuevo presidente, que prometió separar el poder político del poder económico, arranca su administración con una cuarta parte de su gabinete legal de origen empresarial, o bien con excolaboradores de alto nivel o familiares de los accionistas mayoritarios en corporativos influyentes del país, beneficiarios del contratismo, las concesiones y las privatizaciones que criticó a lo largo de su trayectoria política.

Ni siquiera los gobiernos del periodo que López Obrador ha identificado como “neoliberales” incorporaron abiertamente a los magnates en sus gabinetes ni formalizaron consejos de asesores.

Designado jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo Garza es una de esas figuras históricamente cercanas al poder, al menos desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. En los noventa llegó a figurar en la lista de los multimillonarios internacionales de la revista Forbes y, aunque su fortuna estimada menguó hasta sacarlo de la exclusiva publicación, mantiene una importante presencia como accionista mayoritario de la casa de bolsa más grande del país, Vector, además de inversiones importantes en agronegocios y educación privada, entre otros.

Alfonso Romo –descendiente de la dinastía Madero– es esposo de Maca Garza Lagüera, del clan Garza Sada, y por lo tanto, primo político de Eva Gonda de Rivera, quien según Forbes ocupa la cuarta posición entre los más ricos de México. Antes Romo fue un activo impulsor de la candidatura de Vicente Fox, como desde 2012 lo ha sido de López Obrador, quien le encargó el diseño de su Proyecto 18, la plataforma de propuestas que enarboló en la campaña y fue responsable de una parte de la operación para superar las diferencias que surgieron con la cúpula empresarial del país.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jimenez Espriú, está casado con una accionista de Grupo Idesa –emporio de la construcción y la energía socio de Odebrecht, el gigante brasileño construido con base en corrupción trasnacional– en la planta Etileno XXI.

El propio Jimenez Espriú admitió ser parte del consejo de administración de Idesa durante la campaña electoral, pero negó tener relación con el escándalo de corrupción.

Asimismo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, tras jubilarse como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se desempeñó como consejera de administración del Grupo Financiero Banorte, presidido por Carlos Hank González, nieto por vía paterna del extinto político mexiquense homónimo y por vía materna del ya fallecido Roberto González Barrera. Actualmente se le considera el número 11 entre los millonarios mexicanos y forma parte del consejo asesor empresarial recién designado por López Obrador.

De los 18 mexicanos más ricos que enlista Forbes en su edición de este año, destaca como cada año Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Azteca, que se ha expandido en negocios mobiliarios, banca, educación privada y minas, entre otros.

Salinas Pliego aparece como el quinto más rico del país y tuvo como alto ejecutivo de su Fundación Azteca a Esteban Moctezuma Barragán, el secretario de Educación.

Finalmente, en el gabinete está Miguel Torruco Márquez, el secretario de Turismo, consuegro del hombre más rico de México, Carlos Slim Helú, pero también de Rómulo O’Farril.

Este es un fragmento del reportaje, que se publica en la edición 2196 de la revista Proceso, que ya está en circulación.

Proceso


Peña Nieto afirma que se retira de la política

Tras su salida en San Lázaro, donde Andrés Manuel López Obrador tomó protesta como presidente de México, Enrique Peña Nieto dijo en una breve entrevista a medios de comunicación que se retira del mundo de la política.

El ahora, expresidente estará en su casa en la Avenida de Las Palmas, en las Lomas de Chapultepec, donde se dedicará al sector privado, sin precisar en qué. Además dejó claro que tendrá más tiempo para pensar y “reinventarse”.

Desde el día de ayer, Peña Nieto ya no cuenta con escoltas del gobierno federal, y de acuerdo con el nuevo gobierno de Andrés Manuel, tampoco contará con pensión de expresidente. Enrique Peña Nieto inició su gobierno como gobernador de México un 1° de diciembre del 2012 en medio de protestas por inconformidades.

Radio Fórmula


AMLO negocia con Cuba acuerdo para recibir a médicos que dejan Brasil

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ultima los detalles de un acuerdo con Cuba para recibir por lo menos a 3000 médicos procedentes de las misiones médicas destinadas en Brasil. Las negociaciones entre el gobierno del mandatario mexicano y el régimen cubano comenzaron en septiembre.

Lázaro Cárdenas Batel, el nuevo coordinador de asesores de la presidencia mexicana, ha sido el vínculo entre representantes del régimen cubano que preside Miguel Díaz-Canel y colaboradores de los gobiernos de Luiz Inácio Lula Da Silva y Dilma Rousseff. El objetivo: una adaptación mexicana de Mais Medicos, un programa que involucró a cerca de 15 000 especialistas cubanos destinados en 1 600 municipios situados en algunas de las zonas de mas difícil acceso en Brasil.

Por ahora, los médicos cubanos han recibido el anuncio de que los traslados entre Brasil y Cuba habían sido interrumpidos porque, de acuerdo con la jefatura de las misiones, “no había aerolíneas disponibles”. El documento menciona que esperan que los traslados se reanuden entre “el 3 y 4 de diciembre”, pocos días después de la toma de protesta de López Obrador en México.

Cárdenas Batel ha sido una pieza clave para la gestión entre el régimen cubano y el Partido de los Trabajadores que selló el acuerdo entre Cuba y Brasil. Es el heredero de una dinastía profundamente identificada con las causas izquierdistas en México. Tanto él como su padre, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, mantienen una sólida amistad con miembros del PT.

La relación entre los Cárdenas, el régimen castrista y otros gobiernos identificados como “izquierdistas” en América Latina es sólida. Cuauhtémoc Cárdenas, que conoció a Fidel Castro en 1959, mantuvo con el fallecido dictador una relación que definió como “no estrecha pero sí de afecto” y calificó su muerte como “una pérdida para el mundo”.

Cárdenas, de 84 años, mantiene también una amistad con Lula. Lo visitó en la cárcel hace solo tres meses y ha dicho varias veces en público que el expresidente brasileño es víctima de una “injusticia”. Lula está en la cárcel acusado de corrupción como parte de la Operação Lava Jato, un multimillonario esquema de lavado de dinero con causas abiertas en varios países latinoamericanos.

Lula y el excanciller brasileño Celso Amorim visitaron Michoacán, el estado mexicano que es la cuna de la familia Cárdenas, en 2003. Quince años después, la cercanía continúa dando frutos. Ha sido precisamente Amorim quien ha mantenido conversaciones con Lázaro Cárdenas Batel, el coordinador de asesores de presidencia de López Obrador, quien ha servido de vínculo para las conversaciones entre Brasil, Cuba y México.

“Nadie mejor que Lázaro Cárdenas Batel para hacer la gestión necesaria entre los tres países, considera una fuente involucrada en las negociaciones. Cárdenas Batel también mantiene una cercana relación con Cuba. El menor de los Cárdenas y coordinador de asesores de AMLO mantiene fuertes vínculos con La Habana, que salieron a relucir cuando fue elegido gobernador de Michoacán en 2002.

Los inicios de una “amistad”

“Estudié en el Instituto Superior de Arte en La Habana, mi esposa es cubana y, evidentemente, yo tengo una relación entrañable y cercana con ese país y con muchas personas en ese país. mi relación con Cuba no es la relación del gobierno de Michoacán o de cualquier autoridad de Michoacán con Cuba”, explicó hace 14 años quien ahora es uno de los más cercanos colaboradores de la presidencia de AMLO.

Los datos le contradicen. Más de 400 funcionarios cubanos fungieron como asesores del gobierno michoacano durante su gestión, medio centenar de profesores cubanos ocuparon plazas en la secretaría de educación michoacana para un programa de alfabetización implementado solo para ese fin y gestionó que otros tantos fueran recibidos en programas similares en Oaxaca, Veracruz y Tabasco. “Programas hechos a la medida del gobierno cubano”, asegura uno de los colaboradores del gobierno michoacano de Cárdenas Batel. Los cubanos ocuparon puestos en salud, educación y arte pese a las críticas, todos bajo el manto del heredero de la dinastía Cárdenas. “Estas colaboraciones hasta ahora habían sido en estados mexicanos, pero nunca habían sido considerados como una política federal”.

Pero la coyuntura producida en solo tres meses y los escenarios políticos en México y Brasil han propiciado que las habilidades diplomáticas de Cárdenas Batel salgan al rescate de Mais Medicos, un programa que el régimen cubano mantiene en más de 60 países, pero pocos tan importantes como Venezuela y, hasta hace unos días, Brasil.

Un acuerdo sin precedentes entre México y Cuba

Pese a que el régimen castrista ha conseguido acuerdos con México en algunas regiones, ninguno tiene un alcance nacional. La versión mexicana de Mais Medicos, de concretarse, no tiene precedentes en la relación entre Cuba y México.

La esposa de Cárdenas Batel, Mayra Coffigny, ha sido “un factor medular” para fortalecer los vínculos entre el régimen castrista y las administraciones públicas a cargo de su esposo. Coffigny nunca ha ocultado su simpatía y admiración por Fidel Castro. Los médicos cubanos que participan en las misiones médicas reciben una cuarta parte de su salario, el resto lo recibe el régimen castrista.

López Obrador ha dicho que el esquema actual mexicano de salud pública en México es “insuficiente” y ha prometido que bajo su gobierno, los mexicanos tendrán acceso a un sistema similar al de “Canadá, Dinamarca, Inglaterra y países nórdicos”.

El camino hacia un sistema de salud como los ejemplos que cita el nuevo presidente mexicano se antoja difícil. Como respuesta, varios colaboradores de López Obrador han insistido una y otra vez, en público, en privado, en redes sociales y frente a micrófonos que el gobierno de AMLO resolverá la falta de médicos en las zonas más desatendidas del país pero hasta ahora nadie había explicado cómo lo haría.

La primera solución, por ahora, apunta a La Habana.

AMLO negocia con Cuba acuerdo para recibir a médicos que dejan Brasil


VOLVER