Nica Act: el Congreso de EEUU aprueba ley de sanciones contra Nicaragua

Congreso de EEUU aprueba proyecto de ley de sanciones contra gobierno de Nicaragua

El proyecto de Ley H.R. 1918, Ley de Inversión y Condicionalidad de Nicaragua (Nicaraguan Investment and Conditionality Act, NICA, por sus siglas en inglés), ha sido aprobado por unanimidad en el Congreso de los Estados Unidos, y se encuentra en la oficina del presidente Donald Trump, para que este la firme y se convierta en ley.

“Gracias a mis colegas en la Cámara por pasar una vez más mi Nica Act… El régimen (de Nicaragua) deberá rendir cuentas. Ahora el proyecto espera la firma del Presidente”, expresó en su cuenta de twitter la ex congresista por el estado de La Florida Ileana Ros-Lehtinen.

Según la ex congresista, el proyecto de ley busca condicionar la aprobación de los Estados Unidos para préstamos al Gobierno de Nicaragua por parte de instituciones financieras internacionales.

El pasado 27 de noviembre, el Senado de los Estados Unidos aprobó también por unanimidad el proyecto de ley NICA, que ahora el presidente Donald Trump tiene diez días para firmarlo.

El proyecto de ley es una fusión entre la Nica Act propuesta por la excongresista Ileana Ros-Lehtinen con otra presentada por el senador Bob Menéndez, que se aprobó por unanimidad en el Senado estadounidense.

“Estoy especialmente agradecida a Bob, Ted, Marco, Patrick, Eliot y Albio que se unieron conmigo en este esfuerzo desde el principio, ya que fuimos testigos del aumento de la corrupción y la represión” en Nicaragua, consideró Ros-Lehtinen.

La excongresista agregó que el gobierno de Daniel Ortega “ha seguido reprimiendo la libertad de expresión y las manifestaciones pacíficas”, mientras “Estados Unidos ha respondido al llamado del pueblo nicaragüense y continuará haciéndolo en apoyo de las necesarias reformas electorales y de derechos humanos”, expresó Ros-Lehtinen a través de una nota de prensa.

Esta iniciativa “busca imponer sanciones adicionales a funcionarios de gobierno de Nicaragua”, dijo la excongresista.

El pasado 27 de noviembre, Trump emitió un decreto con el cual cataloga al Gobierno de Nicaragua como una amenaza para la seguridad de Estados Unidos.

Ese mismo día, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, emitió una sanción contra la vicepresidenta Rosario Murillo y el asesor presidencial Nestor Moncada Lau.

Los argumentos de los senadores

El senador demócrata Bob Menéndez expresó que la aprobación de este proyecto de ley demuestra que “el Congreso de los Estados Unidos no se mantendrá al margen mientras el régimen de (Daniel) Ortega continúa su campaña dictatorial de asesinatos extrajudiciales y represión contra el pueblo de Nicaragua”.

“Esta legislación bipartidista responsabilizará a Ortega, Murillo y sus cómplices por sus abusos generalizados contra los derechos humanos y por el saqueo de las arcas estatales para su propio beneficio. Este proyecto de ley también garantiza que las sanciones de los Estados Unidos afectarán al régimen de Ortega sin afectar al pueblo nicaragüense, y ofrece un apoyo muy necesario para una solución negociada para esta crisis “, consideró Menéndez.

Por su parte el senador republicano Ted Cruz argumentó sentirse orgulloso de haber trabajado junto a la excogresista Ros-Lehtinen y sus otros colegas de la Cámara de Representantes y el Senado para buscar una “reforma democrática significativa y combatir los abusos de los derechos humanos en Nicaragua”.

“Durante años luchamos duramente por esta legislación significativa, y el voto de hoy en apoyo envía un fuerte mensaje al régimen de Ortega de que Estados Unidos no permitirá que los regímenes que cometen tales atrocidades y socavan el estado de derecho se beneficien del financiamiento internacional”.

El senador republicano Marco Rubio por su parte expresó que hoy “es un día importante para la comunidad nicaragüense, el Congreso hoy aprobó de manera abrumadora la Ley NICA después de muchos meses de arduo trabajo entre bastidores”.

“Estamos a un paso más cerca de expandir las sanciones y otras presiones contra el régimen opresivo de Ortega y enviar un mensaje claro de que Estados Unidos no tolerará las violaciones de derechos humanos en curso. “Agradezco a la congresista Ileana Ros-Lehtinen, quien encabezó estos esfuerzos, por su incansable labor en apoyo de la democracia en el hemisferio occidental”, manifestó Rubio.

El Nuevo Diario


Bancos de EE. UU. se retiran de Nicaragua

Hace una semana, el Wells Fargo Bank informó a los cuatro bancos con que mantiene relaciones en Nicaragua –BAC, Banpro, Lafise y Ficohsa—que en el plazo de un mes se retiraría del país y por lo tanto no podría seguirles brindado el servicio de corresponsalía, reveló a Confidencial una fuente financiera internacional.

La fuente atribuyó esta decisión a uno de los cuatro grandes bancos norteamericanos –los otros son tres son Bank of America, Citi Bank y JP Morgan Chase– al incremento del “riesgo país” de Nicaragua, agravado por la confrontación entre el régimen de Ortega y el Gobierno norteamericano, y las sanciones impuestas por la administración Trump y el Congreso de ese país.

Otro de los cuatro grandes, el Bank of America, hace tres semanas habría informado a Lafise el cierre de sus cuentas en ese banco en un plazo de treinta días, según la fuente internacional.

Un tercer banco en Estados Unidos, el BAC Florida, estaría en proceso de cerrar operaciones, sin embargo, una fuente vinculada al Grupo Pellas –propietario del banco– aseguró que este sigue operando de forma normal, y su eventual afectado en Nicaragua, el Banco de Finanzas, no ha recibido ninguna notificación de su banco corresponsal en Estados Unidos.

La corresponsalía es un servicio que le presta un banco a otro para poder hacer transacciones internacionales. Su suspensión, implica el riesgo de que los bancos se queden aislados, sin poder brindar el servicio de hacer transferencias internacionales

Dado el tamaño y la diversificación de la economía estadounidense, los bancos alrededor del mundo requieren contar con un banco corresponsal en ese país para poder servir mejor a sus propios clientes.

La decisión de los bancos estadounidenses sería una forma de prevenir las sanciones que contempla la Nica Act, en contra de aquellos bancos que tengan relaciones con las personas sancionadas por Estados Unidos, en especial después que el presidente de ese país, Donald Trump, sancionara a la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, y a Néstor Moncada Lau, uno de sus principales operadores políticos.

Si bien trabajar con los bancos nicas implica renunciar a determinados ingresos, un economista con experiencia en banca internacional dijo a Confidencial que la razón por la que no quieran seguir trabajando con la banca nica es porque el volumen de negocios es demasiado pequeño, y el riesgo país demasiado alto como para asumirlo.

Bancos siempre tienen opciones

Gerentes de cuatro entidades bancarias nacionales contactados por Confidencial dijeron no saber nada sobre el tema, a la vez que se mostraban escépticos sobre la veracidad del mismo, porque en ese caso, ellos deberían estar enterados.

Una de las fuentes dijo saber que al cierre de la 52 Asamblea de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), celebrada en República Dominicana en noviembre, los banqueros presentes en la cita comentaban sobre el inminente cierre de corresponsalías o líneas de crédito con sus aliados en Nicaragua.

Otro banquero consideró lógico que sus colegas estadounidenses pudieran estar siendo precavidos en exceso, pero recordó que aunque aprueben la “Nica Act” aún faltaría que se aprueben medidas concretas.

“La ‘Magnitsky Nica’ crea un marco legal, igual que el decreto que usó el presidente [de Estados Unidos, Donald] Trump para aplicar sanciones y medidas, pero esas sanciones todavía no se han implementado”, reflexionó.

Los banqueros dijeron que aun si los bancos internacionales indicaran que dejarían de trabajar con sus aliados nicaragüenses, eso no significaría un problema insalvable para por los bancos que tienen presencia en Estados Unidos.

Una fuente dijo que el BAC Florida, que ofrece ese servicio a su ‘banco hermano’ (Avanz), también se lo ofrece al BDF, que estaría así libre de ese problema.

En el caso de Ficohsa, CONFIDENCIAL llamó a dos ejecutivos de esa entidad, pero no fue posible obtener respuestas de ellos.

Aun si los bancos nicas se quedaran sin corresponsalía alguna en Estados Unidos, siempre podrían seguir ofreciendo servicios a sus clientes, solo que a través de terceros.

En este caso, lo que podría suceder es que las transferencias se volvieran más caras por el costo de conversión de moneda, además de la comisión que cobraría un hipotético nuevo banco corresponsal (en Suramérica, por ejemplo), el que a su vez haría la transacción con su propio banco corresponsal en Estados Unidos. Ese mayor costo –y tiempo de transacción- lo cubre el cliente, desde luego.

Caen ratings de confianza

El economista Néstor Avendaño, presidente de Consultores para el Desarrollo Empresarial (Copades), dijo saber que lo que están cesando no son las corresponsalías, sino la concesión de cartas de crédito. Un banco tendría que verse involucrado en una ilegalidad seria para que le cerraran las corresponsalías, y tampoco las cerrarían ni siquiera por un mayor riesgo país, en cuyo caso simplemente elevarían las tasas de interés.

“Lo que hay es una reacción de los bancos extranjeros que le están diciendo a las empresas nicaragüenses que no les van a seguir aceptando las cartas de crédito emitidas por los bancos nicas, para evitarse las sanciones de Estados Unidos contempladas en la Magnitsky nica”, dijo el experto.

“Esa ley eleva el riesgo país y obstaculiza el acceso del sector privado al financiamiento externo, pero no debería interpretarse como eliminación de corresponsalía, porque si se le quita a un banco radicado en el país, equivale a sacarlo del negocio financiero internacional”, determinó, a la vez que cuestionaba la lógica de renunciar a trabajar con un banco (nicaragüense) que está sólido y tiene suficiente liquidez.

“El temor responde más a una precaución de bancos estadounidenses para que no los sancione su Gobierno, si les llegan a demostrar que están transfiriendo recursos de personas que están en una lista, pero eso está descartado porque por reputación empresarial, cualquier banco nica cancelará las cuentas de cualquier persona natural o jurídica que esté en una lista de acusados por corrupción o violación de los derechos humanos”, concluyó.

Confidencial


Daniel: Debemos valorar más que nunca la fuerza de la paz

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, destacó este martes la importancia de la paz para el pueblo nicaragüense después de tanta guerra, terror y crimen en el pasado, durante el acto de graduación de 56 cadetes del Ejército de Nicaragua, encabezado también por la Vice Presidenta, Compañera Rosario Murillo.

Los nicaragüenses debemos valorar hoy más que nunca, la fuerza de la paz. Tras décadas de terror y lucha, del año 1990 hasta abril de 2018, hemos tenido tiempos de paz. Por eso hoy estamos más convencidos que nunca de la importancia de la paz para poder retomar el camino que tenía Nicaragua, de bienestar social, refirió.

Por eso es tan fundamental defender la paz. Cuando hay inestabilidad y violencia en cualquier país del mundo, por muy poderoso que sea, se afecta la seguridad de las personas. La paz ha significado para Nicaragua la oportunidad por primera vez, de tener seguridad, estabilidad y con ello, combatir la pobreza y la extrema pobreza. Ir logrando crecimiento en la economía nacional, desarrollar programas sociales hasta el milagro que dentro de poco inauguramos la carretera para unir la zona del Caribe Sur con el Pacífico, manifestó.

Ustedes queridos oficiales que se han graduado esta noche del 11 de diciembre de 2018, son soldados de la paz. De un ejército que es la paz, pero que tiene la fortaleza, la firmeza, la preparación, que combate el narcotráfico y el crimen organizado, que es un combate por la paz.

Asimismo, resaltó que la promoción haya sido honrada con el nombre del compañero eterno Julio Ramos. Queridos hermanos jóvenes que se han incorporado a nuestro Ejército como oficiales, hoy honran a Julio Ramos al darle este nombre a la promoción. Honor a quien honor merece.

Recordó los sucesos acaecidos en Francia, cuando un hombre abrió fuego en las inmediaciones de un mercado navideño. Hace pocas horas, en Francia, entrada la noche, un tipo empezó a disparar, mató a dos personas, hirió a seis, y el gobierno tuvo que llamar a la población de Estrasburgo para que no se movieran de los lugares donde estaban. Se paraliza la sociedad cuando hay terror, terrorismo, violencia, guerra.

Cuánto se ha logrado avanzar en Nicaragua en tiempos de paz, y con un Ejército trabajando para la paz y, a la vez, garantizando la defensa del territorio, de la soberanía y de la autodeterminación. Una batalla contra el narcotráfico, contra el crimen organizado, un flagelo que tanto daño hace a pueblo hermanos, expuso el Comandante Daniel.

Cuánto dolor y muerte todos los días provocados por este flagelo. Ahí está el valor de la paz. Se ha defendido la integridad del país, con inteligencia y firmeza. Siempre hemos tomado el camino del derecho para defensor nuestro territorio, en la Corte Internacional de Justicia y luego respetando lo que manda la Corte. Esto le ha dado a Nicaragua una gran seguridad y una gran fortaleza, más allá de la mala voluntad que puedan tenernos algunos que quisieran que no se respetaran los fallos de la Corte Internacional de Justicia, expuso.

De igual manera, recordó momentos tristes de época de la dominación yanqui. Una patria sin soberanía, sin autodeterminación, sin independencia, sometida a la dominación del imperio yanqui. Y a los presidentes yanquis les hablaban de las barbaridades que cometían los efectivos de Somoza, esos oficiales que eran entrenados en Panamá, para torturar y matar.

Rememoró que en una ocasión, un mandatario de Estados Unidos expresó sobre el propio Somoza y sus incontables crímenes. Es un hijo de perra, pero es nuestro hijo de perra.

Los yanquis que compitieron por la abomba atómica y luego las lanzaron en Hiroshima y Nagasaki. Un acto brutal de terrorismo, que sigue teniendo la condena de los pueblos ciudadanos dignos del planeta. Ese es el imperio que se instaló aquí finalmente en Nicaragua, después de múltiples intervenciones que todos conocemos. Se instaló y logró sostenerse durante 45 años.

Cuánto dolor, torturas, desapariciones. Incontables muertes y daños. Finalmente se dio la liberación el 19 de julio de 1979, con las columnas victoriosas del pueblo.

El Presidente Comandante Daniel Ortega, además, rememoró las atrocidades cometidas durante las guerras mundiales. En este año 2018, se conmemoró el centenario de la primera Guerra Mundial. ¿Qué se logró con esa guerra? Destrucción y muerte, solo por intereses egoístas. ¿Qué dejó la Segunda Guerra Mundial? Tragedia, dolor, muerte, después del engendro que significó Hitler, que llegó al gobierno en Alemania, con el apoyo de grandes empresas y luego vino el terror, el expansionismo, la persecución, el racismo, el asesinato masivo de millones de judíos y en medio de esa violencia que sacudía en particular a los pueblos europeos, Estados Unidos participó para enfrentar a Hitler, pero se aprovechó de esa guerra para lanzar las bombas en Hiroshima y Nagasaki.

Las guerras dejan dolor en los pueblos, que sufren la violencia, y afectan la economía y los programas sociales, por la destrucción que se va multiplicando. Dicen en la sabiduría asiática, que la mejor batalla que se puede ganar es aquella en la que no se dispara un tiro. De qué sirven poderosos ejércitos, como el que existía aquí hasta el año 1979, bien armado para la época y bien entrenado, si lo que lo imponían al pueblo era dolor y sufrimiento, relató.

El Presidente Daniel Ortega, junto al Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés, entregó reconocimientos a los tres primeros expedientes y al graduando distinguido proveniente del Ejército de la República de Guatemala.

También participaron en el acto el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua, Mayor General Bayardo Ramón Rodríguez Ruiz; el Inspector General, Mayor General Marvin Elías Corrales Rodríguez; la Ministra de Defensa Martha, Elena Ruiz Sevilla; el Director General de la Policía Nacional, Primer Comisionado Francisco Díaz; entre otros invitados.

La Voz del Sandinismo


VOLVER