Uruguay: digitalizarán el archivo escrito, sonoro y audiovisual de Alfredo Zitarrosa

Archivo Zitarrosa

Convenio interinstitucional entre el MEC, la Intendencia de Montevideo y el Archivo General de la UDELAR para digitalizar el acervo sonoro y audiovisual del músico

En la sala Alba Roballo del noveno piso del MEC, la ministra María Julia Muñoz, el rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez y el secretario general de la intendencia, Fernando Nopsich, firmaron el convenio por el cual el ministerio transfiere tres millones de pesos al Archivo General de la Universidad de la República.

El financiamiento ministerial es con la finalidad de procesar digitalmente los documentos sonoros y audiovisuales para su posterior ordenamiento y descripción, acumulados en cajas que el músico atesoró, material que en parte está en mal estado y que fue entregado por su viuda y sus hijos a la intendencia a fines de 2014, quedando bajo custodia compartida del Centro de Investigación, Documentación y Difusión de las Artes Escénicas del teatro Solís.

La colección acumula cintas magnéticas de carrete abierto (insospechada rareza  para las generaciones más jóvenes), casetes, recortes de prensa, videos, ensayos, cartas, fotografías y hasta el detalle (que el tiempo vuelve peculiarmente pintoresco) de un tucán embalsamado, garabatos, servilletas con bosquejos de canciones, películas en super 8, VHS, miniDv, U-matic y una biblioteca de extraña heterogeneidad temática, con múltiples ejemplares anotados en los márgenes (otra práctica corriente de épocas pretéritas).

Adagio a mi país

Como nadie, el autor de Guitarra Negra es la viva encarnación del paisaje sonoro de la identidad local tanto como de la entrañable condición uruguaya (no la uruguayez), realidad incontrastable para quienes tienen unas décadas encima y se les encogió el corazón con la reflexiva nostalgia del desamor, “qué pena/que no me duela/ tu nombre ahora” o se emocionaron en la dictadura con el registro barítono, casi bajo y el leve temblor característico de su voz deletreando “en mi país/qué tristeza/la pobreza/ y el dolor” para no hablar del más agudo, irónico y festivo de Doña Soledad a la que advierte “póngase un poco a pensar/qué es lo que quieren decir/ con eso de la libertad”.

Moriana Zitarrosa, hija de Alfredo, testimonió como un “día de celebración y alegría” la ocasión, trasmitiendo la emoción que embargaba a su madre, a su hermana y a ella, por el “compromiso de trabajo de las instituciones para lo que tantos años mantuvimos en celosa custodia”. En tal sentido agradeció el aporte del MEC, haciendo referencia a María Julia Muñoz “quien ha sido super receptiva”, a la Universidad de la República a través del rector Markarian, al intendente Martinez, a Nospich, a Daniela Bouret, directora del Teatro Solís, así como a “Isabel Wschebor, quien trabajó incansablemente para que esto se concretara”.

El rector de la Universidad de la República recordó que ha sido una semana “de grandes alegrías en materia cultural” para la institución,  dado que se realizó la entrega del doctorado Honoris Causa a Estela Medina, la firma de un convenio con el Instituto Confucio de China y la conmemoración de los cien años del Pepe D´Elía.

Explicó igualmente que la digitación de este archivo “no es un trabajo fácil, dado que el material está guardado en medios muy diferentes y así como cambian los tiempos tecnológicos cambia nuestra manera de pensar”, bromeando con el hecho de que una vez que procedamos “a pasar todo a un formato más moderno, dentro de veinte años tendremos que pasarlo a otro medio que lo va a superar”.

La memoria histórica de los pueblos

El intendente Daniel Martinez hizo referencia a la “importancia de la memoria histórica de los pueblos”, recordando un episodio en época de la dictadura donde un compañero de militancia insistía “en armar como sea, aún en secreto, una representación de la memoria histórica de la resistencia”. También hizo hincapié sobre la forma en que Alfredo Zitarrosa “se convirtió en la expresión de una forma de ser uruguayo, una sensibilidad”, manifestando que estaba “orgulloso” por participar en esta instancia.

Finalmente la ministra María Julia Muñoz calificó como “un placer” integrar la mesa, así como contar con la presencia de la familia de Alfredo y tener la posibilidad de “darle al país lo que se merece en cuanto a preservar su memoria”, recogió el guante del rector para comprometer el apoyo del MEC “para las próximas necesidades que tenga el archivo en veinte años, disponiendo por entonces de tres millones de dólares” entre las risas de los asistentes.

“Siempre digo que la directora Alicia Casas al frente del Archivo reúne las dos cualidades, la sabiduría y el talento”, Uruguay tiene una ley de Archivos, precisó, explicando la tarea que se ha propuesto el ministerio en el sentido de acopiar “una sociología de la música uruguaya entre el Centro de Documentación Lauro Ayestarán que dirige Coriún Aharonian y lo que ahora se incorpora con el Archivo Zitarrosa”.

Reconoció sin embargo la existencia de “un hiato entre autores”, dado que “no hubo conservación durante la dictadura”, pero estamos en camino de hacer lo posible por subsanar las carencias.

MEC