Canciller nicaragüense acusa a Almagro de continuar con el intento de golpe de Estado

El canciller de la República, Denis Moncada, señaló en entrevista al periodista Don Debar de la Radio Pública Comunitaria de Nueva York, que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pretende continuar con el intento de Golpe de Estado, en este caso proyectándolo en el ámbito internacional y en la OEA.

Moncada denunció ante el comunicador los planes de Almagro, quien en un intento por atacar a Nicaragua, pretende abusar de la Carta de la OEA para impulsar medidas violatorias a los derechos humanos, sociales y económicos de las familias nicaragüenses.

En la entrevista a la emisora norteamericana, Moncada destacó los principales logros económicos y sociales que ha promovido el Gobierno Sandinista que dirigen el Presidente Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Vice Presidenta, Compañera Rosario Murillo, los que han permitido mejorar sustancialmente los niveles de vida del pueblo nicaragüense

También explicó que estos logros fueron atacados por sectores que impulsaron un golpe de Estado fallido durante los meses de abril, mayo, junio y primeros días de julio, que dejó afectaciones a las familias y a la economía del país.

Moncada resaltó que las acciones que impulsa Almagro, además de ilegales y en contraposición de la Carta Interamericana, reflejan una actitud irracional del secretario general de la OEA.

“Es violatoria de la propia Carta de la OEA, de la Carta Interamericana, y de la Carta de la ONU y del derecho internacional, de los principios y fundamentos de los derechos internacionales, por eso es inaceptable e ilegal, la intención y petición de Almagro de convocar al Consejo con esos fines. Almagro intenta arrastrar a los gobiernos de los países de este hemisferio a una acción injusta, violatoria del derecho internacional, violatoria de las cartas de la OEA y de la ONU e ignora el consentimiento del estado afectado para que la OEA analice o discuta sobre sus asuntos internos”, declaró Moncada.

Para denunciar esta ilegalidad de Almagro, el canciller en nombre del gobierno de Nicaragua, remitió a los cancilleres de América Latina y el Caribe, una carta en la que se explica la actitud ilícita del secretario de la OEA y solicita no apoyarla “porque afecta al pueblo, al gobierno y a la nación nicaragüense”.

“Es ilegal, ilegitima y no puede ser admitida, por eso Nicaragua solicita el apoyo de los gobiernos para poner un alto a las actuaciones injerencistas, intervencionista, irrespetuosa de la soberanía y de la independencia de Nicaragua que ha impulsado el secretario general Luis Almagro”, sostuvo.

Moncada respondió al periodista Don Debar, que la base en que se fundamentan las acciones de Almagro para solicitar la implementación de la Carta de la OEA contra Nicaragua, son absurdas e irracionales.

“Probablemente la base sea lo del absurdo, la irracionalidad y por otro lado, el señor Almagro actúa como un agente directo del imperio norteamericano, esa es la explicación que se puede tener para el marcado interés que ha expresado Almagro por afectar al pueblo y gobierno de Nicaragua, no tiene ningún fundamento legal, ni legítimo, ni razonable”, dijo Moncada.

Debar preguntó al canciller el porqué se quiere implementar la Carta de la OEA en Nicaragua, cuando en otras naciones latinoamericanas ocurrieron rupturas al orden constitucional y el organismo regional no aplicó sanciones.

Moncada detalló que el gobierno sandinista en los últimos años ha tenido logros sustanciales que han sido reconocidos por los organismos internacionales.

“En estos 10 años el gobierno del Presidente Daniel Ortega ha llevado a la práctica políticas socioeconómicas incluyentes, de beneficio de las grandes mayorías nicaragüenses que históricamente han estado marginadas. Hemos tenido una macroeconomía con desarrollo que ha fluctuado entre 4.7, 5, 5.2. Hemos tenido niveles de seguridad en Nicaragua que han sido reconocidos también por organismos internacionales sobre la materia, al día de hoy tenemos por encima del 95% de cobertura de luz eléctrica de nuestra población, estamos transformando la matriz energética con energía limpia en protección del medio ambiente, estamos en el quinto lugar a nivel mundial de políticas de equidad e igualdad de género, hemos desarrollado políticas de alianza, dialogo y consenso publico privado, involucrando a los trabajadores, el estado, a la empresa privada que ha dado buenos resultados en Nicaragua con el paréntesis que la situación actual está planteando”.

Añadió que estos logros del Buen Gobierno del Presidente Daniel Ortega no es del agrado del imperio norteamericano y por eso “hemos visto como se organizó y se puso en práctica un intento de golpe de estado que comenzó con bloqueos a las comunicaciones en carreteras, calles, ciudades, impidiendo el libre acceso y movilidad de la población, de la transportación en la región centroamericano en el intercambio comercial, en secuestros masivos, grandes sectores de la población nicaragüense fue hecha rehén, cautiva, se cometieron muchos crímenes, muchos actos de terrorismo. Esa fue la primera fase del golpe de estado”.

También habló que organismos internacionales de derechos humanos en coordinación con los grupos golpistas, trataron de desprestigiar y deslegitimar al gobierno legitimo del Comandante Daniel Ortega, actitud que ahora continúan en la esfera internacional, particularmente en la OEA.

“Eso es lo que pretende Almagro continuar con el intento de Golpe de Estado en este caso proyectándolo en el ámbito internacional y en la OEA. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas forma parte de las acciones en el ámbito internacional para deslegitimar y justificar las medidas de bloqueo contra el gobierno y pueblo de Nicaragua y sumarlo precisamente a las mismas acciones de Almagro para tratar de justificar medidas de bloqueo, medidas económicas, medidas unilaterales, rechazables desde todo punto de vista, para justificar o tratar de justificar la sustitución ilegal, inconstitucional y violatoria del derecho internacional del gobierno constitucional, legal, legitimo y reconocido internacionalmente del presidente Daniel Ortega”, señaló Moncada.

El gobierno de Nicaragua trabaja con la comunidad internacional, por medio de nuestros embajadores en todos los países, para detener las acciones ilegales, ilegitimas y violatorias del derecho internacional “nuestro país, el estado, las instituciones estatales y gubernamentales en Nicaragua continuamos en nuestras actividades normales. La defensa del gobierno y del pueblo nicaragüense la realizamos los nicaragüenses con el sentido de dignidad, de patriotismo, de defensa de los intereses de nuestro país y acudimos al apoyo internacional para evitar que se sienten precedentes negativos de violentar la institucionalidad y la dinámica democrática de los países con acciones a la inversa de la carta interamericana como es lo que quiere o hacer el señor Almagro”.

Al abordar sobre cómo se trata el tema de Nicaragua en la ONU, Moncada sostuvo que la situación de nuestro país no justifica que sea vista por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

“No representamos ningún peligro a la paz y la seguridad internacional. El tema de Nicaragua debe ser resuelto por los nicaragüenses y si estamos demandando que no se continúe discutiendo en la OEA sobre nuestros asuntos internos, y mucho menos que se aplique el artículo 20 de la carta democrática interamericana, con mucha más razón nos parece que no tiene sentido, que sería irracional, que no cabria que se intente de nuevo llevar el caso de Nicaragua al seno del consejo de seguridad de las naciones unidas”

Moncada finalizó comentando que Nicaragua está siempre abierta a las relacionales bilaterales y multilaterales, partiendo de los principios de la fraternidad, solidaridad e igualdad soberana de los estados.

“Siempre estamos abiertos y continuamos trabajando en fortalecer las relaciones con las organizaciones como la CELAC, ALBA-TCP y también con las organizaciones del sur”, concluyó.

La Voz del Sandinismo


Abrao: Almagro ha procedido correctamente

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, calificó de “correcto” el procedimiento que ha seguido el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para aplicar la Carta Democrática a Nicaragua.

“El secretario general está actuando en el marco de sus atribuciones y responsabilidades”, dijo Abrao en respuesta a la nota emitida este martes por el canciller nicaragüense Denis Moncada.

En su nota, el gobierno de Nicaragua acusa de “ilegal” e “improcedente” el llamado que hizo el secretario general de la OEA, convocando de manera inmediata al Consejo Permanente.

“Su procedimiento está estrictamente correcto”, reiteró el secretario ejecutivo de la CIDH, al ser consultado sobre la postura del gobierno nicaragüense que a través de Moncada expresó que la aplicación de la Carta Democrática contra Nicaragua no se justifica porque no hay una ruptura del “orden institucional” ni ha habido un golpe de Estado.

En manos de El Salvador

Este fin de semana empezó a circular entre los representantes de los estados miembros de la OEA la carta enviada por el secretario general Almagro a la embajadora Monserrat Solano Carboni, quien ejerció la presidencia del Consejo Permanente hasta el pasado 31 de diciembre.

Desde el primero de enero El Salvador asumió la presidencia de esta importante instancia de la OEA.

El Nuevo Diario trató de comunicarse con funcionarios de esta sede diplomática, y respondieron que por motivos de las fiestas de fin y principio de año estarán reanudando las labores hasta el lunes siete de enero.

La OEA indicó en su sitio web que “no habrá reuniones oficiales durante esta semana”.

“No hay fecha, se tiene que discutir con la nueva presidencia del Consejo Permanente que es El Salvador”, respondió Abrao.

Almagro decidió activar el proceso de la Carta Democrática tras conocer el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), en que se determina que el Estado de Nicaragua cometió crimines de lesa humanidad para acabar con las protestas que iniciaron el pasado 18 de abril.

Esa respuesta gubernamental, afirmó Almagro, rompe con el orden institucional, una causa suficiente para aplicar el instrumento jurídico.

El gobierno de Nicaragua finalizó haciendo un llamado a los países miembros a que no respalden la petición de aplicar la carta a este Estado.

El secretario general Almagro, en su cuenta oficial de twitter, expresó que el 2018 fue un año en el que cumplieron con la misión de la OEA que es procurar “más democracia, más derechos humanos, más prosperidad, más inclusión”.

En un vídeo que circuló en esa red social, Almagro resaltó la creación de un grupo de trabajo para buscar “soluciones pacíficas” a la situación en Nicaragua y que por primera vez, desde 1992, se gestionó con el gobierno una visita de la CIDH a este país centroamericano.

El Nuevo Diario