Colombia: Duque decreta tres días de duelo por el atentado que dejó 21 personas muertas

Presidente Duque decreta tres días de duelo nacional por atentado a policías en Bogotá

“Al terrorismo irracional se le derrota con la respuesta de todos los colombianos, sin distingo alguno. Derrotaremos al terrorismo con la contundencia de nuestras acciones y el compromiso de nuestra Fuerza Pública”, dijo en la noche de este jueves el presidente Iván Duque, en la alocución luego de la conmoción que vivió el país debido al atentado con carro bomba que ocurrió en la mañana de este jueves en la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, al sur de Bogotá.

El mandatario decretó tres días de duelo nacional y ordenó el fortalecimiento de los controles en las fronteras y en las entradas y salidas de las ciudades del país. “Nos enfocaremos con prioridad en las capacidades de los organismos de inteligencia para prevenir, anticipar y neutralizar cualquier ataque de esta naturaleza”, dijo Duque. En ese mismo sentido, anunció que este viernes la Fiscalía y los organismo de inteligencia entregarán mayores detalles sobre la pequisas que fueron realizadas después del atentado.

“No descansaremos hasta capturar y llevar a la justicia al resto de los terroristas involucrados y les notifico a esos criminales que les espera el repudio social, el rechazo de todos los colombianos y la comunidad internacional, y el castigo ejemplar de la justicia”, manifestó Duque, enfatizando en que “el trabajo de investigación avanza con pasos seguros y mañana la Fuerza Pública y la Fiscalía General de la Nación darán a la opinión pública los detalles sobre las pesquisas realizadas (…) Profundizaremos los sistemas de recompensas para capturar a sus cabecillas y les extinguiremos el dominio a todos sus bienes sin ninguna contemplación”.

El primer mandatario, además, hizo un llamado al país a “no quebrarse ante la demencia de estas agresiones”: “Hoy nuestra nación siente dolor pero no se doblega. Colombia está firme y unida para derrotar el terrorismo”, concluyó. Una vez terminada la alocución, el presidente inició un consejo de seguridad en la Casa de Nariño.

Justamente, 12 horas antes de la alocución presidencial, un hombres ingresó a la escuela con una camioneta Nisan Patrol del año 1993 cargada con cerca de 80 kilos de explosivo pentolita. Segundos después se estrelló contraun edificio en el interior y estalló, provocando la muerte, según la Policía Nacional, de 21 personas y dejando más de 60 heridos. “Este infame atentado en un centro educativo contra jóvenes estudiantes cobró la vida de cadetes de primer año y dejó heridos a otros jóvenes en camino a convertirse en policías de la patria. Este atentado fue contra nuestra juventud, contra nuestras libertades, contra todos los colombianos”, condenó el jefe de Estado.

Más tarde, Colombia conoció el autor material de este ataque: José Aldemar Rojas, quien, al consultar en las bases de datos de la Policía, no aparece con orden de captura vigente, pendientes con la justicia ni antecedentes judiciales. “Desde esta mañana estamos trabajando con todas las autoridades y entes de investigación para poder capturar a los responsables de esta infamia y llevarlos a la justicia”, reiteró el presidente. Sin embargo, la autoría intelectual del atentado sigue siendo incierta.

En su momento, el presidente suspendió su agenda en Quibdó, Chocó, donde encabezaría un Consejo de Seguridad, para desplazarse inmediatamente hasta las instalaciones de esta Escuela. Allí se reunió con la cúpula militar y con funcionarios del alto Gobierno, como el ministro de Defensa, Guillermo Botero, el secretario General de la Presidencia, Jorge Mario Eastman, el alto consejero presidencial para los Derechos Humanos, Francisco Barbosa, y el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos.

Por su parte, la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, visitó a los cadetes heridos en el hospital de la Policía. “Estoy acá para darles un mensaje de solidaridad a nuestros cadetes y para darle una felicitación a la Clínica de la Policía, porque aquí entraron 32 de los cadetes y ya han salido 24”, expresó. “Todos unidos tenemos que querer a Colombia, defender a Colombia, sacar adelante este país”, señaló.

El Espectador


LOS QUE SE SABE DEL ATENTADO CON CARROBOMBA EN BOGOTÁ

Hasta la tarde de este jueves ningún grupo se atribuye el ataque terrorista en el que murieron diez personas y otras 65 permanecen heridas.

El carrobomba que explotó este jueves en la Escuela de Policía General Santander de Bogotá en el peor atentado en la capital colombiana en 16 años.

A continuación lo que se sabe hasta el momento de este “demencial acto terrorista”, como lo calificó el gobierno.

– Víctimas –

Diez personas fallecieron tras la explosión de una camioneta Nissan Patrol modelo 1993 en la Escuela de Oficiales General Francisco de Paula Santander, según el ministerio de Defensa. También se reportan 65 heridos.

Entre los fallecidos está la policía ecuatoriana Erika Chicó, informó el presidente de ese país, Lenín Moreno, en Twitter.

La ecuatoriana Carolina Sanango figura por su parte entre los heridos, agregó Moreno. Ninguna fuente ha precisado si todos los muertos son policías y si entre los fallecidos está el conductor de la camioneta.

– Autor material –

La fiscalía identificó a José Aldemar Rojas Rodríguez como el autor material del atentado, el peor en la ciudad desde el coche bomba detonado por la disuelta guerrilla FARC en el exclusivo club social El Nogal, que dejó 36 muertos y decenas de heridos en febrero de 2003.

Aunque el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, no lo confirmó, se cree que Rojas Rodríguez, que ingresó al centro formativo conduciendo la camioneta, murió en el atentado.

Un reportero de la AFP escuchó a varios policías comentar el acto. Según ellos, un perro antiexplosivo detectó la carga en el vehículo.

Al verse descubierto, el conductor aceleró y atropelló a un agente. Tres uniformados siguieron a la camioneta, que a los segundos explotó, acabando supuestamente con la vida de Rojas Rodríguez y de los perseguidores.

El fiscal no reveló de momento ninguna vinculación entre el autor y un grupo armado, aunque aseguró que “en las próximas horas” dará más información sobre los “determinadores o autores intelectuales de este acto terrorista”.

– 80 kilos de explosivos –

La camioneta que conducía Rojas Rodríguez estaba cargada con 80 kilos de pentolita, una mezcla de TNT y pentrita, de acuerdo con el primer reporte de los artificieros de la fiscalía colombiana.

El vehículo había pasado por una revisión técnico-mecánica el 27 de julio en la ciudad de Arauca, fronteriza con Venezuela, según el jefe del organismo.

En Arauca, capital del departamento homónimo, tienen presencia histórica los rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), cuyos diálogos de paz con el gobierno están en suspenso, y disidentes de las FARC.

Hasta el momento ningún grupo armado se ha atribuido el atentado.

El Heraldo


Gobierno y sectores políticos reaccionan al atentado en la Escuela de Cadetes General Santander

Este jueves, en horas de la mañana de este jueves un carrobomba explosionó en una escuela de la Policía Nacional al sur de Bogotá, dejando diez personas muertas y 65 heridas. El presidente Iván Duque junto a otros funcionarios del Gobierno rechazan este acto al que calificaron de terrorismo.

Al momento de conocerse que un carro bomba explotó dentro de las instalaciones de la Escuela de Cadetes General Santander, al sur de Bogotá, el presidente Iván Duque, la vicepresidente Marta Lucía Ramírez, y varios funcionarios del Gobierno y el Estado, además de parlamentarios y otros personajes políticos, han rechazado el suceso que dejó 10 personas muertas y 65 heridas.

Uno de los primeros en manifestarse fue el presidente Iván Duque quien canceló un Consejo de Seguridad en Chocó para atender personalmente la situación. “Estoy regresando de inmediato a Bogotá con la Cúpula Militar ante el miserable acto terrorista cometido en la Escuela General de Cadetes de Santander contra nuestros policías”, escribió en su cuenta personal de Twitter.

Asimismo, el primer mandatario dio la orden de comenzar con las investigaciones para dar lo antes posible con los responsables de este hecho y llevarlos a la justicia. “Todos los colombianos rechazamos el terrorismo y estamos unidos para enfrentarlo. Colombia se entristece pero no se doblega ante la violencia”, aseguró el jefe de Estado.

Por su parte, la vicepresidente Marta Lucía Ramírez manifestó su tristeza por este acontecimiento. “Dolor por nuestros policías fallecidos. Solidaridad y cariño hacia sus familias. Fortaleza al pueblo colombiano. El terrorismo jamás nos doblegará en el compromiso de fortalecer instituciones, desarrollar a Colombia y luchar contra la corrupción”.

La Fiscalía a través de Twitter aseguró que asumirá la investigación junto a la Sijín de la Policía. “Toda nuestra solidaridad con las familias de las víctimas y la Policía Nacional. No al terrorismo”, escribieron.

A los llamados hacia al rechazo a atentados como el ocurrido, el procurador Fernando Carrillo también se manifestó diciendo que el “ataque enluta a la Escuela General Santander, a la Policía de Colombia y a todo el país. No permitiremos el regreso del terrorismo en un país que se la está jugando por la paz”.

El defensor Carlos Alfonso Negret Mosquera también rechazó el acto y le recordó a los responsables del hecho que “esta no es la forma de buscar la reconciliación y la paz de los ciudadanos de Colombia. El país merece la paz y no esta guerra”.

“Qué dolor el carro bomba a la Escuela de Policía”, señaló vía Twitter el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe. En el mismo sentido se pronunció el exmandatario Juan Manuel Santos quien expresó su solidaridad con los familiares de las víctimas del carro bomba. “Rechazo absoluto al cobarde atentado en la Escuela General Santander. Toda mi solidaridad con nuestros héroes de la Policía de Colombia y sus familias”, dijo Santos.

Entre tanto, Juan Camilo Restrepo, quien fungió como jefe de la delegación de paz del gobierno Santos con la guerrilla del Eln, dijo en diálogo con Caracol Radio que, aunque es muy apresurado aventurarse a señalar culpables, es evidente que la autoría detrás de la bomba está alguien profesional. “Según hemos visto hasta el momento, se trató de una bomba de alto poder y fue puesta por gente que sabe de explosivos. No fue un amateur cualquiera”, dijo. No obstante, ante las conjeturas alrededor de que sería la guerrilla la responsable del atentado, reiteró que es prematuro señalar a esa organización.

Por su parte, Humberto de la Calle, exjefe de la delegación de paz en los diálogos con la exguerrilla de las Farc, pidió “cabeza fría” y unidad para afrontar una eventual oleada de violencia en el país. “Ante el terrorismo, firmeza. Pero también cabeza fría. No descartemos un esfuerzo supremo con visión nacional para no reiniciar una guerra atroz. Demos espacio todos a una reflexión patriótica”. Por ello, le sugirió al presidente Iván Duque que no retroceda en lo ganado alrededor de los diálogos políticos “por encima de diferencias anteriores. Es este el momento en que su llamado a la unidad es necesario”, dijo De la Calle.

Igualmente, el senador Iván Cepeda, integrante de la Comisión de Paz del Senado hizo un llamado a que se construyan caminos de paz ante este nuevo atentado en Bogotá. “Si el Eln es el autor de esta acción terrorista nuestra condena es enfática. Yo soy partidario de la solución dialogada del conflicto armado. Nuestra historia ha mostrado que se requiere el diálogo como vía de solución de la violencia, pero en este momento es el momento del rechazo frente a lo acontecido”, señaló.

Otros senadores que pertenecen a la Comisión de Paz también rechazaron el atentado e hicieron un llamado para que “todos contra todos los tipos de violencias. Todos juntos, incluyendo a nuestros adversarios y contrincantes, contra la estupidez y la barbarie. No es el momento de análisis político, sino de solidaridad”, dijo Armando Benedetti de la U. Igualmente, el parlamentario liberal, Guillermo García Realpe, manifestó que “creíamos que habíamos superado esa página de ignominia de terrorismo en nuestra historia. Es una reacción de tristeza volver a ser noticia mundial por estos hechos que creíamos superados, siendo Colombia reconocida por los esfuerzos de paz hechos”. De igual modo, el congresista conservador, Efraín Cepeda, pidió que “la Fuerza Pública identifique y persiga a los autores del atentado y les caiga el peso de la ley. Es inaceptable este horrendo y cobarde crimen y tiene que recibir todo el rechazo de los colombianos”.

A la vez, la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, les envió un mensaje de solidaridad a los familiares de las víctimas, a la Policía Nacional y a toda la Fuerza Pública. “Este Gobierno, como este país, no cree en las extorsiones de los violentos. No vamos a permitir que a través de la violencia impongan sus nuevas agendas. Estamos con nuestros héroes”. Desde el mismo partido, el presidente del Senado, manifestó que desde el Congreso rechazan el acontecimiento, extienden la solidaridad con la Policía y piden para que “la salud de los heridos se restablezca prontamente”.

Desde el partido de la FARC, también rechazaron el hecho y lo calificaron como un accionar en contra de la paz. “El atentado en la Escuela General Santander es una provocación contra la salida política al conflicto. Busca cerrar posibilidades de acuerdo con el Eln, deslegitimar las movilizaciones sociales y favorecer a sectores guerreristas. Nuestra solidaridad con familiares de policías”, escribió Pastor Alape en su cuenta de Twitter. Asimismo, la senadora Victoria Sandino dijo que es “muy lamentable el atentado (…)No dejemos de preguntarnos quiénes se benefician de este tipo de actos y qué objetivos persiguen. Que el miedo no mine la voluntad de paz”.

El arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), monseñor Óscar Urbina Ortega, también se unió al llamado de rechazo y pidió para que no cesen los esfuerzos por lograr la reconciliación. “Oramos por las víctimas, nos solidarizamos con sus familias y la Policía. No desfallezcamos en superar las enemistades y crear puentes que nos conduzcan a la fraternidad”, apuntó. Asimismo, la Comisión de la Verdad, a través de un comunicado, lamentó el suceso. Invitamos a no perder la esperanza, y a continuar la tarea por la verdad, la justicia y la no repetición de la barbarie”.

De igual modo, la oficina de Naciones Unidas en Colombia afirmó que el hecho “se trata de un acto criminal absolutamente inaceptable que va en contravía de los esfuerzos que viene adelantando el país en su rechazo a la violencia y en el trabajo presente de diferentes sectores en pro de un futuro más próspero y pacífico”. Reiteró, además, su compromiso para fortalecer los esfuerzos para consolidar la paz en el país.

A esta hora, los medios internacionales ya registran el atentado en la Escuela de Cadetes General Santander de Bogotá y las voces de líderes de la región comienzan a expresar su solidaridad con Colombia. El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, al iniciar un evento con la población jubilada de ese país, afirmó que “estamos en contacto con las autoridades y llamaré al presidente Iván Duque para expresarle al hermano pueblo colombiano toda nuestra solidaridad”.

Aquí otros comentarios de rechazo y solidaridad con las víctimas de diferentes sectores:

El Espectador