Crisis económica: la inflación mayorista en 2018 fue 73,5%, la más alta desde 2002

La inflación mayorista marcó otro récord: 73,5% en 2018

Fue el registro más elevado desde 2002 y superó en casi 26 puntos al segmento minorista. La devaluación, causa excluyente.

El índice de precios internos al por mayor (IPIM) subió un 73,5% durante 2018. Así lo informó el Indec tras difundir el relevamiento correspondiente a diciembre, que arrojó un alza de 1,3%.

Según los datos oficiales, a lo largo del año los productos importados tuvieron una variación de 104,8%, seguidos por los de origen primario (82,7%). Las manufacturas crecieron 68% y el precio de la energía eléctrica lo hizo en 54,1%.

La fuerte suba redondeada en el año está íntimamente vinculada con la variación del dólar, que en el mismo período aumentó 101,4%. El ajuste en el valor de la divisa se hizo sentir no sólo en el costo de los insumos del exterior, sino en muchos otros de origen local que también están indexados por el tipo de cambio, como los combustibles, las tarifas de energía y los peajes. Además, varios sectores cerealeros replicaron en el mercado interno de alimentos los mayores precios que podían obtener en el exterior, dando así más fuerza a la suba.

El IPIM, elaborado en base a los datos informados por productores e importadores, mide los precios “a la salida de fábrica”. En ese sentido, es llamativa la diferencia registrada entre ese indicador y el índice de precios al consumidor (IPC), que creció 47,6% el año pasado. Esos 26 puntos de distancia son la proporción del incremento de precios que los canales minoristas no pudieron trasladar al público por causa de la caída del poder adquisitivo. En otras palabras, la demanda no convalidó los mayores precios ofertados y estos tuvieron que bajar, lo que explica la diferente variación en ambos segmentos.

Construcción

Al mismo tiempo, se conoció el Indice del Costo de la Construcción (ICC) correspondiente al área metropolitana. En diciembre la suba fue de 3,3% y en el año de 44,8%. En este caso, el ancla para evitar que la cifra se disparara fue la mano de obra, rubro que varió 35,1%, mientras que los gastos generales subieron 40,3% y los materiales un 61,6%.

Con el calendario de difusión de índices de precios completo, quedó confirmado que 2018 fue un año récord en materia inflacionaria. Para ver cifras superiores, aun con leves diferencias estadísticas, hay que retroceder a 1991 en el sector de minoristas y construcción y hasta 2002 entre los mayoristas.

Tiempo Argentino


Ahora Rosario le dijo no al tarifazo: Una multitud participó de la marcha organizada por las dos CTA y el Frente Sindical

Una multitud participó ayer en Rosario de la Marcha de las Antorchas contra los aumentos de tarifas. La movilización, convocada por las dos CTA y el Frente Sindical para el Modelo Nacional, que contó también con la presencia de muchos ciudadanos de a pie, partió desde la sede de la Anses en Rioja y Sarmiento y finalizó en la plaza San Martín donde se leyó un documento que advierte que el incremento tarifario forma parte de “un brutal ajuste que no es producto de tormenta alguna sino de decisiones premeditadas”.

Entre los dirigentes que participaron estuvieron el titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky; la secretaria general de Ctera y Amsafé, Sonia Alesso; el titular de Suteba, Roberto Baradel; Gustavo Vera de 21F y los referentes de la Multisectorial contra los Tarifazos, Juan José Sisca, de Apyme, y Juan Milito, de Almaceneros. “Esperemos que el gobierno reflexione porque no se puede naturalizar que cada día seamos más pobres”, indicó Milito a este diario.

La movilización se realizó en el marco del plan de lucha nacional que comenzó la semana pasada en Buenos Aires, continuará el próximo jueves en Mar del Plata, el 31 en Bariloche y cerrará el 7 de febrero en Mendoza. En ese contexto, organizaciones sociales, políticas, barriales y de consumidores, coparon el centro de Rosario. La multitud portaba pancartas que exigían “basta de tarifazos, despidos y ajustes”, “si pagamos no comemos”, “luz, gas y agua no son negocios, son derechos” y “la patria está de duelo”. Un volante que repartían los organizadores precisaba que “entre diciembre de 2015 y enero de 2019, los salarios y las jubilaciones subieron un 110 por ciento promedio, mientras que el agua subió un 350 por ciento, la luz 750 por ciento, el gas 3700 por ciento y el transporte un 300 por ciento. ¡Calculá cuánto perdiste!”. Pasadas las 18.30, y bajo una bandera que decía “Rosario dice no al tarifazo”, miles de personas comenzaron a movilizarse y a poco de andar se escuchó fuerte el canto contra el presidente Macri. “Fuera gato”, gritaban los manifestantes. Acompañaban varios gremios y organizaciones: Coad, Hijos, Feser, Municipales, Siprus, Peajes, Comercio, Dragado y Balizamiento, Judiciales, Sadop, La Bancaria, Amsafé Rosario, Sitratel.

El documento fue leído en la plaza San Martín por las dirigentes Stella Hernández del Sindicato de Prensa; Yamile Baclini, de Municipales; Claudia Indiviglia, de 21F, y Nancy Santamaría de la Multisectorial contra los tarifazos, dijeron que “trabajadores públicos y privados, jubilados, pensionados, comerciantes, pequeños empresarios, universitarios, profesionales, estudiantes, docentes, clubes, fabricas recuperadas, sindicatos, movimientos sociales, pymes, cooperativas, asociaciones de comerciantes y consumidores, y espacios políticos, reunidos en Rosario decimos Basta de Tarifazos”.

También señalaron que “es importante poner en contexto que los tarifazos que sufre la sociedad argentina se han hecho en conjunto con un brutal ajuste que no es producto de tormenta alguna sino de decisiones premeditadas: la reducción sistemática del poder adquisitivo de trabajadores formales e informales, la reducción de jubilaciones y pensiones, la apertura de importaciones, el aumento de la desocupación y crecientes despidos, el aumento de la pobreza y el hambre, la devaluación y el aumento costo del vida, la caída de ventas en los comercios, la reducción de los presupuestos educativos, de ciencia y tecnología, la suba de las tasas de interés y la timba financiera de Lebac y Leliq, y el incremento de la deuda externa, son ingredientes de la reducción del mercado interno sobre el que se aplican los tarifazos”.

Poco antes y durante una conferencia de prensa, Yasky señaló que “los tarifazos hacen inviable la economía del ciudadano común, no se puede convivir con un gobierno que todo lo resuelve metiéndole la mano en el bolsillo a la gente”. Para el dirigente sindical “la situación de los trabajadores hoy es deplorable, se han gastado el medio aguinaldo para pagar las tarifas, antes se usaba para ir de vacaciones o para arreglar o reponer algo que faltaba en la casa”.

A su turno, Alesso dijo que “escuchar a un presidente que antes de asumir decía que la inflación era una pavada y que se resolvía muy fácilmente, a tener un inédito 47,6 de inflación anual es sorprendente”. Para el titular de la CTA Autónoma de Rosario, Gustavo Terés, “la lucha contra los tarifazos es de toda la ciudadanía, de los trabajadores. No puede ser que hoy las tarifas de gas, luz y agua signifiquen un 30 por ciento de los ingresos de las familias de los trabajadores. Se está descargando la crisis a espaldas de nuestros pueblo mientras se subsidia a las empresas y les garantizan la tasa de ganancia”. El secretario general de Amsafé Rosario también responsabilizó al gobierno provincial por los aumentos tarifarios.

Página 12