Eduardo Duhalde, expresidente de Argentina: “Meternos en los problemas internos de otros países es un gravísimo error”

Entrevista a Eduardo Duhalde, expresidente de Argentina

Por Pedro Brieger

El presidente de Colombia Iván Duque anunció en una entrevista al programa de radio “Oye Calí” de la emisora colombiana 96.3 FM RadioPlay su intención, junto al presidente de Chile Sebastián Piñera, de disolver la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

Uno de los impulsores de la UNASUR fue el expresidente argentino Eduardo Duhalde que gobernó su país entre enero de 2002 y mayo de 2003 y es el autor del libro “Comunidad Sudamericana – logros y desafíos de la integración”. En dicho libro cuenta las intimidades de un diálogo con otros presidentes de América Latina al momento de transmitirle el mando a su sucesor Néstor Kirchner en 2003.  Allí estaban Álvaro Uribe de Colombia, Hugo Chávez de Venezuela, Alejandro Toledo de Perú, Alfredo Palacio de Ecuador y Ricardo Lagos de Chile, entre otros, con sus diferencias políticas e ideológicas, en algunos casos profundas e irreconciliables. Sin embargo, Duhalde planteaba que se estaban dando “los primeros pasos de un camino que no tendrá retorno”. Ahora parece que dicha integración puede quedar atrás.  Para comprender el estado actual de UNASUR y la iniciativa de Colombia, NODAL conversó con el expresidente.

Usted fue uno de los impulsores de la UNASUR. El presidente de Colombia Iván Duque dijo que está trabajando con el presidente de Chile Sebastián Piñera para eliminarla por la situación en Venezuela y que buscan crear un nuevo organismo regional cuyo nombre sería PROSUR. ¿Qué piensa al respecto?

El tema del nombre tiene poca importancia. Pero crear un organismo para cometer los mismos errores por la cual el MERCOSUR y la UNASUR fracasaron me parece que no es de personas inteligentes. ¿Cuál es el gran error que cometieron? Ideologizar lo que era unir a los 12 países sudamericanos en un gran mercado teniendo una cantidad de obras anclas, una integración física, la integración energética.  Eso era lo que importaba cuando creamos el MERCOSUR y la UNASUR con la Comunidad Andina. Pero el error fue ese, politizarlo, y ahora estamos en la misma. El tema de Venezuela, en mi opinión, coincide con la de todos los países pero eso no significa crear una estructura con un fin netamente ideológico, es volver a repetir el mismo error.

 ¿Por qué se creo UNASUR en su momento? ¿Tiene razón de ser si hay problemas serios con un país, en este caso Venezuela?

¡Cómo no va a tener importancia la integración si es el espacio integrado más grande del mundo con dos millones de kilómetros cuadrados (2.000.000 km2)! Es  más que Rusia, que es el país más grande y tenemos todos los climas, todas las posibilidades, pero siempre que no metamos el tema ideológico.   Creo que la Comunidad Económica Europea y la Unión Europea después han señalado el camino. Ahí puede haber países que sean socialistas, países de derecha, y eso no obsta a estar integrados. La verdad que lamento el error que cometieron los dirigentes, primero con Paraguay, país chico que tomó una decisión dentro de sus normas y lo separaron del MERCOSUR, una vergüenza. Meternos en los problemas internos de otros países es un gravísimo error.

¿Por qué nadie planteó disolver UNASUR cuando no le permitieron presentarse al expresidente de Brasil Lula da Silva a las elecciones el año pasado y ahora sostienen que no hay democracia en Venezuela? ¿La situación complicada en este país amerita disolverla?

Con el caso del compañero Lula pasa exactamente lo mismo. Es decir, vuelven a primar las decisiones con una razón ideológica. Es lo que yo vengo condenando y lo voy a seguir haciendo porque la única manera de tener presencia decisiva a nivel de las naciones es una integración. El modelo para mí siempre ha sido la Comunidad Económica Europea y luego la Unión Europea. Mientras no se entienda eso vamos a seguir repitiendo los mismos errores. Ese es el problema, se toman decisiones por si o por no simplemente por las posturas ideológicas de los que están predominando en la región.

Evidentemente hay un sector mayoritario que vuelve a las posturas ideológicas pero ahora de extrema derecha o de un capitalismo usurero. Yo creo que cuando las aguas bajen, cuando se tranquilice todo, habrá que crear un gran mercado sudamericano para incluir después a los países latinoamericanos, con un gran mercado seríamos poderosos. Ahora si nosotros volvemos a insistir con el tema ideológico que maneje las situaciones ya no sirve para nada y no vamos a poder salir de este pozo.


VOLVER