El gobierno de Bolivia extradita al militante italiano Cesare Battisti

El Gobierno entregó a Battisti; seguidores de Evo califican de “grave error diplomático”

Pocos minutos después de las 17.00, este domingo despegó el avión italiano que lleva hasta Roma a Cesare Battisti, quien fue capturado este sábado en la ciudad de Santa Cruz, a pesar de que había solicitado refugio político.

La entrega de Battisti a las autoridades italianas fue calificada de “grave error diplomático del gobierno” por parte de militantes del Movimiento Al Socialismo y seguidores del presidente Morales.

El italiano Cesare Battisti está volando a su país bajo custodia de autoridades de Interpol en un avión Falcon con matrícula I-DEM, informó el diario El Deber.

“Grave error diplomático del gobierno de @evoespueblo, que viola protocolos internacionales entregando a Cesare Battisti, asilado primero por Francia y luego por el gobierno de Lula, en un avión enviado por Italia”, publicó Katu Arkonada, ciudadano vasco nacionalizado boliviano que apoyó al gobierno de Morales desde diferentes instancias .

En la tarde, el grupo de jóvenes del Movimiento Al Socialismo llamado Columna Sur instó a las autoridades bolivianos liberar de inmediato a Battisti. “No se lo puede entregar a las manos del fascismo y debe ser liberado inmediatamente en Bolivia”.

Este domingo, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que Battisti ingresó a territorio boliviano de manera irregular y que si bien al momento de su detención portaba sus documentos, no pudo demostrar su residencia legal. “Esta persona no se encuentra portando un ingreso migratorio regular, de tal manera que en aplicación de la Ley 370 de Migración, se emitió la resolución con la que se dispone su salida obligatoria de Bolivia por su condición ilegal”, dijo.

En horas de la tarde, diferentes personas ligadas al gobierno de Morales criticaron el accionar sobre Battisti, más aun si se recuerda que Jair Bolsonaro, durante la campaña electoral para la Presidencia, prometió que iba a entregar al italiano a las autoridades de Roma.

Hugo Moldiz, exministro de Gobierno de Evo Morales, también cuestionó la detenciónd el italiano. “La Conare viola derechos de Cessare Battisti al entregarlo a Brasil o Italia, y el costo político para el gobierno boliviano será alto”.

“Si Battisti entró desde Brasil no se le puede expulsar a Italia, eso es una extradición encubierta y absolutamente ilegal para un refugiado político condenado (en ausencia) en Italia a cadena perpetua, y al que Lula le había otorgado asilo y residencia”, escribió Arkonada en twitter.

En un comunicado, el Defensor del Pueblo, David Tezanos, publicó que ” el 21 de diciembre de 2018, Cesare Battisti presentó su solicitud de refugio ante el CONARE, sin que hasta la fecha se le haya tomado una entrevista ni se le haya hecho conocer una resolución denegatoria, aspectos fundamentales del debido proceso”.

De acuerdo a las fuentes citadas, lo que no correspondía era la expulsión de Battisti y mucho menos la entrega a las autoridades italianas porque no hay un pedido formal al Estado Plurinacional sobre el caso del condenado en la década de los 70.

Urgente Bo


Cesare Battisti, una vida escapándose

Cesare Battisti, el exactivista de izquierda italiano condenado por asesinatos y que fue detenido el sábado en Bolivia, pasó cerca de 40 años de su vida en una huida casi permanente, con periodos en prisión y luchas política-judiciales para evitar la justicia de su país.

Condenado en ausencia a cadena perpetua en Italia, Battisti, de 64 años, pasó por México, Francia y Brasil, cuya justicia rechazó en un primer momento la extradición a Italia y luego la autorizó.

Italia quiere castigar a uno de los últimos protagonistas de los “años de plomo” de violencia de la década de los 1970.

Battisti, políglota de voz dulce y conocido por sus polémicas, nació en el sur de Roma el 18 de diciembre de 1954 en una familia comunista pero también católica, como él.

Tras pasar varias veces por la prisión por delitos comunes, a finales de los años 1970 se unió a la lucha armada dentro del grupo Proletarios Armados Por el Comunismo (PAC).

“Intentar cambiar la sociedad con las armas es una estupidez pero bueno, en esa época todo el mundo tenía pistolas”, dijo en 2011. “Había guerrilleros en el mundo entero, Italia vivía en una situación prerrevolucionaria”, agregó.

Tras ser detenido en Milán, fue encarcelado en 1979 y en 1981 se evadió. En 1993 fue condenado en ausencia a cadena perpetua por dos asesinatos y por complicidad en otro dos cometidos en 1978 y 1979, crímenes de los que dice ser inocente.

Tras pasar por México encontró refugio en Francia entre 1990 y 2004 gracias a la protección del expresidente socialista François Mitterrand, que se comprometió a no extraditar a ningún militante de extrema izquierda que hubiera renunciado a la lucha armada.

Igual que un centenar de militantes italianos de los años 1970, Battisti rehizo su vida en París.

Trabajó como guardián en un edificio y empezó a escribir y publicar una docena de novelas policíacas con muchos elementos autobiográficos que tratan temas como la redención o el exilio de exmilitantes extremistas.

– “Antes morir en Brasil” –

En 2004, el gobierno de Jacques Chirac decidió poner fin a la “jurisprudencia Mitterrand” y extraditarlo.

A pesar del apoyo de numerosas personalidades como la novelista Fred Vargas o el filósofo Bernard-Henri Levy, la justicia francesa rechazó el recurso contra la extradición y Battistli huyo entonces a Brasil con una identidad falsa, según él, con ayuda de los servicios secretos franceses.

Después de tres años de clandestinidad, en 2007 fue detenido en Rio y pasó cuatro años en prisión, donde mantuvo una huelga de hambre porque decía preferir “morir en Brasil antes que volver a Italia”.

“Escribir para no perderme en la niebla de los días interminables, repitiéndome que no es verdad. Que no soy yo este hombre que los medios han transformado en monstruo y reducido al silencio de las sombras”, afirma en “Mi fuga”, un libro escrito en prisión.

En 2009, el Tribunal Supremo de Brasil autoriza su extradición pero deja la decisión final en manos del presidente Lula, que finalmente rechaza extraditarle. Como represalia Italia llama a consultas a su embajador en Brasilia.

En junio 2011 Battisti queda liberado y logra obtener un permiso de residencia permanente en Brasil. Luego se instala en Cananeia, una ciudad del sureste del país, donde continúa escribiendo y donde tiene un hijo.

Pero la justicia brasileña toma decisiones contradictorias. En 2015 una juez ordena una nueva expulsión. El mismo año se casa con su compañera brasileña en un camping de Cananeia.

Dos años más tarde le detienen en la frontera con Bolivia, acusado de querer huir, y le ponen bajo vigilancia electrónica durante cuatro meses.

Tras la elección en octubre pasado del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, que prometió su extradición, Battisti, tras 40 años de huida, vuelve a la clandestinidad, hasta el sábado, cuando se anunció su detención en Santa Cruz de la Sierra, en el centro de Bolivia.

La Razón


Afines al socialismo critican la entrega de Cesare Battisti

La entrega del exactivista de extrema izquierda, Cesare Battisti, a las autoridades italianas fue criticado por diferentes personas afines al socialismo, entre ellas el hermano del vicepresidente Álvaro García Linera, Raúl García; el exministro Hugo Moldiz; y organizaciones.

“Hoy, por primera vez, este proceso de cambio actúa contrarrevolucionariamente, hoy los intereses del Estado se pusieron por encima de la moral revolucionaria”, sentenció Raúl Linera en su cuenta de Facebook y dijo sentirse “avergonzado y decepcionado” por el accionar del gobierno de Evo Morales.

Por su parte el Defensor del Pueblo, David Tezanos, señaló a los medios de comunicación que “conforme a la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Ley de Protección a Personas Refugiadas. (Por tanto se) vulnera los principios de ‘no devolución’ y ‘no expulsión'”.

El exministro Hugo Moldiz afirmó que la Comisión Nacional del Refugiado (Conare) “viola derechos” de Battisti y advirtió, en su cuenta de Twitter, que el “político para el gobierno boliviano será alto”.

https://twitter.com/HugoMoldiz/status/1084543406808928257/photo/1

El exasesor de la Cancillería de Bolivia, Katu Arkonada, señaló de “grave error diplomático” y que “viola protocolos internacionales”.

Por su parte el periodista Jaime Iturri, citado por el porta Urgente Bo, manifestó: “Lula se negó a entregar a Cesaré Batistti a los italianos. ¿El gobierno boliviano lo hará sin siquiera juicio de extradición? Batistti fue compañero de Antonio Negri (filósofo y pensador postmarxista italiano)”.

La presentadora de televisión Susana Bejarano cuestionó en sus redes sociales: “¿Dónde quedó nuestra soberanía? ¿Y la solidaridad? ¿Y la ideología?”.

Asimismo, el grupo de jóvenes del Movimiento al Socialismo (MAS) publicó un pronunciamiento reclamando a las autoridades nacionales: “el sometimiento a las presiones externas”.

Este sábado, el italiano fue detenido por agentes bolivianos de Interpol en coordinación con colegas italianos, en una calle de la ciudad de Santa Cruz.

Las autoridades nacionales entregaron ayer a Battisti a autoridades italianas, quienes lo llevan a bordo de un avión rumbo a Roma, donde le espera una condena perpetua por homicidios y acciones violentas de los “años de plomo” de la Guerra Fría.

Los Tiempos