EEUU designa a Elliot Abrams, un viejo halcón para coordinar las acciones sobre Venezuela

Elliott Abrams, veterano del intervencionismo en Nicaragua y El Salvador en los 80s, coordinará acciones de EEUU en torno a Venezuela

El régimen de Donald Trump acaba de anunciar el nombramiento del ex-diplomático Elliott Abrams como enviado especial para liderar los esfuerzos del país norteamericano en torno a la situación de Venezuela.

Abrams es conocido por su papel central en la política de la era Reagan en Nicaragua, Guatemala y El Salvador, por el cual fue acusado por Human Rights Watch y Amnistía Internacional de encubrir las atrocidades cometidas por fuerzas militares apoyadas por EE.UU., como los Contras en Nicaragua.

Abrams fue encontrado culpable de varios delitos por su rol en el escándalo Irán-Contras, pero fue perdonado por el presidente George H.W. Bush.

El anuncio sobre el nombramiento lo hizo el secretario de Estado Mike Pompeo durante una conferencia de prensa.

“Elliot Abrams se suma para liderar nuestros esfuerzos sobre Venezuela. Su trabajo crítico se iniciará de inmediato. Mañana viajará conmigo al Consejo de Seguridad de la ONU, donde Estados Unidos convocó a una reunión que estaba pendiente para instar a otras naciones a apoyar la transición democrática de Venezuela”, dijo Pompeo.

“Elliott ahora liderará nuestro esfuerzo que se relaciona directamente a los esfuerzos en nombre del pueblo venezolano. Su primera tarea será ponerse al día y luego viajar conmigo a Nueva York mañana por la mañana para asistir a la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU. Después de eso, no puedo saber a dónde lo llevará. No me sorprendería que termine viajando a la región “, dijo el funcionario.

Pompeo reiteró que los diplomáticos estadounidenses permanecerán en Venezuela a pesar de la orden de expulsión emitida por el presidente Nicolás Maduro. “Los diplomáticos estadounidenses que permanecen en Venezuela están allí por invitación del presidente interino Juan Guaidó y esperamos que sean protegidos,” dijo.

El presidente venezolano Nicolás Maduro reiteró hoy su llamado al presidente estadounidense Donald Trump a “rectificar” su política hacia Venezuela.

Con el nombramiento de Abrams, lejós de rectificar, Trump parece intensificar su política de “cambio de régimen” hacia Venezuela, la cual ha presentado oposición en ese país por parte de políticos como el senador Bernie Sanders, y congresista Ro Khanna y decenas de intelectuales que rechazaron el intervencionismo a través de una carta abierta.

Aporrea


Trump rescata a un veterano de las guerras sucias de los 80 para que se ocupe de Venezuela

La ofensiva de Donald Trump contra el Gobierno de Venezuela ha permitido que salga a la luz un personaje de otra época, en concreto, de los años de la Administración de Ronald Reagan, cuando EEUU llevó a cabo una agresiva política contra los gobiernos de izquierda de Centroamérica. Elliott Abrams, de 71 años, ha sido elegido para dirigir la respuesta del Gobierno de Trump a la crisis de Venezuela en un nombramiento anunciado por el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Al presentar su nombramiento, Pompeo dijo que Abrams será “un activo real en nuestra misión para ayudar al pueblo de Venezuela a recuperar la democracia y la prosperidad”.

Abrams es un neoconservador de primera hora, de los que trabajaron para el senador demócrata Scoop Jackson, un halcón de la guerra fría contra la URSS. Al igual que otros como Paul Wolfowitz, se pasó a los republicanos y tuvo su primer puesto político relevante tras la llegada de Reagan al poder. En ese Gobierno, fue secretario de Estado adjunto para Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios –aunque los derechos humanos no eran realmente su prioridad– y más tarde de Latinoamérica.

Su función principal fue la de llevar la guerra fría a Centroamérica sosteniendo a los gobiernos derechistas de Honduras, Guatemala y El Salvador, y apoyando a los contras que combatían contra el Gobierno de Nicaragua.

Lo primero le llevó a encubrir las matanzas cometidas por los militares y los escuadrones de la muerte, especialmente en El Salvador. Lo segundo, a participar en la operación ilegal Irancontra para armar a los contras después de que el Congreso prohibiera la continuación de esa ayuda.

“La matanza de El Mozote” fue uno de los episodios más dramáticos de la guerra civil salvadoreña. Un batallón del Ejército, que había sido entrenado por militares norteamericanos, asesinó a 800 civiles en diciembre de 1981. Semanas después, aparecieron las primeras noticias sobre la masacre en la prensa norteamericana. Abrams afirmó a una Comisión del Senado que se trataba de propaganda comunista y de incidentes manipulados por la guerrilla. Era su respuesta más habitual ante cualquier información sobre violaciones de derechos humanos en Centroamérica.

Abrams presionó a los gobiernos de la zona para que apoyaran o permitieran la presencia de los contras en su territorio o les prestaran ayuda política o militar. En 1986 viajó a Costa Rica para amenazar a su presidente, Óscar Arias, con cortarle la ayuda económica si impedía que los contras utilizaran una pista de aterrizaje en la localidad costarricense de Santa Helena.

Salió bastante bien parado de la investigación del Irancontra. Sólo fue condenado por ocultar información al Congreso sobre la ayuda a los contras y recibió una pena suspendida. George Bush, sucesor de Reagan, lo indultó al igual que hizo con los demás condenados.

Años después, fue recuperado por George Bush, hijo, para un puesto de asesor en el Consejo de Seguridad Nacional en la época en que Abrams gozaba de una presencia privilegiada en los ‘think tanks’ conservadoras. “La decisión de la Administración de Bush supone apoyar el vergonzoso legado de sufrimiento y muerte causados por la política exterior de EEUU en Latinoamérica en los años 80”, dijo el director de la ONG School of the Americas Watch.

Su enfrentamiento con el almirante William Crowe, jefe de las FFAA con Reagan y Bush, a cuenta de Panamá deparó años después una frase reveladora del militar sobre Abrams: “Esta serpiente es difícil de matar”.

El Diario


Arreaza dijo que espera conversar con Elliott Abrams

El canciller oficialista Jorge Arreaza ofreció este sábado una rueda de prensa tras salir del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidad (ONU), donde manifestó su intención de conversar con Elliott Abrams, el designado por Estados Unidos para “restaurar la democracia en Venezuela”.

“Nosotros siempre hemos dicho que nos reuniríamos hasta con el diablo por mantener la paz en Venezuela y además por establecer un diálogo con un gobierno como el de EEUU, que es tan importante. Siempre mediante el respeto mutuo. De manera que mas bien damos la bienvenida al nombramiento del señor Abrams, y ojalá podamos entablar con él una relación de respeto donde nos escuchemos mutuamente y donde podamos recomponer una relación bilateral”, expresó.

Este viernes el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, informó que que el exdiplomático Abrams, que estuvo como asesor adjunto de Seguridad Nacional en el gobierno del presidente George W. Bush (2001-2009), fue designado como enviado especial a Venezuela “para ayudar al pueblo venezolano”.

El Tiempo


Líderes políticos venezolanos se reúnen con Elliott Abrams, encargado especial de EEUU para Venezuela

Los líderes políticos venezolanos Antonio Ledezma, exalcalde Metropolitano de Caracas; David Smolansky, exalcalde del Hatillo y Carlos Vecchio, representante de Voluntad Popular se reunieron este sábado con Elliott Abrams, encargado especial de EEUU y Kimberly Breier, subsecretaria de Estado de EEUU, para conversar acerca de la consolidación del gobierno del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

Durante la reunión que fue celebrada dentro del marco del encuentro del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, fue discutida la urgencia de la ayuda humanitaria otorgada por EEUU y la creación de fondos con recursos recuperados de la corrupción.

Ledezma aseguro que trataron el tema de la aplicación de sanciones a los responsables de la tragedia que padecen miles de Venezuela, y que ahora está afectando a toda la región. Además le hablaron a Abrams sobre la ruta trazada que ha marcado el presidente encargado Juan Guaido para lograr un proceso de transicion que lleve a la celebracion de unas elecciones libres y verdaderamente democráticas, que pase por la revisión del Consejo Nacional Electoral.

El encuentro también contó con la participación del embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Gustavo Tarre Briceño y el abogado y expreso aidopolítico Francisco Márquez.

Diario de las Américas