El Papa Francisco pidió por una solución pacífica en Venezuela y expresó que teme por el “derramamiento de sangre”

Papa: “Temo el derramamiento de sangre en Venezuela”

El papa Francisco admitió este lunes que teme “el derramamiento de sangre” en Venezuela y que le “aterra” la violencia que podría desatarse por la crisis política en ese país sudamericano, en declaraciones a bordo del avión que lo condujo de Panamá a Roma.

“¿Qué es lo que me asusta? El derramamiento de sangre”, aseguró ante los cerca de 70 periodistas que lo acompañaban.

El pontífice argentino reiteró que desea una “solución justa y pacífica” y reconoció que no se pronunciaba “sobre lo que hay que hacer porque sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño”, dijo.

“Tengo que ser equilibrado. No me gusta la palabra equilibrado. Tengo que ser pastor. Y si necesitan ayuda, de común acuerdo, que la pidan. Eso sí”, recalcó abriendo la posibilidad de una suerte de mediación.

“Si yo entrara a decir hagan caso a estos países o a estos otros, me metería en un rol que no conozco, sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño”, subrayó.

Francisco confesó que consideró mucho las declaraciones hechas cuando rompió el silencio sobre Venezuela durante su estadía en Panamá.

“Las palabras las pensé y las repensé. Y creo que con eso expresé mi cercanía, lo que siento”, agregó.

“Yo sufro por lo que está pasando en Venezuela en este momento y por eso deseo que se pongan de acuerdo, no sé, tampoco ponerse de acuerdo (es el término, ndr) está bien”, afirmó.

“Yo apoyo en estos momentos a todo el pueblo venezolano. Un pueblo que esta sufriendo, incluso los que están de una parte y de otra, todo el pueblo sufre”, aseguró.

Francisco pidió a los que pueden contribuir a resolver la crisis que tengan “grandeza”.

“El problema de la violencia a mí me aterra”, confesó.

Vaticano sin alinearse

En pleno colapso económico, Venezuela entró en una peligrosa escalada de tensiones, a raíz del rechazo internacional al gobierno de Nicolás Maduro y la autoproclamación del jefe del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, como presidente interino.

El Vaticano intentó sin éxito hace dos años proponer una hoja de ruta para salir de la crisis a través del número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, Secretario Estado, quien fue además nuncio en ese país durante los años del chavismo.

Francisco cuenta también con el consejo de dos importantes religiosos venezolanos que residen en Roma, entre ellos el sustituto para los Asuntos generales de la Secretaría de Estado, Edgard Peña, un experimentado diplomático, y el superior de los jesuitas, Arturo Sosa, considerado una referencia social y cultural en su país.

El Observador


Papa Francisco sobre Venezuela: “Temo el derramamiento de sangre”

El Papa Francisco aseguró que le “asusta un posible derramamiento de sangre en Venezuela” y ofreció su ayuda a las partes en conflicto “si lo quieren”. Lo hizo este lunes durante el diálogo con los periodistas a bordo de vuelo especial en el que regresó de una gira apostólica en Panamá, donde se celebraron las Jornadas Mundiales de la Juventud.

“¿Qué es lo que me asusta? El derramamiento de sangre”, aseguró ante cerca de 70 periodistas que lo acompañaban. El Papa argentino añadió que “deseo el bien de todos los habitantes del país”.

Los periodistas le preguntaron si respaldaría, como muchos países, la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Jorge Bergoglio respondió que “sería una imprudencia pastoral y haría daño ponerse de la parte de unos países o de otros”.

“Tengo que ser equilibrado. No me gusta la palabra equilibrado. Tengo que ser pastor. Y si necesitan ayuda, de común acuerdo, que la pidan. Eso sí”.

En la misa campal que celebró el domingo ante 700 mil jóvenes en la ciudad de Panamá, en el final de las celebraciones, Francisco pidió después del rezo del Angelus “una solución justa y pacífica para superar la crisis respetando los derechos humanos”.
¿Celibato opcional? No

Ante otra demanda en la rueda de prensa, aseguró que nunca autorizará el celibato opcional. “Personalmente creo que el celibato es un don de la Iglesia y no estoy de acuerdo con el celibato opcional”.

El Papa argentino dejó en cambio la puerta abierta para la ordenación de hombres maduros casados, los llamados “viri probati”, que existieron en épocas pasadas de la Iglesia. Pero aclaró que podrían ser ordenados solo en sitios muy lejanos del Vaticano, como en la Amazonia, donde existe una gran escasez de sacerdotes en un territorio inmenso.

Para octubre esta convocado un Sínodo de la Amazonia donde seguramente se abordará el tema de los “viri probati”, que cuenta al parecer con la aprobación de la Iglesia de Brasil.

Citó el libro de un teólogo en el que “se habla que se podría otorgar el sacerdocio a los casados para celebrar misa, el sacramento de reconciliación o la unión de enfermos, lo que podría ser interesante”.

Francisco citó una frase de Pablo VI, con la que está de acuerdo, y que dice: “Prefiero dar la vida antes de cambiar la ley del celibato”.

El Papa argentino añadió que los jóvenes se alejan de la Iglesia “por falta de testimonio de los cristianos, de los sacerdotes, de los obispos y no puedo decir, también de los papas”.

Aseguró que lo mismo pasa con los laicos, pues existen “católicos hipócritas que van todos los domingos a misa y que después no pagan la paga extra o pagan en negro, explotan a la gente y después se van al Caribe de vacaciones”.

Preguntado acerca de la reunión de fines de febrero en el Vaticano con los presidentes de las Conferencias Episcopales, Francisco dijo que los había convocado porque quiere que las asambleas de obispos sean conscientes de lo que significa “el drama de un niño abusado”. Es necesario que los obispos “tomen conciencia de este drama, señaló el Papa.

Dijo que en una reunión del G9, el grupo de cardenales que lo asesora en el gobierno de la Iglesia, se había lanzado la idea de la reunión cumbre entre el 21 y 24 de febrero en el Vaticano, porque los miembros del G9 se dieron cuenta que los obispos no sabían que hacer en la gestión de los casos de abusos y “hacían cosas buenas y otras malas”.

Reiteró que lo primero que hay que hacer es “ser conscientes” del daño a las víctimas. Será la primera vez que los más de 30 presidentes de las conferencias episcopales del mundo se reúnen en una cumbre con el Papa en el Vaticano.

Francisco dijo que “se han inflado un poco” las expectativas sobre los resultados de la reunión “porque el problema de los abusos continuara: es humano y ocurre en todos lados”. Recordó que las estadísticas señalan que solo el 5% de los casos terminan en una condena y “esto es terrible”.

Educación sexual y aborto

El Papa defendió la importancia de la educación sexual, al contestar otra pregunta sobre los numerosos embarazos de adolescentes en algunos países de Centroamérica. “El sexo es un don de Dios. No es el cuco. Es el don de Dios para amar. Que algunos lo usen para ganar plata o explotar a otros, es otro problema. Pero hay que dar educación sexual, objetiva, tal y como es”, explicó.

Al Santo Padre también le preguntaron sobre si las posiciones radicales en contra del aborto respetan el sufrimiento de las mujeres en esa situación y si correspondía a su mensaje de misericordia.

“El mensaje de la misericordia es para todos, incluso para la persona humana que está en gestación”, contestó Francisco y siguió: “Después de este fracaso, también hay misericordia. Pero una misericordia difícil, porque el problema no es perdonar, sino acompañar a una mujer que se ha dado cuenta de que ha tenido un aborto. Estos son terribles dramas. Una mujer cuando piensa en lo que ha hecho… Tenés que estar en el confesionario, ahí tenés que dar consuelo y para esto les he otorgado a todos los sacerdotes la facultad de absolver el aborto por misericordia (…) Con Dios, la reconciliación ya está ahí, Dios siempre perdona. Pero también debes elaborar lo que sucedió”.

Clarín