Esequibo: cinco países del Grupo de Lima rectifican posición contra Venezuela ante diferendo con Guyana

Países rectifican posición tras nota del Grupo de Lima sobre Venezuela

Cinco de los trece países que el pasado viernes 4 de enero firmaron la declaración del autodenominado Grupo de Lima, dimitieron su postura respecto al punto nueve, que atenta contra la jurisdicción territorial de Venezuela respecto al caso de los buques de Guyana en mares venezolanos: Guatemala, Panamá, Costa Rica, Argentina y Chile.

El miércoles 9 de enero, y tras mostrar pruebas que dieron cuenta que los barcos de Exxon Mobile, enviados por Guyana, efectivamente se encontraban en territorio de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro emitió un plazo de 48 horas para que los países firmantes de este documento rectificaran el punto que modificaba los límites territoriales de la nación, en favor de Guyana, con quien se mantiene el diferendo por el territorio Esequibo.

Al respecto, el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, agradeció este viernes a Guatemala, el primero de los países en modificar su posición, por su rectificación respecto a la declaración del Grupo de Lima.

Fueron 13, de los 14 países que conforman el Grupo de Lima, los que emitieron una declaración en la que se refirieron “con preocupación por la interceptación” de las embarcaciones de Exxon Mobil en lo que catalogaron como “dentro de la zona económica exclusiva de la república cooperativa de Guyana”.

El Gobierno de Panamá también rectificó esta posición frente a la reacción diplomática de reclamo del Gobierno venezolano, que emitió cartas de protestas a los 13 encargados de Negocios de esos países.

“Recibimos también nota diplomática del Gobierno de Costa Rica, en la que reitera su apego al Derecho Internacional y no intromisión en controversias territoriales bilaterales”, informó el canciller venezolano.

Tras estas afirmaciones, que desconocen el espacio soberano de Venezuela, el Gobierno Bolivariano advirtió que tomaría las más urgentes medidas diplomáticas para defender su territorio, de acuerdo con lo establecido en el derecho internacional.

Además, el diplomático  también anunció que el Gobierno de Argentina publicó un comunicado para desmarcarse de la posición del Grupo de Lima con respecto al artículo 9.

Arreaza escribió en su cuenta en Twitter que el Gobierno argentino hizo un llamado “a respetar la integridad territorial y los principios de la Carta de las Naciones Unidas”.

En horas de la tarde, el canciller precisó que el Gobierno de Chile envió una nota diplomática “con la necesaria rectificación”.

En el texto “expresa que su posición históricamente invariable es que los asuntos territoriales y de soberanía” son competencia de los países que están involucrados en las mismas.

Asimismo, Colombia se sumó a las rectificaciones con un comunicado publicado este sábado en el que “se abstiene de pronunciarse sobre las controversias jurídicas existentes entre terceros Estados sobre sus derechos territoriales, las cuales deben ser dirimidas por las partes involucradas”. Lee aquí el comunicado del Gobierno colombiano.

teleSUR


Los barcos de Exxon no han regresado al Esequibo después de incidente con Venezuela

Los buques que adelantaban sondeos en búsqueda de petróleo para la petrolera estadounidense Exxon Mobil en aguas de Guyana aún no han regresado al lugar donde ocurrió el mes pasado un incidente con la Armada de Venezuela, pero es posible que retornen en un futuro, dijo el jueves el ministro de Relaciones Exteriores guayanés.

Las fuerzas militares de la vecina Venezuela ordenaron a las embarcaciones retirarse del lugar donde se encontraban, argumentando que estaban en sus aguas territoriales.

Guyana, que aún no produce petróleo, se ha convertido en un lugar de interés para ese sector desde que Exxon anunció el descubrimiento de más de 5.000 millones de barriles de petróleo y gas en el mar de su plataforma continental.

Pero el hallazgo reavivó una disputa territorial de un siglo con Venezuela, un miembro de la OPEP cuya producción de crudo se ha derrumbado y acusa al Gobierno de Estados Unidos de conspirar para derrocar al presidente Nicolás Maduro.    Según dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Guyana, Carl Greenidge, el incidente que ocurrió el 22 de diciembre no frenará necesariamente la exploración futura que adelanta Exxon. “No han regresado al área. Eso no significa que no puedan regresar en el futuro”, apuntó Greenidge durante un foro con sindicalistas en la capital de su país, Georgetown.

“No estamos hablando en términos absolutos aquí”, agregó. Según un aviso publicado en el sitio de internet del Departamento de Administración Marítima de Guyana poco antes del incidente, se esperaba que las actividades de los buques comenzaran el 6 de diciembre del 2018 y concluyeran el 31 de diciembre. Hasta ahora no han difundido un nuevo mensaje.

El Ministerio de Información de Venezuela y una portavoz de Exxon no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios sobre las declaraciones de Greenidge.

El miércoles, en una conferencia de prensa, Maduro elogió a la patrulla de militares que solicitó a esos buques salir del área donde exploraban petróleo y afirmó que si no fuera gracias a ese trabajo de vigilancia, “un día llegamos y (nos encontramos que) están sacando petróleo”.

“¿Es viable un mundo así, sin respeto al derecho internacional?”, preguntó Maduro a periodistas en un acto transmitido por la televisora estatal.

La Patilla


GUYANA – Gov’t maintains position regarding incident involving Venezuelan navy

Guyana has reiterated its position that the Norwegian ship hired by ExxonMobil was “intercepted” by a Venezuelan naval vessel and brushed aside a claim by Caracas that the vessel had been operating in its territorial waters.

Foreign Affairs Minister Carl Greenidge, speaking at a symposium that focused on the continuous incursion into the country’s territory, described the claim made by Venezuela’s Vice President Delcy Rodriguez earlier this week as “absurd”.

Rodriquez had showed off what she said was concrete evidence contradicting Guyana’s version in the case of the two ExxonMobil vessels in the Esequibo area that occurred late last month.

She said that Guyana had allowed the ExxonMobil ships to enter into Venezuelan waters, describing the incident as a very serious event and a provocation.

She showed off documentation indicating that the ships were not in fact in the disputed area of Esequiba, the lines of which were settled via the Geneva Conventions of 1966.

But Greenidge said that he had seen the recent reports in the Venezuelan media and noted there are no disputes of the coordinates of where the seismic vessels were.

“In the Venezuelan press, they are publicizing the exchange between the two captains. You will hear the Venezuelan asking the Norwegian their location, we don’t have any disputes about the coordinates. They are exactly where the Venezuelans said they are, but it is in the middle of Guyana’s EEZ (Exclusive Economic Zone).”

The vessel, Ramford Tetys, was intercepted in the EEZ and Continental Shelf of Guyana at an “approximate distance of 140 kilometres from the nearest point to the provisional equidistant line with Venezuela and some 250 kilometres from Punta Playa, the westernmost point on the land border of Guyana,” Greenidge said.

Greenidge said that Guyana has the sovereignty to issue licences for the 200 miles in that area.

On December 22, 2018, the Venezuelan navy attempted to land a helicopter on board the Norwegian flagged vessel which was performing exploratory seismic operations in the Stabroek block on behalf of ExxonMobil.

The Foreign Minister said that Guyana has nothing to worry about as he responded to the announcement by Caracas that it will be remapping to show ownership of lands and maritime boundaries.

He said Venezuela, as anyone else, can create and produce maps, however, in the case of Venezuela specifically, any move to own Guyana’s natural reserves currently being disputed by the Spanish speaking nation, will be deemed illegal and will not be recognised.

“You cannot change a map showing your boundaries then try to convince the rest of the world that those boundaries are legally sanctioned,” said Greenidge, adding that for “remapping” to be recognised, all parties involved would have to agree.

“No new boundaries for Guyana or Venezuela have been legally sanctioned,” Greenidge said, adding that Georgetown continues to observe Venezuela’s actions and rhetoric.

Greenidge said the government is also pleased with the progress of its case before the International Court of Justice (ICJ) and anticipates the reaffirmation of the validity of the 1899 Arbitral Award.

Venezuela has claimed the mineral-rich region west of the Essequibo river in Guyana as its own since the 19th century, a view shared even by some of Maduro’s fiercest opponents. An international tribunal ruled in 1899 that the area formed part of Guyana, which at the time was a British colony. The swath of disputed land makes up 40 per cent of Guyana.

Last year, United Nations Secretary General Antonio Guterres sent the case to the International Court of Justice following a failed UN-sponsored attempt to broker a settlement.

Barbados Today