Maximiliano Reyes: “México rechaza cualquier iniciativa que obstaculice el diálogo para enfrentar la crisis en Venezuela”

El Grupo de Lima –compuesto por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía- nació en 2017 con el objetivo de darle una salida a la “crisis” que atraviesa Venezuela. En el día de hoy resolvió desconocer el nuevo mandato de Nicolás Maduro que se iniciará el 11 de enero tildándolo de “ilegal”. Sin embargo, el gobierno de Andres Manuel Lopez Obrador decidió no firmar el comunicado lo que marca un cambio respecto de la gestión de Enrique Peña Nieto . NODAL entrevistó a Maximiliano Reyes, subsecretario para América Latina y el Caribe de México.

Por Pedro Brieger

El llamado Grupo de Lima emitió un comunicado y planteó que no reconocerá el nuevo mandato del presidente de Venezuela.  Sin embargo México no firmó el comunicado ¿Por qué?

El Gobierno de México reitera su preocupación por la dinámica que ha alterado la tranquilidad y la prosperidad del pueblo venezolano, así como la situación en torno al respeto de los derechos humanos que se vive. Las vulnerabilidades en los ámbitos económico y social se muestran a través de la migración de más de 3 millones de venezolanos que han ingresado, en mayor o menor medida, a los países de nuestra región.  México en estos momentos se encuentra en un proceso de cambio de paradigma migratorio donde se vea a la migración como una fuente de prosperidad, desarrollo económico y de riqueza cultural y continuará promoviendo la cooperación internacional, el respeto a la autodeterminación de los pueblos, la solución pacífica de controversias y el respeto, protección y promoción de los derechos humanos, tanto en Venezuela como en el resto del mundo.

En ese espíritu México apoya las iniciativas encaminadas a que la sociedad venezolana encuentre, por la vía pacífica y con la participación de los actores involucrados, una solución a sus diferencias.

Abogamos para que este Grupo fomente el establecimiento de condiciones para que todos los sectores en Venezuela puedan establecer un diálogo real que promueva el acercamiento y la construcción de acuerdos que a su vez permitan la recuperación de la estabilidad de nuestros hermanos venezolanos.  Reiteramos nuestro rechazo a cualquier iniciativa que pretenda dar cabida a medidas que obstaculicen el diálogo para enfrentar la crisis en Venezuela. Por ello, en esta ocasión México no acompaña el texto que se adoptó.

¿Cuál es el sentido del Grupo de Lima para México?

México continuará siendo miembro activo del Grupo de Lima. Esto con la vocación multilateralista de nuestro país y la creencia de que el diálogo y el entendimiento entre los venezolanos será la única vía posible. Nuestra apuesta es por la diplomacia.

Hacemos un llamado a la reflexión dentro del Grupo de Lima sobre las consecuencias que tendrían para los venezolanos aquellas medidas que busquen tener injerencia en asuntos internos que entorpezcan el diálogo entre los actores involucrados y la comunidad internacional. La vía más efectiva para alcanzar los objetivos por los que se creó este Grupo, es mediante iniciativas de mediación y de diálogo, no de aislamiento.

La ausencia de representantes de nuestros países disminuiría la capacidad de interlocución con los actores venezolanos.  Eso derivaría en nuestra autoexclusión de procesos fundamentales para los intereses de nuestra región.

¿México podría romper relaciones con Venezuela como plantean algunos países de la región?

México mantendrá relaciones diplomáticas con Venezuela para así poder considerar con interés las propuestas de acción o gestión diplomáticas que las distintas fuerzas políticas y sociales de ese país formulen para facilitar su acercamiento, entendimiento y acuerdo. En fiel seguimiento a sus principios constitucionales de política exterior, se abstendrá de emitir cualquier tipo de pronunciamiento respecto de la legitimidad del gobierno venezolano.

La autodeterminación de los pueblos y la no intervención son principios constitucionales que México deberá seguir. En ese sentido, el fomento al diálogo entre las partes para encontrar una solución pacífica a la situación que vive Venezuela seguirá siendo prioridad de la política exterior de México.


VOLVER