El gobierno mexicano instala la Comisión de la Verdad por Ayotzinapa y sancionará a funcionarios involucrados

Llegar a la verdad en el caso Iguala, ofrece Gobernación

El gobierno federal rubricó este martes su compromiso de llegar a la verdad en el caso Ayotzinapa y sancionar a los funcionarios involucrados en la desaparición de 43 estudiantes, ocurrida en septiembre de 2014, sin importar quiénes hayan sido y qué cargos ocupaban, entre ellos Jesús Murillo Karam y Tomás Zerón, ex titulares de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), respectivamente.

Al instalar la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia, la titular de la Secretaría de Gobernación (SG), Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de Derechos Humanos de la dependencia, Alejandro Encinas Rodríguez, confiaron en que Ayotzinapa sea uno de los primeros asuntos en los que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ofrezca resultados, sin dilación, a familiares de las víctimas y a la sociedad.

Pido respetuosamente a los integrantes de la comisión, a los expertos que de ella forman parte, su más decidido esfuerzo y compromiso para coadyuvar a conocer la verdad en el más breve plazo que sea humana, legal y científicamente posible, dijo Sánchez Cordero frente a los padres de los jóvenes desaparecidos.

El propósito, subrayó, es muy claro: coadyuvar a que la verdad se conozca, se haga del conocimiento de los familiares de las víctimas y nos permita hacer justicia… para fincar responsabilidades y aplicar la ley. No se parte de cero, hay avances importantes de las investigaciones previas.

Encinas, presidente del mecanismo extraordinario, dejó en claro que esta etapa de la investigación parte de una sola premisa: La verdad es que no hay verdad en el caso de Ayotzinapa.

No se trata de una comisión de la verdad, explicó, sino de un nuevo modelo de intervención gubernamental para avanzar en las investigaciones no sólo del caso Ayotzinapa, sino de la desaparición de más de 37 mil mexicanos y de otras violaciones graves a los derechos humanos cometidos en México en décadas recientes.

Tanto en su mensaje como en entrevista posterior, Encinas Rodríguez dejó en claro que se tomarán en cuenta todos los informes disponibles, la recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y las sentencias y mandamientos del Poder Judicial, como la insólita resolución del tribunal colegiado de Reynosa, Tamaulipas (que ordenó reponer las indagatorias del caso Ayotzinapa).

El propósito, indicó Encinas, es deslindar responsabilidades, castigar a los responsables, sean quienes sean, y que los hechos no queden en la impunidad.

“Fueron cuatro años sin voluntad política. Aquí vamos a usar el tiempo que sea necesario y no vamos a generar falsas expectativas para inventar resultados. La prudencia tiene que ver con la calidad de la investigación y sus resultados.

“La verdad (‘histórica’, de la PGR) ya se derrumbó por todos lados, la propia investigación de la CNDH reconoce que se alteraron pruebas”, manifestó ante la prensa.

–Durante la ceremonia, los padres de los normalistas dijeron que se burlaron de ellos en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ¿Coincide con esa apreciación?

–Por supuesto que sí. Si no, no estaríamos aquí, instalando esta comisión.

Vamos a empezar con lo que no se hizo o con lo que se hizo mal. Vamos a retomar todas las investigaciones. Todos los servidores públicos (serán investigados) independientemente de las funciones que desempeñaron, agregó.

Jornada


Ejército sabía que éramos estudiantes y pudo evitar ataque: sobreviviente de Ayotzinapa

Omar García, uno de los sobrevivientes de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa el 26 y 27 de septiembre de 2014, señaló que a cuatro años de los hechos existen grandes expectativas para esclarecer el papel que diversos actores, comenzando por el Ejército, tuvieron durante la agresión al convoy de autobuses. Ellos “sí sabían que éramos estudiantes y lo que estábamos haciendo, pudieron evitar el ataque”.

En entrevista para #AristeguiEnVivo, en el marco de la Instalación de la Comisión Presidencial para la Verdad y el Acceso a la Justicia en el Caso Ayotzinapa, el egresado de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Bugos” detalló que él y algunos otros jóvenes que lograron librar la situación pudieron ver a elementos del Ejército, además de los policías municipales de Iguala, en el lugar de los hechos.

Por lo que esperan que “las investigaciones sigan adelante y se llegue a la verdad” pues además cuentan con las conclusiones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en donde quedó “establecido de manera muy clara que las corporaciones estuvieron coordinadas”.

Aquella noche, un grupo de normalistas de la Normal de Ayotzinapa fue interceptado por diferentes elementos de seguridad, luego de que habían tomado algunos autobuses para participar en la marcha del 2 de octubre en la Ciudad de México.

Relató que el ataque de los policías “fue brutal” y que no obstante las pruebas sobre cómo se dio el evento, todo se atribuye al narcotráfico.

“La verdad histórica de Jesún Murillo Karam, que dio a conocer en enero de 2015, está muy alejada de lo que ocurrió esa noche. Ellos hablan y le atribuyen todo al narco“, por lo que consideró necesario “investigar a todos los funcionarios que insistían en que mis compañeros y los sobrevivientes somos criminales”.

Aristegui Noticias


VOLVER