México: ya son 85 las personas muertas por la explosión de un ducto

Apoyo irrestricto a víctimas del estallido, ofrece AMLO

A 48 horas de la explosión ocurrida en Tlahuelilpan, Hidalgo, el número de muertos ascendió a 85 y se reporta a 58 personas internadas en hospitales de la entidad, la capital del país y el estado de México. El presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a apoyar a los familiares de las víctimas en todo lo que necesiten.

“No quiero llamarle gasto, estamos obligados a hacerlo los dos gobiernos (federal y estatal), independientemente del proceso legal. Esto no está a discusión, todo el apoyo por razones humanitarias. Los gobiernos tienen como fin último el bienestar de los ciudadanos… Esto va más allá de lo material, tiene que ver con lo humano y no hay límite.”

Afirmó que la ayuda no está condicionada a ningún procedimiento administrativo ni material, por lo que ya instruyó a la Secretaría de Gobernación para que hable con cada una de las familias para atenderlas directamente. Este asunto se está tratando con mucha delicadeza. No puedo decir más por razones de tipo humanitario, pero no es un acontecimiento fácil de superar.

El Presidente anticipó que a partir de mañana, cuando inicie los recorridos por comunidades asentadas en zonas de ductos, se anunciará un plan integral de desarrollo que se entregará a casi un millón de personas de 80 municipios en las regiones donde se concentra el robo de combustible.

Se pretende aislar a los que han hecho “de esta actividad ilegal, riesgosa, inhumana, un lucro… Son grupos que lucran económicamente, porque estamos hablando de un robo a la nación de alrededor de 65 mil millones de pesos al año”.

López Obrador expresó que el objetivo es que las poblaciones no tengan que dedicarse a la ordeña de ductos por falta de oportunidades. “Por eso va el plan de desarrollo para que haya empleo, créditos, para que haya becas, atención a adultos mayores, a personas con discapacidad. Todo un plan integral de desarrollo.

Cuando menos hay dos tipos de actores que participan: “la gente que ha sido abandonada, marginada, empobrecida, que ve en esto la posibilidad de obtener ingresos, y los que organizadamente se dedican a cometer estos ilícitos… Lo que queremos es primero dar alternativas para aislar a los más involucrados en el comercio negro del combustible”. También tipificar como delito grave este ilícito.

–Con esta tragedia, ¿reconsidera viajar en aeronaves oficiales?

–Yo voy a seguir viajando igual. Se me hace ofensivo pare el pueblo lo que han hecho los gobernantes de México de tener aviones y helicópteros de lujo; es un cambio también radical, de raíz. No voy a usar aviones y helicópteros para mi traslado, sólo en el caso de una emergencia.

Para López Obrador, los trayectos terrestres sirven para informarse con la gente de lo que pasa, porque anteriormente sólo conocían los aeropuertos, los helipuertos y los sitios donde eran los actos oficiales. Dijo que en su traslado a Hidalgo desde Aguascalientes le permitió detectar algunas franquicias que venden la gasolina duplicando el margen de utilidad, por lo que los conminó a no abusar y vender al precio promedio el combustible.

Respaldo

Por la mañana, ratificó su respaldo a la actuación militar durante la tragedia, la cual se adecuó al protocolo establecido. Hicieron lo correcto, lo que tenían que haber hecho en una situación como la que se presentó, aunque reconoció que a raíz de la experiencia podrían adecuarse algunas acciones.

En la tarde abundó sobre el comportamiento del Ejército, y señaló que no hay ninguna contradicción entre el primer reporte telefónico que recibió del secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, y el comportamiento que tuvieron los soldados el día del siniestro “en el sentido de que no era posible detener a la multitud.

“Yo sostengo, de manera responsable, que fue correcta la actuación del Ejército; incluso hay videos en donde hasta la Policía Federal –que actuó en conjunto con la Marina y la Defensa– buscaban detener a la gente, pero no fue posible.”

El general explicó que antes de las 17 horas del viernes, cuando llegaron los refuerzos, fue imposible detener a las personas porque ya estaban sobre la toma donde ya se había incrementado el volumen de hidrocarburo.

Durante la conferencia matutina, el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, anunció que se abrirá un espacio para captar denuncias ciudadanas que permitan combatir el robo de combustible. No descartó que en su momento pudiera haber recompensas por la información, pero bajo la más completa discreción y protección para los denunciantes.

Cuestionado sobre la posibilidad de que alguno de los hospitalizados pudiera ser imputado por robo de combustible, el fiscal rechazó que se victimice a las comunidades, pues las investigaciones van en contra de los responsables de operar el robo de hidrocarburos.

Por la noche, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, aseguró que extraoficialmente “sí sabíamos que en Tlahuelilpan, como en muchos otros municipios, eran vulnerables a la actividad huachicolera”, pues había nueve o 10 tomas clandestinas. Consideró que uno de los ayuntamientos con más problemas es Cuautepec de Hinojosa, información que ya le han compartido al gobierno federal.

Informó que del 4 de enero a la fecha han sido ejecutados tres líderes huachicoleros: Flavio Alberto (a) El Vikingo, Uriel (a) El Tornillo y Julio César (a) La Parca, este último homicidio ocurrido el sábado pasado.

En el recuento que presentó el gobernador sobre lo acontecido en San Primitivo, explicó que se encontraron en el lugar 68 restos humanos, de los cuales han sido identificado nueve, y siete de ellos ya fueron entregados a sus familias.

Además, se cuenta con 54 muestras genéticas que permitirán la identificación de cadáveres, ya sea con peritos en México o, si es necesario, del extranjero. Se han abierto 65 carpetas de investigación, y se ha atendido a más de 500 familiares.

El secretario de Seguridad Pública y Participación Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, reveló que en promedio el centro de monitoreo de Pemex recibe diariamente 484 alertas.

Jornada


Cómo ocurrió la explosión, antecedentes de ordeña y la actuación del Ejército: Lo que se sabe de la tragedia en Tlahuelilpan

La gente se acercó para tomar gasolina. La tarde del viernes 18 de enero, fue reportada una toma clandestina en el kilómetro 226 del ducto Tuxpan-Tula, en la localidad de San Primitivo del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo. Decenas de pobladores, al ver brotar el combustible, en un chorro que alcanzó hasta los seis metros de altura, se aproximaron para tratar de llevárselo en bidones.

Una escena que se ha vuelto recurrente, en diferentes estados del país, con los casos de ordeña de ductos, aunque esta vez los acontecimientos derivaron en una explosión que cobró la vida de más de 76 personas, y dejó decenas de heridos.

De acuerdo con el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, tras el reporte de Pemex las Fuerzas Armadas acudieron “inmediatamente” y “después de las 17:00 horas” ya se encontraban en la zona donde se registró la toma clandestina, que está a unos 13 kilómetros de la refinería de Tula. También llegó personal de Seguridad Pública del municipio, la Agencia de Seguridad Estatal, personal de Protección Civil y Bomberos.

Ahí, según Fayad, la acción de autoridades locales y militares fue tratar de persuadir a la gente, para que se retirara del lugar, porque corría peligro al estar en contacto con el combustible. Pero la mayoría ignoró ese llamado.

El gobernador de Hidalgo en conferencia conjunta con autoridades federales, el 19 de enero, dijo que Pemex reportó a la Sedena la perforación ilegal a las 16:50 horas, aunque el diario El País citó el testimonio de un militar, mencionando que el ducto fue detectado por una patrulla del Ejército desde las 14:oo horas.

En un conferencia este domingo, el secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, dio un dato que coincide con el del diario español, respecto a que la Sedena detectó la toma clandestina a las 14:30 horas, aunque según lo dicho por el funcionario en ese momento no era una “fuga relevante”, y fue hasta que se incrementó y se llegaron a ciertos parámetros, que se decidió cerrar la válvula.

A las 15:45 horas, dijo Durazo, se aglomeró la población y el personal militar conminó a la gente a retirarse; a las 17:00 horas, arribó personal de la Gendarmería, a las 17:30 llegaron refuerzos de Sedena, a las 18:20 se cerró la válvula y a las 18:52 horas ocurrió la explosión.

De acuerdo con lo dicho por el secretario, transcurrieron al menos cuatro horas entre que el Ejército detectó la toma clandestina (14:30 horas) y la explosión (18:52 horas); tiempo en que la gente estuvo recopilando gasolina en garrafas, algunos incluso haciendo uno o dos recorridos, para llevarse la mayor cantidad posible, de acuerdo con testimonios.

La actuación del Ejército

El secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, dijo en conferencia de prensa que el oficial del Ejército que se encontraba al mando de la base de operaciones, encargada de revisar esa zona de ductos de Pemex, tenía 25 elementos bajo su mando, y que detectaron la toma clandestina en Tlahuelilpan “todavía en un momento que no tenía mucha salida el combustible”.

Según el reporte que le dieron al titular de Sedena, “había algunas personas ahí, cercanas a la toma”, y “poco a poco fue incrementando la salida de combustible en el ducto en la toma clandestina hasta llegar a alcanzar seis o siete metros de altura.

Cuando empieza a incrementarse esta salida del combustible del ducto también se reúne una mayor cantidad de personas; informa el oficial que había entre 600 y 800 personas que empezaron a llegar ahí, al área de la toma”.

Según lo explicado por el secretario, cuando llegó la presencia militar a la zona de la toma clandestina, “había algunas personas”, y luego, al observar cómo brotaba el combustible, se congregó más y más gente, hasta ser unas 800. Entonces los elementos del Ejército buscaron persuadir a los habitantes, para que se alejaran, sin tener éxito.

Cresencio Sandoval aceptó que la cantidad de pobladores “obligó” a los 25 elementos del Ejército a hacerse a un costado. Eso dijo en una primera conferencia, que eran unos 25 elementos, aunque un día después, el 20 de enero, dio la versión de que ese primer grupo sí solicitó refuerzos, y que cerca de las 17:00 llegaron otras dos bases, de 30 militares cada una, además de elementos de la Gendarmería.

El presidente López Obrador también dijo que estuvieron en la zona elementos de la Policía Federal y la Marina, aunque no detalló cuántos elementos.

El titular de Sedena también detalló que no detectaron que los habitantes que acudieron por el combustible tuvieran algún tipo de arma.

En cuanto a corporaciones locales, el gobierno de Hidalgo solo indicó que había acudido personal de Seguridad Pública del municipio, la Agencia de Seguridad Estatal, personal de Protección Civil y Bomberos, aunque sin detallar la cifra de elementos, ni la hora en que llegaron.

“Él (el oficial a cargo, del que no dio su nombre) busca evitar que las personas se acerquen al ducto por la peligrosidad que éste presentaba, trata de persuadirlos, a los pobladores, pero hacen caso omiso y se tornan algunos de ellos un poco agresivos, y al verse rebasado por la cantidad de gente que estaba llegando con sus recipientes para llenarlos de combustible, es obligado a retirarse a un costado, busca no tener una confrontación”, relató el secretario de Defensa.

“No se retira del área, queda ahí a un costado, pendiente de lo que estaba sucediendo. Y sigue incrementándose la gente, siguen llegando pobladores con los recipientes para llenarlos de combustible. Inclusive, informa que hay personas que se llenan de combustible en sus ropas por la misma presión que tenía la salida”, agregó.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, consideró que fue correcta la actuación del Ejército.

“La actitud, la acción del Ejército fue correcta, les diría yo que oportuna. No es fácil ante una multitud hacer prevalecer el orden, aun explicando sobre los riesgos”, mencionó el mandatario federal.

“En el caso de que se hubiese pedido auxilio, no se hubiese logrado mucho, porque todo esto se da también de repente, llega muchísima gente y hay el antecedente que cuando se dan estos casos no se respeta ni siquiera a los elementos del Ejército, se enfrenta la población. Hay otros casos sobre esto”.

El 13 de enero pasado, se reportó el caso de 10 militares que fueron retenidos durante varias horas por pobladores de la localidad de Santa Ana Ahuehuepan, en Tula, Hidalgo, al realizar un operativo contra el robo de combustible.

Los antecedentes de ordeña

El ducto Tuxpan-Tula, en el que se dio la toma clandestina que derivó en la explosión en Tlahuelilpan, “es muy importante porque surte a la refinería de Tula con gasolinas o con componentes para la gasolina”, dijo el titular de Pemex, Octavio Romero Oropeza.

Según el funcionario, el ducto Tuxpan-Tula estaba suspendido desde el 23 de diciembre, y hasta el 16 de enero había sido reactivado, para el “proceso de empaque” de gasolina Premium y el componente llamado MTB.

El titular de Pemex explicó que cuando detectaron actividad irregular en el ducto Tuxpan-Tula, se redujo la presión aplicando los protocolos correspondientes.

Según el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, la válvula fue cerrada a las 18:20 horas, casi cuatro horas después de que la Sedena detectó la toma clandestina, y media hora antes de que ocurriera la explosión. De acuerdo con lo dicho por las autoridades federales, al estar la toma clandestina en una zona baja, y dada la carga de combustible (el ducto estaba lleno, según dijo la secretaria de Energía), es que siguió brotando el hidrocarburo.

“Se venía operando a 20 kilogramos de presión, y cuando ocurre esto, la suspensión y el cierre en la válvula, ya se queda en apróximadamente cinco o seis kilogramos de presión”, mencionó el director de Pemex.

Romero Oropeza apuntó que en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, a lo largo del ducto Tuxpan-Tula, se habían detectado 10 tomas clandestinas de hidrocarburo en los últimos tres meses.

El 18 de diciembre pasado, dijo, en el mismo municipio ya se había desatado un incendio, por una toma clandestina, y tardó 12 horas en apagarse.

En respuestas a solicitudes de información, Pemex indicó que en Tlahuelilpan, Hidalgo, han sido detectadas tomas clandestinas al menos desde 2011, cuando se registró un caso; luego fueron seis en 2013, ocho en 2014, dos en 2015, seis en 2016, y tres entre el uno de enero y el 16 de febrero de 2017.

Tlahuelilpan, a 70 kilómetros de la ciudad de Pachuca, tenía una población de 19,389 habitantes hasta el registro del Inegi de 2015. De acuerdo con los datos de Coneval, de ese año, la mitad de su población tenía condición de pobreza, y 7.1% pobreza extrema.

La agencia AFP relató que sus periodistas hicieron un recorrió por el poblado cercano al lugar de la explosión, y observaron calles pavimentadas, con servicios y comercios. Los pobladores les mencionaron que se dedican a la agricultura y el transporte.

Un vecino mencionó que, al ganar muy poco, algunos campesinos ven como una oportunidad el involucrarse en actividades como la extracción de combustible de tomas clandestinas, su compra y venta.

“Para muchos como yo, que no acabamos la secundaria, los huachicoleros también generan empleo para las familias pobres, y los políticos no sufren de las carencias que nosotros sufrimos, y además no vamos a comprar la gasolina a 20 pesos, porque no nos alcanza”, dijo a Notimex un habitante de la zona.

Testimonios

“Yo nada más llegué porque me dijeron que estaban regalando gasolina”, relató al diario Reforma un campesino de 37 años, Édgar, quien acudió a la toma clandestina en Tlahuelilpan el viernes. En su caso, alcanzó a llenar un garrafón con gasolina y luego se alejó, por lo que no sufrió heridas.

“Yo me salvé porque ya había sacado un garrafón y lo vine a dejar, y cuando yo regresé por el otro, fue cuando vimos la explosión. Yo vi cuando explotó y apenas iba a entrar otra vez.

“Cuando iba la mitad del camino, que se prende. Aventé el pinche garrafón y a correr. Todavía me jalé a un chavo que iba bien quemado. Lo aventé ahí a la zanja, ahí nos aventamos los dos adentro de la zanja, y ya de ahí otro chavo nos ayudó a salir, pero yo cuando salí ya mi gasolina ya no estaba, o sea no me llevé nada”.

Otro poblador, de acuerdo con testimonios recabados por Notimex, coincidió en el relato de que el viernes comenzó a extenderse el rumor de que “estaban regalando gasolina”, en Tlahuelilpan, aunque “la gente que llegó no sabía (extraer gasolina), venían hasta de Actopan y otros pueblos de por aquí”.

Los heridos

De las personas que fueron hospitalizadas, 49 tienen entre 15 y 34 años, la mayoría de ellos hombres, según dijo el secretario de Salud federal. El gobernador de Hidalgo habló de siete menores de edad lesionados, entre ellos un joven de 12 años.

Algunos de los pacientes, dijo el gobernador, sobre todo los menores de edad, serían trasladados al hospital Shriners, en Galveston, Texas. En la página del gobierno de Hidalgo, las autoridades han publicado listas actualizadas de los nombres de los heridos, su ubicación y su estado de salud.

La investigación

En cuanto a la investigación sobre la toma clandestina, qué originó el incendio y quiénes son los responsables, el fiscal General, Alejandro Gertz Manero, dijo que policías ministeriales acudieron a la zona, para recabar evidencia, y que ya cuentan, entre otros elementos, con videos de los momentos en que la gente acudía para llevarse gasolina de la toma clandestina.

Sin embargo, dijo, en la investigación hay una serie de limitantes, por lo que se hará lo que sea “humanamente posible” para esclarecer el caso.

“Las personas que estaban más cerca de la explosión fallecieron y eran los que estaban realmente pegados al área donde ocurrió esta desgracia. Entonces, tenemos una serie de limitaciones, de investigación, pero eso no significa que no podamos llenar todo el espectro de investigación alrededor, con todos los peritajes que vamos a levantar de voces, de sonidos, de videos, de toda clase de pruebas y las testimoniales que nosotros ya estamos levantando en la población”, dijo Gertz Manero.

En una conferencia de prensa el sábado, el funcionario mencionó que las primeras diligencias ya han dado datos preliminares, respecto a la forma en que ocurrieron los hechos.

Una hipótesis, dijo, es que muchas de las personas que se acercaron por gasolina utilizaban ropa sintética, que tiene la posibilidad de “generar reacciones eléctricas”; esto, mientras el ducto afectado “estaba cargado con gasolina de muy alto octanaje”.

Ese es un principio de investigación, dijo Gertz, “no es una contundencia, ni un resultado final”, que el movimiento de tantas personas en un área cargada de gases, además del combustible líquido brotando de la toma, “pudo haber generado esa explosión”.

Gertz Manero, cuestionado por la prensa, mencionó que “evidentemente” alguien hizo de manera intencional una perforación en el ducto, para obtener hidrocarburo de manera ilegal, aunque definir con precisión quién lo hizo tiene las limitantes ya mencionadas.

El incendio por la toma clandestina en Tlahuelilpan, según los datos oficiales, duró unas cinco horas. A las 00:02 horas ya del sábado 19 de enero, Pemex informó que ya había sido sofocado.

El gobernador Fayad, sobre el tema de las indagatorias, dijo que “se cuenta ya con 59 carpetas de investigación iniciadas en las agencias del Ministerio Público, para asentar los datos de las víctimas”.

La postura de AMLO

El presidente de México, tras la tragedia en Tlahuelilpan, dijo que su gobierno seguirá combatiendo el robo de hidrocarburos, aunque en los casos de perforaciones a ductos y habitantes que acudan a tratar de llevarse el combustible, no se buscará una confrontación.

“Nosotros vamos a seguir convenciendo, persuadiendo a la gente. Nosotros tenemos la convicción de que el pueblo es bueno, que es honesto”, mencionó López Obrador.

“Que, si se ha llegado a estos extremos, a estas prácticas es porque se le abandonó por completo, y esto significa que no han tenido posibilidad de satisfacer sus necesidades básicas, porque hay millones de pobres en el país, gente que no tiene ni siquiera para lo más indispensable. Por eso es que ha proliferado este tipo de actitudes”.

López Obrador ha acusado que en los gobiernos federales previos se permitió el robo de hidrocarburos y pérdidas millonarias para Pemex, el llamado huachicoleo, por lo que activó una estrategia de cerrar ductos en casos específicos y cambiar el sistema de distribución, optando por pipas, lo que ha provocado desabasto en diferentes entidades, entre ellas Hidalgo.

Mientras el mandatario federal ha pedido paciencia y apoyo de los ciudadanos, partidos de oposición critican la estrategia y la afectación a la gente, que no puede recargar con normalidad combustible.

Animal Político


Pemex: el negocio de 700 pipas y 71 mdd que investiga el gobierno de AMLO

En vísperas de la reforma energética que abriría plenamente el mercado de las gasolinas y de los hidrocarburos, Pemex convocó en 2013 a una licitación pública internacional (ITS-27235) para producir, fabricar y entregar 700 pipas o carrotanques, de los cuales 300 distribuirían gasolinas y 400 se utilizarían para desa­lojar combustóleo.

La licitación se le adjudicó a la empresa estadunidense Ethan Gas Oil LLC, que a su vez subcontrató a la compañía Mundo Global de Remolques SA de CV, mediante un contrato de producción de bienes, así como de suministro de tecnologías, celebrado el 30 de septiembre de 2013.

El costo de cada uno de los 300 carrotanques fue de 98 mil 700 dólares, y el de cada uno de los 400 vehículos restantes, 105 mil 200 dólares. Toda la operación ascendió­ a 71 millones 690 mil dólares, según consta en el expediente judicial, cuya copia obtuvo Proceso.

De acuerdo con la información disponible, Pemex pagó un anticipo de 365 millones 549 mil pesos (18 millones 277 mil dólares, aproximadamente), pero ni Ethan Gas Oil ni Mundo Global de Remolques entregaron uno solo de los 700 vehículos licitados para transportar gasolina y combustóleo.

Ethan Gas Oil, por conducto de su representante legal Leonardo Velasco Pérez, demandó penalmente a los representantes de Mundo Global de Remolques SA de CV, Griselda Escalona Gómez y Norberto Jesús Quesada Almaraz, por “fraude genérico” porque la compañía que subcontrató no entregó los vehículos.

En la sentencia judicial del caso, fechada el 24 de agosto de 2018, el magistrado Maurilio Domínguez Cruz, de la Novena Sala Penal, determinó que no había delito de parte de Mundo Global de Remolques porque el Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México no proporcionó las pruebas necesarias, como la copia de la licitación y los términos de ésta, para saber si Ethan Gas Oil podía o no subcontratar.

Sin embargo, el magistrado estableció que “existe la probabilidad, hasta este momento procesal, de que dicha suma de dinero (los 365 millones 549 mil pesos) haya sido entregada total o parcialmente por Pemex a la moral ofendida Ethan Gas Oil, a la que se adjudicó dicha licitación para la producción y fabricación de los 700 carrotanques, mismos que Pemex no recibió”.

Desde el pasado 27 de agosto de 2018 el magistrado de la Novena Sala Penal remitió al entonces encargado de despacho de la Procuraduría General de la República, Alberto Elías Beltrán, una copia del expediente para investigar si la petrolera fue “víctima directa por posible afectación de bienes jurídicos de la Federación, motivo por el cual se envía en sobre cerrado, copia certificada de la resolución”.

En los mismos términos se envió una copia a la Auditoría Superior de la Federación, responsable de vigilar el ejercicio del presupuesto de Pemex, así como al titular de la Secretaría de Energía en su calidad de presidente del Consejo de Administración de la empresa productiva del estado, y al director general de la petrolera.

La denuncia de AMLO

Este caso de presunto fraude no se conoció públicamente hasta que el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia de prensa del viernes 18, mencionó que en el gobierno de Enrique Peña Nieto fue tanta la corrupción en Pemex que se compraron 700 pipas a una empresa y “ésta le entregó a otra el anticipo de 365 millones de pesos, no hacen nada y no entregan las unidades. Estamos hablando como de mil 300 millones de pesos. Es un asunto judicial. Nosotros vamos a revisarlo. Nunca se entregó nada”.

Y este domingo, en su conferencia matutina, López Obrador detalló que la probable operación fraudulenta se inició en 2013 y aunque no dio nombres, en ese año Emilio Lozoya estaba al frente de Pemex.

¿En ese caso no va haber punto final?, se le preguntó.

“No. Es que, además de que estaba la denuncia en curso. Si yo me entero de un delito, si a mí me dice un funcionario algo en una reunión, supuestamente privada sobre un ilícito, mi respuesta es: actúe, proceda, porque si no me convierto en cómplice”, respondió.

“Tengo ya más información, puedo decir que eran tanques de ferrocarril, 700, y se quedan con un anticipo de 400 millones de pesos y Pemex presenta una denuncia que ni un pasante de derecho la haría, genérica, sin pruebas, y se comete el fraude. Y hasta ahora no hay justicia”, acusó.

“Este expediente de los carrotanques, para que no le anden echando la culpa a nadie, me lo entregó un ciudadano, no me lo entregaron funcionarios del gobierno; un ciudadano me entregó el expediente”.

Proceso


VOLVER