Paraguay: el Gran Chaco lucha contra la deforestación

Por José Díaz

Servindi, 21 de enero, 2019.- La deforestación se ha convertido en uno de los problemas más dramáticos de Latinoamérica en las últimas décadas. Uno de los países a los que menos atención se le ha prestado en este ámbito ha sido Paraguay, país que entre el 2017 y 2018 habría perdido más de 255 mil hectáreas de bosque. Esto hecho fue informado esta semana por el propio Instituto Nacional Forestal (Infona).

Según expresó la presidenta de Infona, Cristina Goralewski el 24% de esta deforestación corresponde a actividades realizadas ilegalmente, afectando al área geográfica conocida como el Gran Chaco. Según esta entidad estatal, los principales responsables de la deforestación en la cabecera del Cono Sur serían los propios propietarios de las fincas rurales de la zona.

Cristina Goralewski también criticó que esto ocurre pese a que desde el 2004 exista en Paraguay una Ley de Deforestación Cero que fue extendida hasta todo el 2019. Esta norma impediría la tala de bosques en la zona oriental de Paraguay, aledaña a Brasil.

Según diversas organizaciones ambientales, el famoso Bosque Atlántico del Alto Paraná, perteneciente a la zona conocida como la ecorregión de Paranaense que comparten Brasil, Argentina y Paraguay; habría perdido el 85% de su masa forestal en los últimos 10 años.

El Chaco en riesgo

Precisamente la zona conocida como el Gran Chaco, famosa por la diversidad de sus áreas naturales, es uno sectores geográficos que mayor riesgo corren en la actualidad en el cono sur. Con una cifra de pérdida de 300 hectáreas de bosque por día, la afectación a esta región ha colocado a Paraguay como uno de los 10 países que mayor deforestación porcentual sufren a nivel mundial.

Frente a esta dramática situación, la sociedad civil se viene organizando en Paraguay a través de la campaña denominada “Salvemos el Chaco”, coordinada por el activista ambiental Raúl Gullón. Esta iniciativa busca recolectar 75 mil firmas para promover el fortalecimiento de la, hasta ahora ineficaz, Ley de Desforestación Cero.

La meta puntual es prohibir las actividades de extracción de madera en las zonas boscosas del Chaco, donde estiman que solo quedaría en pie el 45% de los bosques originales. En lo que va del 2019 la campaña ha crecido en popularidad, al punto que diversas organizaciones internacionales se han sumado como Greenpeace que busca articular la protección del Chaco entre Paraguay y Argentina.

Servindi


VOLVER