Argentina: otorgan al hijo de un gobernador oficialista la habilitación del primer centro de cannabis medicinal

El hijo de Gerardo Morales se quedó con la primera habilitación para elaborar marihuana medicinal

Pertenecer tiene sus privilegios y sino que lo diga Gastón Morales. El hijo del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, ya supo disfrutar de los lazos sanguíneos con su nombramiento como Secretario de Asuntos Legales e Institucionales y el último dividendo que entregó el apellido fue la firma del Ministerio de Seguridad de la Nación que habilitó a su empresa como el primer centro de elaboración de cannabis medicinal de la Argentina.

En agosto pasado, el gobernador Morales solicitó a la Cartera de Patricia Bullrich que le concediera a su hijo la habilitación de un proyecto destinado al estudio e investigación del uso medicinal del cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales, amparados por la ley 27.350 sancionada en 2017.

Así fue como Gendarmería inspeccionó las instalaciones de la finca “El Pongo”, ubicada sobre la Ruta Provincial 1, en la localidad de Perico. Según el comunicado del Ministerio de Seguridad, “a partir de un exhaustivo análisis técnico realizado por especialistas de la fuerza federal, se concluyó que el establecimiento contaba con las normas de seguridad necesarias y que cumplía con las pautas legales impuestas a nivel nacional y provincial”.

Morales hijo es presidente de Cannabis Avatãra S.E., que a su vez está asociada con la estadounidense Green Leaf Farms International. Según publicó la agencia Télam, el proyecto de plan piloto se asentará sobre una superficie de 5 a 15 hectáreas de la finca El Pongo, montada sobre tierras del Estado provincial, y tiene como objetivo lograr “certidumbre científica respecto de la adaptación de la planta a las condiciones del suelo, agua, aire y clima del lugar”.

Se estima que el proyecto estará finalizado en junio y que “recién allí estarán en condiciones de elaborar, con datos técnicos certeros y concretos, un plan de cultivo industrial para una escala mucho mayor, de 500 hectáreas en los próximos cinco años”, según los cálculos del propio empresario.

De avanzar con la producción y la industrialización, el hijo de Morales ya adelantó que empezará a producir aceite de cannabis “entre agosto y noviembre de este año”.

Tiempo Argentino


Autorizaron el primer centro de cannabis medicinal en el país

Mientras que el Ministerio de Seguridad de la Nación confirmó la habilitación del primer centro destinado a la elaboración de cannabis medicinal del país, que será en la provincia de Jujuy, Valeria Salech (fundadora de Mamá Cultiva Argentina) le dijo a Crónica que “esta decisión nos genera más preguntas que respuestas o reacciones”.

En lo que refiere a la decisión gubernamental, la misma indica que se habilitará un espacio destinado al estudio e investigación del uso medicinal del cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales. El proyecto del plan piloto (estaría finalizado para junio) se llevará a cabo en una superficie de 5 a 15 hectáreas de la finca “El Pongo”, ubicada sobre la ruta provincial N° 1, cerca de la localidad jujeña de Pericó.

En cuanto al cultivo, el mismo se realizará a campo abierto y las semillas estarán a disposición a fin de mes para arrancar con la germinación de las mismas, con lo cual a partir de agosto podría empezar a producirse el aceite de cannabis.

Mamá Cultiva Argentina es una ONG que viene luchando desde hace años por el autocultivo y para mejorar la calidad de vida de personas (entre ellas su propios hijos). Su fundadora Valeria indicó que “se suponía que el gobierno tenía que articular con el INTA y CONICET para que se cultive con fines de investigación, y también en algún momento importar cannabis para dar una respuesta inmediata a las personas que necesitan este tratamiento ahora. Aquellas que encontramos la solución en el cultivo personal seguimos esperando el guiño del gobierno respecto a lo que hacemos. Estuvimos en 2016 para pedir que se legalice una actividad con la cual hace 5 o 6 años venimos cultivando para generar una mejor calidad de vida a personas, pedíamos que se blanquee y haya una legalización para quienes encontramos una respuesta en el cannabis accediendo a esta terapia y eso sigue sin aparecer. Es extraño porque no se sabe por qué se asocian con una empresa extranjera cuando hay tantos conocimientos en nuestro país, con voluntad por parte de los científicos de trabajar el tema, porque se organizan con un laboratorio privado, cuando aquí hay nacionales dispuestos a trabajar con este tema”.

Consultada sobre la ley 27.350 (aprobada en marzo de 2017 y reglamentada en septiembre), Salech agregó que “no se entiende cuáles son los objetivos de este tema, porque la ministra de Seguridad (Patricia Bullrich) no autoriza un lugar estatal o particular y sí uno privado, y están abriendo causas judiciales que cuestan una fortuna al país por personas que tienen dos, tres o cuatro plantas, es como que no se puede comprender la naturaleza de la gestión. La ley dice otra cosa, habla de una producción nacional, INTA y CONICET investigando y nada de eso está ocurriendo, de hecho no hay presupuesto, ya que el mismo signado para el programa de cannabis medicinal en Argentina es de 300 mil pesos, osea menos de 10 pesos por día, y no hay investigadores que puedan trabajar con ese dinero. Mientras le sacan presupuesto a un programa apuntado a dar respuesta de parte del estado, invierten o le dan autorización a un cultivo privado que nos e sabe con qué fin van a cultivar”.

La fundadora finalizó diciendo que “el cannabis se hizo legal en la mayoría de los países avanzados para tratamiento del dolor y después para la epilepsia, con lo cual nosotros tenemos un plantel de socios y socias sobre todo los que más sufren dolores crónicos, personas mayores de edad, pero seguimos sin tener una respuesta del estado”.

Crónica