Colombia: 170 organizaciones anuncian un paro nacional por los asesinatos de líderes sociales

En rueda prensa ofrecida este miércoles 20 de febrero en Bogotá, representantes de 170 organizaciones sociales, políticas y sindicales de todo el país anunciaron la realización de un Gran Paro Nacional el próximo 25 de abril.

Lo anuncian como una jornada de protesta contra las políticas económicas y sociales del Gobierno de Iván Duque, en rechazo a la cadena de asesinatos de líderes sociales, al incumplimientos del Acuerdo de Paz y la no continuidad de las negociaciones de paz con el ELN, y contra algunas medidas contenidas en el Plan Nacional de Desarrollo que el Gobierno presentó a discusión del Congreso.

🔴| #EnVivoMovimientos y Organizaciones Étnicas, Sociales, Sindicales y Políticas de Colombia anuncian fecha y agenda unitaria del próximo PARO NACIONAL 2019.🎙️| RUEDA DE PRENSA:📍| Sala de Juntas – ONIC (Cll 12B #4-38 Bogotá)✊🏼 ¡Se viene el #ParoNacional 2019! ✊🏼

Publicado por Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular en Miércoles, 20 de febrero de 2019

“El paro es de carácter político y se hace en defensa de la vida, la paz, la democracia, del medio ambiente y de todos los derechos de los colombianos, y se desarrollará a lo largo y ancho de todo el país con la participación de movimientos étnicos, estudiantiles, obreros, campesinos, indígenas y el agro”, señalaron sus organizadores.

La convocatoria al Gran Paro Nacional del 25 de abril surgió en el Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales y Políticas realizado entre el 9 y 10 de febrero pasado en el auditorio de la Universidad Autónoma de Colombia, en Bogotá, donde se reunieron 380 dirigentes y directivos nacionales regionales y sectoriales de 170 organizaciones sociales, sindicales, fuerzas políticas alternativas, agremiaciones de campesinos, indígenas, afrodescendientes, estudiantes, docentes, ambientalistas, mujeres, víctimas del conflicto y organizaciones de derechos humanos.

Por parte del movimiento sindical en dicho Encuentro Nacional participó la dirección de la CUT, que avaló y se plegó a la realización del Gran Paro Nacional del 25 de abril. Sin embargo, no firmó las conclusiones y la declaración final del Encuentro porque en algunos aspectos tuvo apreciaciones distintas, y no hubo acuerdo, según dijo a esta Agencia de Información el presidente de la CUT, Diógenes Orjuela, quien anunció que en próximos días difundirá una circular con las conclusiones de la CUT al respecto.

Anunció que se buscará una convergencia con el resto del movimiento sindical en el marco del Comando Nacional Unitario, a fin de preparar e impulsar el Gran Paro Nacional del 25 de abril y las jornadas preparatorias. Como la que se realizará el 20 de marzo, día en que se convocó a una jornada de protesta específica contra el Plan Nacional de Desarrollo del Gobierno Duque.

Otras actividades que se desarrollarán con anterioridad el 25 de abril son: la movilización nacional de las víctimas de Estado, el 6 de marzo: la conmemoración activa del Día Internacional de los Derechos de las Mujeres, el 8 de marzo; y el Encuentro Nacional de Estudiantes de la Educación Superior, el 11 de marzo en Popayán.

Asimismo, el 5 abril está prevista una marcha en La Haya (Países Bajos) para visibilizar los procesos de víctimas en Colombia. Y el 9 de abril habrá una movilización por las víctimas del conflicto colombiano.

Las organizaciones convocantes se comprometieron a preparar y realizar encuentros y asambleas organizativas en los departamentos, municipios y regiones del país, con el propósito de coordinar una agenda convergente de movilización y para fortalecer el proceso de construcción de un Gran Frente Popular y Democrático en perspectiva de unidad y poder.

Declaración política
En el documento que recoge las conclusiones y la declaración política del Encuentro de Organizaciones Sociales realizado el 9 y 10 de febrero, éstas manifiestan su indignación por el incremento de la violencia sistemática en contra de líderes sociales, defensoras de derechos humanos y ex combatientes de FARC en proceso de reincorporación.

También denuncian la violencia contra las mujeres y los feminicidios, la violación de los derechos de las comunidades y pueblos étnicos, la negación del conflicto social y armado, los derechos de las víctimas, el fortalecimiento del paramilitarismo, la militarización de los territorios, el tratamiento de guerra, criminalización y la estigmatización a la protesta social.

Señalan asimismo la responsabilidad de los gobiernos anteriores y actuales, nacionales y regionales, por los graves e irreparables daños ambientales generados por el proyecto Hidroituango, la afectación del río Cauca y de las comunidades ribereñas.

Por otra parte, manifiestan su solidaridad con la lucha popular y los gobiernos alternativos del mundo y de América Latina, en especial con el pueblo cubano que ha ofrecido su territorio como escenario para avanzar en los diálogos de paz en Colombia. Y rechazan con contundencia la intervención de Estados Unidos en Venezuela, apoyada por el presidente Iván Duque, y exigen una salida política y dialogada a la crisis del vecino país.

AIL