Cuba: más de 8 millones de personas habilitadas para votar referendo constitucional

Cubanos a las urnas en referendo sobre nueva Constitución

Más de ocho millones de cubanos están hoy convocados a ejercer su derecho a un voto libre, directo y secreto en el referendo que define si ratifican o no la nueva Constitución de la República.

En más de 25 mil 340 colegios electorales, diseminados por las 15 provincias de la isla, deben actuar unas 225 mil autoridades electorales que recibieron capacitación y pusieron a punto los sistemas el domingo pasado en una prueba dinámica.

De acuerdo con la Comisión Electoral Nacional (CEN), están creadas las condiciones para la participación masiva de los cubanos en la cita en las urnas, algo tradicional en el país caribeño.

Además del protagonismo popular habitual, el referendo tendrá una vez más como rasgo distintivo respecto a los comicios en otras partes del mundo, la ausencia de despliegues militares y policiales, porque en las votaciones son los pioneros (estudiantes de la enseñanza primaria y media) los encargados de cuidar las urnas.

Alrededor de 200 mil niños cumplirán esa función, muchos de ellos estrenándose por primera vez, como el pequeño de seis años Rony, quien adelantó que ‘será un día muy lindo’.

Nadie duda del respaldo contundente de los cubanos a un texto que ratifica el carácter socialista de la mayor de las Antillas y el papel rector en su sociedad del Partido Comunista, refleja cambios en la estructura del Estado, amplía los derechos y las garantías individuales, y reconoce varias formas de propiedad, entre ellas la privada.

Cuba vota Sí porque es la Constitución que hicimos juntos, garantiza los derechos de todos, es antiimperialista y enaltece la dignidad de nuestro pueblo, escribió la víspera el presidente Miguel Díaz-Canel en su cuenta de la red social Twitter.

Por su parte, el primer vicepresidente de la isla, Salvador Valdés, manifestó en recientes declaraciones a Prensa Latina su confianza en el respaldo a una carta magna que es un proyecto de futuro para que haya continuidad en la construcción del socialismo y lograr una patria libre, independiente, soberana, democrática y próspera.

La nueva ley de leyes llega al referendo de hoy tras un proceso de consulta que contó con la participación de casi nueve millones de personas, en 133 mil reuniones celebradas en barrios y centros de trabajo y estudio entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre últimos.

De esos encuentros, y de la oportunidad de opinar de los cubanos que cumplen misión oficial o residen en más de un centenar de países, salieron más de 780 mil propuestas de modificación, adición o eliminación de contenidos, muchas de ellas incorporadas a la iniciativa.

Según la CEN, durante la jornada electoral funcionará un sistema de partes y mañana se realizará una rueda de prensa para divulgar las cifras preliminares derivadas de la cita en las urnas.

La semana pasada tuvieron lugar en 130 países, para diplomáticos, colaboradores y becarios cubanos, las votaciones relacionadas con el referendo, las cuales resultaron calificadas de exitosas por la Comisión Electoral Especial de la Cancillería.

Prensa Latina


Díaz-Canel ejerció su derecho al voto

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, ejerció su derecho al voto en el colegio 3 de la circunscripción 57 del municipio Playa en La Habana.

A las 8:00 a.m. de este 24 de febrero, el jefe de Estado cubano llegó junto a su familia para votar por la nueva Constitución de la República de Cuba. La víspera, en zonas afectadas por el tornado, Díaz-Canel dijo: “Esta Constitución ayuda al perfeccionamiento de nuestro Socialismo, reconoce la diversidad, nuevas formas de gestión que contribuirán al desarrollo de la economía. Una Constitución que amplía la dignidad de todos los cubanos”.

A 124 años del reinicio de las luchas independentistas, el pueblo cubano se levanta para hacer uso de un derecho cívico, que es instrumento de democracia y cambio. Hoy, Cuba está decidiendo su futuro, cual legado insurrecto.

En declaraciones a la prensa el presidente cubano, reafirmó “cuando los cubanos #VotemosSí por esta Constitución, estaremos votando Sí por America Latina y el Caribe. pr Venezuela.

Más adelante, dijo: con este voto estamos convocando a nuestros viejos guerreros cubanos, a nuestros mambises #YoVotoSí

Radio Cumanayagua


Sí, y mil veces Sí – Por Leticia Martínez Hernández

Amanece en Cuba. Es domingo, no uno habitual, de esos de calma chicha, de agromercados y balcones repletos de ropas. Desde temprano comenzó el ajetreo, uno histórico, porque este último día de la semana ─ 24 de febrero para más señas ─ se estará defendiendo en los colegios electorales la nueva Constitución de Cuba, en la que durante meses estuvimos dibujando el país que queremos, el que aspiramos a construir.

Justo a 150 años del grito inicial de aquella Guerra Necesaria, la guerra de Martí, “sin odios, de conmovedora y prudente democracia”; los cubanos volvemos decidir el futuro de la nación, la de todos y por el bien de todos. Esta vez con una boleta, dos casillas y la responsabilidad tremenda de marcar allí donde más falta le hace a la Patria.

Desde hace algunos días, la maestra más entusiasta del barrio pasó por la casa para consultarle a Carmencita si quería cuidar las urnas. Ella dijo que sí. Le preguntó a qué hora le parecía mejor y escogió el mismo turno de su amiga Lais, a las nueve de la mañana. Le da un poco de pena, dice, porque seguro habrá mucha gente, pero irá con su uniforme impecable y sus motonetas. En Cuba hoy los niños custodian las urnas y es día de fiesta.

En la familia hemos decidido salir a votar a esa misma hora, para acompañarnos en el momento de dar el Sí por una Constitución que las abraza a ella y a su hermana Elena. En el momento que levante su mano y salude como pionera cubana que es, sus padres estarán votando Sí porque en ese gesto va el apoyo a la Revolución que nos formó como seres humanos dignos y que ahora vela por el futuro de nuestras hijas.

Diremos Sí a una Constitución que protege a las mujeres trabajadoras y las madres; resguarda a la infancia, a los abuelos, a quienes sufren limitaciones físicas y mentales; ratifica derechos ya conquistados y blinda otros tantos; aboga por un nación próspera; define el país como un Estado socialista de derecho y de justicia social, democrático, independiente y soberano; plantea a la dignidad humana como valor supremo y que todas las personas son iguales ante la ley; reconoce a las familias, sean como sean; defiende que los cubanos tengamos vivienda digna, acceso al agua potable, hábitat seguro…

Pero si le quitamos toda esa racionalidad, fuerte e innegable, a nuestro voto, nacerá otro sentimiento profundo, el del agradecimiento, el de la honra, el del respeto, a todos los que aportaron su sangre por el país que hoy somos: a Martí, a Maceo, a Céspedes, a Mariana, a Mella, a Fidel y a todos los jóvenes masacrados por la tiranía, a los que subieron a la Sierra a riesgo de todo y a los que se han dado a este país sin pedir nada a cambio.

Todo eso me rondará el corazón cuando ponga el Sí en la boleta, la introduzca en la urna y Carmencita certifique mi voto con su saludo de pionera.

Sí, y mis veces, por el futuro de Cuba.

CubAhora


VOLVER