El gobierno de México reubica a miembros de la caravana migrante en todo el país tras el cierre del albergue en la frontera con EEUU

Cierra albergue de Piedras Negras; migrantes de caravana fueron reubicados en todo México

16 días después del arribo de la Caravana a la frontera norte de Coahuila, esta mañana, el albergue para migrantes que fue instalado en Piedras Negras concluyó sus operaciones tras la reubicación de más de mil 600 personas centroamericanas en todo México.

Desde temprana hora, los cuerpos policiacos federales, estatales, municipales y militares que sumaron contingentes de al menos 700 elementos para el resguardo del albergue, recibieron la orden de retirarse de la zona y regresar a sus cuarteles, por lo que en las próximas horas será abierta la vialidad del libramiento que transita frente al lugar.

Fue a partir del domingo pasado, cuando el albergue empezó a concluir sus actividades de manera parcial con el cierre de una de las naves de la antigua fábrica de la empresa Macesa donde se instalaron los dormitorios para los centroamericanos.

Anterior a esa fecha, las ofertas de empleo reubicaron a los migrantes en ciudades como Reynosa, Hermosillo, Monterrey, Saltillo y otras partes del mismo Piedras Negras tras acceder a la tarjeta de visitante por razones humanitarias que permite la legal estancia en el país durante los próximos 365 días después de su entrega, así como el acceso a un empleo y prestaciones de ley.

En los últimos tres días, otros camiones arribaron al albergue para trasladar a los migrantes a otras zonas como Guadalajara, Ciudad Juárez y Matamoros, donde se asegura permanecerán en los albergues permanentes de dichas zonas.

Elmer, uno de los migrantes de Honduras que fue rechazado por el Instituto Nacional de Migración para la tarjeta de visitante por razones humanitarias, a la espera de un permiso que permita la estancia por 30 días más, dice que incluso, otro grupo de migrantes fueron trasladados a Tijuana a cambio de 500 pesos y bajo el argumento de que “allá es más fácil cruzar la frontera con Estados Unidos”.

El hondureño se quedará en Piedras Negras en uno de los albergues, al igual que otras 30 personas integrantes de familia que fueron reubicadas en la Casa del Migrante de la Diócesis de la misma ciudad con la esperanza de que el consulado de Estados Unidos les acepte su trámite de asilo político.

De acuerdo con la visitaduría regional de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Coahuila, en los días posteriores la presidencia de dicho órgano manifestará una postura sobre el trato de migrantes, y no descartaron si de la estancia surgieron quejas contra funcionarios por el trato.

Hasta estos momentos, el operativo de contención que fue establecido desde la llegada de la Caravana en los puentes internacionales de Piedras Negras e Eagle Pass conformado por agentes de la Patrulla Fronteriza y el Customs and Border Protection no ha sido retirado, y mientras tanto, el Gobierno estadounidense no ha comunicado si existe una fecha estimada para que sus operaciones retornen a la regularidad.

Vanguardia


Migrante mexicano muere bajo custodia de autoridades fronterizas de EU

El Gobierno de Estados Unidos confirmó la muerte este domingo de un mexicano que se encontraba bajo custodia de las autoridades fronterizas y que recibió atención médica tras haber entrado ilegalmente al país el 2 de febrero.

El inmigrante, de 45 años de edad y cuya identidad no ha sido divulgada, entró en Estados Unidos por las inmediaciones del puerto aduanero de Roma, en el estado de Texas, donde fue apresado por agentes fronterizos, a los que solicitó atención médica, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en un comunicado.

Tras someterse a un examen médico general en un centro médico regional, el migrante fue trasladado al Centro Médico de McAllen (Texas) donde le fue diagnosticada una cirrosis hepática y un fallo cardíaco masivo, por lo que permaneció ingresado hasta su muerte.

“Esta pérdida de una vida es trágica. Nuestras condolencias para su familia y sus seres queridos. El CBP continúa empeñado en garantizar un tratamiento seguro y humano a todos aquellos que se encuentran bajo nuestra custodia”, señaló el subcomisionado de Asuntos Públicos de la agencia, Andrew Meehan.

La de este ciudadano mexicano supone la tercera muerte de un inmigrante que se encontraba bajo custodia de las autoridades fronterizas estadounidenses en los últimos tres meses.

En el día de Nochebuena, un niño guatemalteco de 8 años, identificado como Felipe Gómez Alonzo, murió en un hospital del estado de Nuevo México después de haber estado bajo la custodia de la policía fronteriza durante más de una semana.

El 23 de diciembre, el niño y su padre llegaron a Alamogordo, a unos 145 kilómetros de El Paso, y al día siguiente el pequeño fue hospitalizado porque tosía y tenía los “ojos brillantes”.

Apenas un par de semanas antes, el 8 de diciembre, fue la pequeña Jakelin Caal Maquín, de 7 años y también procedente de Guatemala, la que perdió la vida en un hospital infantil de El Paso (Texas), tras haber cruzado ilegalmente la frontera con México junto a su padre.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, atribuyó en diciembre estas muertes al incremento de las detenciones en la frontera y al hecho de que cada vez más inmigrantes llegan enfermos.

El Sol de México


Instruyen a la Comar a acelerar calidad de refugiados a migrantes menores de edad

Ante la crisis humanitaria que representan las caravanas migrantes, el Poder Judicial de la Federación instruyó a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) a dar calidad de refugiados a las niñas, niños y adolescentes que llegan a nuestro país, sin pasar por el trámite ordinario que suele durar entre seis meses y un año.

Margarita Griesbach, de la Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia (ODI) y Javier Carrancá, de la Clínica Jurídica para Personas Refugiadas Alaide Foppa, dieron a conocer la resolución del juez Segundo Auxiliar de la Primera Región, Jonathan Bass Herrera, quien emitió una sentencia por la cual “brinda una amplia protección” a los menores migrantes “al reconocer que el Estado mexicano y particularmente la Comar omitió reconocer de manera colectiva el refugio para todas las niñas, niños y adolescentes que forman parte de las caravanas a través de la figura de reconocimiento prima facie, contemplada en la legislación mexicana”.

En conferencia de prensa en las instalaciones de la Red por los Derechos de la Infancia (Redim), los abogados explicaron la trascendencia de la sentencia, notificada el jueves 7, clasificada con el número 86/2018.

De acuerdo con los abogados, el “reconocimiento prima facie significa que, ante una afluencia masiva de solicitantes de asilo se hace evidente una situación que merece una protección de carácter colectivo, sin esperar al análisis individual de cada caso”, resolución que “es consistente con las obligaciones reforzadas que tiene el Estado para brindar protección especial a niñas, niños y adolescentes”.

Los defensores puntualizaron que la determinación del juez no significa que de forma obligada los menores migrantes tengan que mantenerse como refugiados en México, sino que esa condición tiene que ser solicitada de forma voluntaria para lo cual la Comar no requerirá realizar un diagnóstico previo para otorgar la medida de protección.

Griesbach resaltó que la resolución judicial obliga a las instituciones mexicanas a reconocer como a los menores migrantes como población vulnerable, a la cual el Estado mexicano tiene obligación de proteger, “y no pueden ser deportados ni ellos ni sus familias”.

Al insistir que los menores no están obligados a aceptar el refugio mexicano, “pues México no puede considerarse como país seguro”, la abogada puntualizó que la Comar tendrá que demostrar que los infantes que solicitan protección, “no salieron huyendo de su país, y que no están en una situación de riesgo”.

En espera de que la resolución no sea combatida judicialmente por la dependencia, lo cual “sería una vergüenza para este país”, Griesbach consideró que la sentencia “en realidad ayuda a la Comar, que está rebasada en la elaboración de diagnósticos individuales, y con esto lo que ocurre es que si niñas, niños y adolescentes aceptan ser considerados como refugiados, tendrán que ponerse a operar las procuradurías de Protección de la Infancia, que son entes de coordinación de las distintas instancias”.

Javier Carrancá destacó que la resolución obligará al Estado mexicano a determinar “cuántas niñas, niños y adolescentes migrantes están ingresando en las caravanas, y diseñar un plan de intervención a través de un diagnóstico integral de necesidades de protección”.

Al puntualizar que las autoridades han sido “omisas” en la atención de los menores migrantes, el abogado reconoció que la difusión de la sentencia “es un nuevo reto para la sociedad civil, habrá que diseñar una estrategia que permita a los menores conocer esta opción de protección, que no es obligatoria y que no les niega la posibilidad de solicitar refugio en otro país”.

El abogado recordó que hace dos meses, el mismo juez resolvió una sentencia por la cual “concedió una suspensión definitiva para que ninguna niña, niño o adolescente y sus familiares, integrantes de las caravanas migrantes, pudieran ser deportados”.

El Diario de Coahuila


VOLVER