Elecciones en El Salvador este domingo: ¿qué proponen los principales candidatos presidenciales?

Contexto Nodal
Este 3 de febrero se realizarán las elecciones presidenciales en El Salvador. El FMLN, con el excanciller Hugo Martínez como candidato, aparece con mucha debilidad después de casi una década en el gobierno. El favorito según los sondeos es el empresario Nayib Bukele (por el partido GANA), exalcalde de San Salvador por el FMLN antes de su expulsión en 2017. El tradicional partido de derecha ARENA presentará al también empresario Carlos Calleja y la alianza VAMOS a Josué Alvarado. Si ningún candidato supera el 50% de los votos habrá una segunda vuelta el 10 de marzo. Podrán votar unas 5,2 millones de personas y hay casi 6 mil habilitadas en el exterior.

Más de cinco millones de electores salvadoreños están aptos para participar de las elecciones presidenciales de este domingo, proceso en el que se elegirá a un nuevo presidente para el período 2019-2024, sucesor de Salvador Sánchez Cerén.

La campaña electoral finalizó a las cero horas del miércoles, con el objetivo de otorgar a los votantes un período de ‘silencio electoral’ para que reflexionen su voto.

Las principales cartas para la elección son el exalcalde de San Salvador, Nayib Bukele, candidato por la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA); el empresario del sector retail Carlos Calleja, candidato por Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y Hugo Martínez, candidato por el oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Los candidatos cerraron sus campañas el fin de semana, de cara a una elección en la que se prevé se rompa el bipartidismo que reina en el país desde la firma de los acuerdos de Paz que ha repartido el poder político entre ARENA y FMLN.

Bukele y el llamado a romper el bipartidismo

Nayib Bukele, quien de ganar la elección podría ser el presidente más joven del país, cerró su campaña proselitista el sábado reforzando el llamando a romper el bipartidismo.

El exalcalde, empresario ligado a la publicidad y distribución de motocicletas, inició su carrera política bajo la bandera del FMLN (partido del que fue expulsado). Cerró con una concentración en el Centro Histórico de San Salvador, un escenario que se recuperó durante su gestión como alcalde y se exhibe como su principal logro.

“Aquí estamos a punto de hacer historia, vamos a romper el bipartidismo que ha prevalecido en este país desde hace mucho”, dijo Bukele ante sus seguidores que ondeaban banderas celestes.

“Si queremos esta victoria, no podemos confiarnos ni atenernos, el 3 de febrero la historia de El Salvador cambiará solo si cada uno de nosotros salimos a votar”, les replicó el político que ha centrado buena parte de su estrategia de comunicación en las redes sociales enfocando su mensaje hacia el voto joven y los desencantados por los partidos ARENA y FMLN.

Bukele suele dirigir sus mensajes desde la plataforma Facebook Live, además es un activo usuario de Twitter, pero concede pocas entrevistas a los medios tradicionales, con los que ha mantenido varios conflictos derivados de coberturas relacionadas con denuncias de corrupción con sus funciones.

Bukele, que corre como candidato del conservador partido GANA, un partido que se formó en la década pasada tras una ruptura dentro de ARENA. Sin embargo, desde su incorporación el partido político dejó su color naranja para asumir el emblema y colores parecidos a los que el exalcalde ha asociado a su imagen desde el inicio de su vida política.

Pese a su ventaja, que podría no ser suficiente para ganar en primera vuelta, Bukele ha hecho denuncias públicas de que el proceso electoral puede desembocar en un fraude que le arrebate la presidencia, un tema espinoso que ya generó un altercado en una de las sedes del Tribunal Supremo Electoral.

Calleja y su lucha por llevar a ARENA de regreso al poder

ARENA, el partido que gobernó a El Salvador entre 1989 y 2009, tiene como candidato a la presidencia a Carlos Calleja, perteneciente a la familia dueña de Súper Selectos, la principal cadena de supermercados del país y con inversiones en otras áreas del sector comercio.

Calleja comenzó a construir su candidatura bajo el movimiento “Nueva visión de país2 y derrotó al empresario Javier Simán en las internas para definir la candidatura de ARENA.

El empresario tiene en contra el desgaste del partido que gobernó al país en la posguerra y que es señalado por actos de corrupción. De hecho dos expresidentes elegidos bajo su bandera, Francisco Flores y Elías Antonio Saca, fueron procesados por estos delitos. Flores falleció durante el proceso, mientras Saca fue condenado por un multimillonario desfalco a las arcas del Estado y cumple una condena.

Además ARENA es aún criticada por amplios sectores por implementar una agenda neoliberal que permitió una ola de privatizaciones y el impulso al libre mercado, que además llevó al país a elegir el camino de la dolarización en 2001.

En material electoral, Calleja tiene como principal promesa de campaña el lema ‘trabajo para todos’, un eje en el que promete crear 300.000 puestos de empleo durante una eventual gestión, que también pasa por una reducción del aparato estatal tras casi una década de gobiernos bajo la bandera del izquierdista FMLN.

El empresario cerró su campaña con el mensaje “tenemos un buen plan, con proyectos de verdad y para sacar adelante al país hay que trabajar de sol a sol”, agregó.

Martínez y la promesa de continuidad

El candidato presidencial del partido de la exguerrilla salvadoreña, Hugo Martínez, cerró este domingo su campaña electoral confiado en remontar los pronósticos adversos.

Martínez convocó a un multitudinario evento en uno de los principales bulevares de la capital salvadoreña con el objetivo de acallar las críticas de que el partido ha perdido militantes. El evento convocó a miles de personas, principalmente del interior del país.

“Desde las últimas semanas el FMLN está en remontada y está imparable. Vamos a ganar las elecciones porque estamos blindados por el pueblo”, dijo el ingeniero agrónomo y excanciller de la República en la gestión de Mauricio Funes (2009-2014).

El FMLN se ha visto salpicado por las acusaciones de corrupción que pesan sobre el expresidente Funes, sobre quien hay cuatro órdenes de captura, pero que se encuentra asilado en Nicaragua donde argumenta que es un perseguido político, pese a que su expartido sigue en el poder.

Funes, un exentrevistador de televisión, ha sido acusado por la Fiscalía ante la justicia, entre otras demandas penales, por el desvío de más de US$350 millones durante su gestión.

“Nosotros por justicia vamos a combatir a evasores de impuestos y a los corruptos en este país. Es una injusticia que mientras hay niños que no tienen qué comer, otros se quedan con el dinero del pueblo”, dijo Martínez.

Martínez ofrece una agenda de continuidad que incluye mantener intacto el esquema de subsidios y mejorar algunas coberturas en materia de Salud y Seguridad Social.

Disputa a las redes sociales

Por ley, la campaña electoral finalizó el miércoles, pero la misma ha arreciado en redes sociales como Twitter y Facebook, fuera del control de las autoridades electorales locales.

Además, el ambiente se ha caldadeo más por investigaciones periodísticas que han revelado tratos cuestionables de los tres candidatos. La Revista Factum publicó esta semana una investigación sobre amaños en las licitaciones de contratación para la producción audiovisuales de Bukele, cuando fue alcalde de San Salvador. El Grupo Calleja también fue relacionado por mantiener relaciones con el gobierno de Venezuela pese al discurso crítico y opositor que mantiene el candidato.

Asimismo, una investigación de el periódico digital El Faro reveló que documentos que vincularían a Martinez con el pago de sobresueldos, algo que él negó.

Poco más de cinco millones de personas están convocadas a participar de los comicios, según el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Para el día de los comicios, el TSE habilitará 1.595 centros de votación con 9.578 juntas receptoras de votos.

Estrategia y Negocios


Casi cinco mil observadores en elecciones

Casi cinco mil observadores, entre nacionales y extranjeros, monitorearán las elecciones presidenciales de este 3 de febrero, según los registros del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Han pedido acreditarse 2,846 observadores nacionales y 2,102 observadores internacionales.

Un total de 4,948 observadores “garantizarán la transparencia con que trabaje el TSE y garantizarán que en cada centro de votación haya testigos suficientes, para que nadie vaya a manipular datos”, manifestó Jaime Juárez, director de Fortalecimiento Institucional del TSE. Señaló que será el contingente más grande de observadores en la historia del país, porque en las elecciones presidenciales anteriores han rondado los cuatro mil. El funcionario considera que aspectos como la cerrada competencia de tres contendientes, la administración propia de la transmisión de resultados preliminares y las denuncias de posible fraude han generado interés en la observación.

Instancias de prestigio como la Unión Europea (UE) con 100 observadores, la Organización de Estados Americanos (OEA), con 84 observadores, la Unión Interamericana de Organismos Electorales, con 11 observadores, y la Asociación Mundial de Organismos Electorales (A-WEB) con dos observadores; y 12 personas de la Federación Internacional de Abogados (FIA) están entre los observadores. También, el Centro Intercambio y Solidaridad (CIS) desplegará 110 observadores, de los cuales 95 son internacionales.

Los observadores de la OEA se han reu­nido con la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y con el presidente del TSE.

La Fundación Guillermo Manuel Ungo, (Fundaungo) ha pedido acreditar a 1,300 observadores nacionales. En Fundaungo participan la Universidad Don Bosco, la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas y la Facultad Centroamericana de Ciencias Sociales.

El FMLN ha pedido acreditar 450 observadores internacionales, ARENA pidió acreditar a 250 y Vamos a 15. La Comunidad Palestina en El Salvador ha pedido acreditar 450 observadores, de los cuales 250 son internacionales.

El Mundo


Elecciones en El Salvador: los candidatos ignoran a la comunidad LGBT+

Por Paula Rosales, desde San Salvador

A pesar de que la población está siendo amenazada por la violencia, el desempleo y la migración forzada, durante la campaña electoral, los principales aspirantes a la presidencia de El Salvador omitieron por completo la inclusión de propuestas electorales para garantizar los derechos de la comunidad LGBT.

Sin compromiso con derechos humanos LGBTI+

El Salvador elegirá el próximo 3 de febrero al presidente que deberá gobernar el país centroamericano para los próximos cinco años. Agencia Presentes consultó los programas de campaña de los cuatro candidatos que participan en la contienda electoral : todos evidencian ausencia de propuestas de políticas de salud, trabajo, educación y seguridad. En los documentos no se encuentra ni una sola línea que refleje un compromiso específico sobre la protección de sus derechos humanos. Incluso, durante sus actividades proselitistas, los candidatos presidenciales evadieron responder sobre los derechos de la comunidad LGBT.

Unos 5.2 millones de personas están habilitadas para elegir entre tres candidatos de derecha, Nayib Bukele, de la Gran Alianza para la Unidad Nacional (GANA), Carlos Calleja de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Josué Alvarado de VAMOS, y uno de izquierda, Hugo Martínez del oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

De acuerdo al último sondeo, publicado en enero de 2019 por la encuestadora Mitofsky, el candidato Nayib Bukele de GANA, lidera con un 57 por ciento de preferencia, seguido del candidato Carlos Calleja de ARENA, con un 31 por ciento. El tercer lugar lo ocupa el candidato oficialista del FMLN con un 11 por ciento.

“No pretendemos cambiar la ley: matrimonio entre hombre y mujer”

El plan de gobierno de Nayib Bukele no destaca ninguna propuesta hacia la comunidad LGBT. Su partido, GANA, cercano a las iglesias evangélicas de diferentes denominaciones, apoyó en 2015 una reforma para que la constitución de la república estableciera que el matrimonio es únicamente entre hombre y mujer.

“Nosotros no pretendemos cambiar la ley en cuanto al matrimonio. Nosotros creemos que el matrimonio debe de ser entre un hombre y una mujer. Eso no quita la vida que cada quien quiera llevar”, dijo Bukele durante un foro universitario.

Compromiso antiderechos

Mientras tanto, en el plan de gobierno del partido ARENA (en el poder entre 1989 y 2009) tiene entre sus prioridades fortalecer el modelo económico neoliberal del país. Sus propuestas resaltan un mayor control sobre los gastos del Estado y aplicar un fuerte mecanismo de transparencia después que dos de sus presidentes fueran acusados y encarcelados por enriquecimiento ilícito.

En un apartado del compromiso alude a inclusividad e igualdad en el acceso de oportunidades, pero sin especificar ni mencionar en las 250 páginas del documento a la comunidad LGBT.

Uno de los compromisos que el candidato Carlos Calleja firmó durante la campaña un compromiso con la Unión de Iglesias Cristianas Evangélicas de El Salvador (UNICSAL) para sustituir la actual Secretaría de Inclusión Social por la conservadora Secretaría de la Familia.

En 2009, con la llegada del FMLN al poder, la Secretaría de Inclusión Social fue la primera institución del Estado en instaurar la dirección de diversidad sexual. Este espacio se encarga de la creación de políticas públicas que garanticen los derechos humanos, económicos, sociales, civiles y políticos básicos de cualquier ciudadano y ciudadana de la comunidad LGBTI.

Un horizonte de retrocesos

“Es alarmante que vayan a convertir la Secretaría de Inclusión Social en Familia, porque juega un rol importante. Es un ente contralor para la inclusión de las diversas poblaciones. Sustituir el mandato va a ser un retroceso importante en materia de inclusión y en materia de derechos humanos”, dijo a Presentes Bianka Rodríguez, directora de la Asociación Comcavis-trans.

En El Salvador, un país con más de seis millones de habitantes, un 80 por ciento de las personas dice profesar el catolicismo y el evangelismo. De ahí que los candidatos adopten medidas cómodas para este sector.

El partido oficial FMLN, que ha impulsado desde el ejecutivo una serie de políticas de inclusión y respeto de los derechos humanos de la comunidad LGBT, en el plan de gobierno de su candidato no define líneas específicas para la continuidad de estos programas.

La campaña electoral tampoco recogió propuestas para abordar los feminicidios ni crímenes de odio. Sólo se habla de fortalecer el aparato de seguridad. Tampoco se mencionó el derecho al aborto.

Cuáles son las demandas de la comunidad LGBTI+

Entre las demandas solicitadas por la comunidad LGBTI está la aprobación de la Ley de identidad que les permita acceso a empleo, salud, educación, respetando su orientación sexual.

Además, solicitan a los futuros mandatarios que asuman un compromiso real para contrarrestar la impunidad de los casos de homicidios y violencia, ya que en la actualidad las investigaciones no prosperan en las instituciones del Estado.

En 2018 organizaciones de la sociedad civil que trabajan por los derechos de la comunidad LGBT, presentaron al Congreso un anteproyecto de ley de identidad de género, que buscaba se reconociera el derecho al reconocimiento de identidad y expresión de género. La ley aún no ha sido aprobada.

“Creo que el movimiento LGBTI debe exigir mucho más y potenciar las exigencias desde nuestra propia realidad”, dijo a Presentes, Karla Avelar.

Las próximas elecciones estarán marcadas por el descontento generalizado de la población por los dos partidos mayoritarios, ARENA y FMLN, que se han turnado en el ejecutivo sin lograr mayores avances.

Sus gestiones, que en total suman tres décadas, se han visto empañadas por los casos de corrupción en el manejo del dinero del Estado, los altos índices de homicidios y la disminución del poder adquisitivo.

Agencia Presentes