Henrique Capriles, dirigente opositor venezolano: “La poca legitimidad que tenía Maduro se acabó”

Entrevista a Henrique Capriles, dirigente opositor venezolano

Por Valentina Lares Martiz

Uno de los temores de la mayoría opositora venezolana ha sido siempre cómo metaboliza y actúa la dirigencia de sus partidos ante los cambios y retos del complejo panorama de su país.

No es para menos. No han sido pocos los errores y desencuentros de sus principales dirigentes, los cuales han generado largos periodos de fracaso y frustración. Sin embargo, en la última semana, todo parece nuclearse en torno al presidente encargado, Juan Guaidó, y la ruta propuesta: el cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Además de fotografías y los apoyos públicos recibidos de dirigentes como María Corina Machado y Henry Ramos, este domingo corrió como pólvora la imagen de un sentido abrazo entre el exgobernador y excandidato a la presidencia Henrique Capriles Radonski y Guaidó, quien anunció este domingo que pedirá a la Unión Europea (UE) la protección de los activos venezolanos.

Capriles, quien tenía meses en silencio, atendiendo una situación familiar –y probablemente esperando un momento para reaccionar– se ha encargado en los últimos días de dejar claro su apoyo al presidente encargado.

En breve conversación con EL TIEMPO durante la marcha del sábado pasado, Capriles aseguró que la oposición, después de tantos reveses, se encuentra en un momento estelar.

“Lo importante es seguir en la línea de lo que ha dicho Juan”, dice antes de que le pregunten sobre las decisiones del Parlamento. “Primero hay que cesar la usurpación para hacer unas elecciones libres. Yo estoy absolutamente comprometido –nunca pensamos los venezolanos que esto iba a durar 20 años– con el cambio y a ayudar en todo lo que pueda. Si les preguntas a todos los que estamos aquí quién es el que más quiere cambio, yo voy a hacer todo lo posible para levantar la mano más alto. Juan está haciendo las cosas bien y hay que seguirlo apoyando con esa agenda que le permita a este país salir de esta tragedia”.

¿Cuál es la diferencia de este momento con las protestas del 2017?

En el 2017, este pueblo resistió. Hay que ver lo que fue la reacción del gobierno frente al país que pedía en ese momento elecciones libres y democráticas, liberación de presos políticos.

¿Cuál fue la respuesta del gobierno? Una brutal represión, salir a matar a la gente. Los venezolanos pensamos que la Fuerza Armada en ese momento iba a restablecer el orden constitucional por lo que significaba, además, cerrar el Parlamento.

En Venezuela, en 2017, ante algo tan grave como eso –no olviden las sentencias del Tribunal Supremo que pretendieron despojar las competencias al Parlamento–, el pueblo reaccionó, y la respuesta la conocemos: a punta de represión apagaron la estafa. Pero ahora, la poca legitimidad que tenía Maduro se acabó.

Entonces todavía se arropaba en una legitimidad que…, bueno, él no había terminado su periodo constitucional, aunque cuestionado. Eso se acabó. Eso y, además, ese parapeto de elección presidencial logró que el año pasado el mundo dijera: ‘Apoyamos al poder legislativo y la ruta’.

¿Ha cambiado la dirigencia opositora?

Hay gente que dice que este es un relevo generacional, pero la política es más que eso. Yo estoy a favor del relevo, de dar espacios, y siempre me he sentido muy orgulloso de nuestros diputados más jóvenes y siempre haré todo lo que esté a mi alcance para impulsarlos.

No me refiero al cambio generacional, sino a la madurez política de la oposición…

Este momentum ha logrado algo que yo celebro, que sin haberlo discutido ni pensado, permitió reconstruir la unidad así, firme.

Es bueno mantenerlo, sostenerlo y aprovecharlo para decirles a aquellos que permanentemente andan sembrando cizañas e intrigas dentro de la oposición que le hacen un flaco servicio a la causa y el país. La oposición se necesita unida porque el proceso de recuperación, levantar a Venezuela del foso donde la han metido, va a requerir de mucho esfuerzo.

¿Entonces está optimista con la situación?

Yo soy un optimista, siempre lo he sido. Sigo aquí ¿qué más?

El Tiempo


VOLVER