Human Rights Watch denuncia que el gobierno ascendió a generales vinculados en falsos positivos

Colombia ascendió a generales investigados por falsos positivos: HRW

Un informe de la ONG internacional Human Rights Watch aseguró que por lo menos nueve altos mandos militares están vinculados a investigaciones por casos de falsos positivos.

Los comandantes a los que señala Human Rights Watch, además de Nicacio Martínez, son los generales Jorge Enrique Navarrete Jadeth, jefe del Estado Mayor; Raúl Antonio Rodríguez Arévalo, jefe del Estado Mayor de Planeación y Políticas; Adolfo León Hernández Martínez, comandante de Transformación del Ejército del Futuro; Diego Luis Villegas Muñoz, comandante de la Fuerza Vulcano; Edgar Alberto Rodríguez Sánchez, comandante de la Fuerza Aquiles; Raúl Hernando Flórez Cuervo, comandante del Centro de Entrenamiento; Miguel Eduardo David Bastidas, comandante de la Décima Brigada, y Marcos Evangelista Pinto Lizarazo, comandante de la Décima Tercera Brigada.

Según Human Rights Watch, por lo menos tres de los oficiales mencionados están bajo investigación, mientras que los otros seis comandaban fuerzas en las que se están investigando casos de falsos positivos.

En el caso del General Martínez, Human Rights Watch afirma que fue el segundo al mando de la Décima Brigada entre octubre de 2004 y enero de 2006, periodo en el cual se investigan 23 casos de asesinatos cometidos presuntamente por miembros de esa fuerza.

La ONG publicó un documento firmado por el entonces coronel Martínez en el que se certifica un pago de $1 millón a un informante que habría entregado información que condujo a la realización de dos operaciones militares, en una de las cuales las tropas reportaron la muerte de una mujer y un hombre no identificados, supuestamente pertenecientes al frente 59 de las Farc, que después se demostró eran dos civiles, un indígena y una joven de 13 años.

“El Gobierno colombiano debería investigar a los oficiales vinculados con ejecuciones extrajudiciales en vez de ascenderlos a las posiciones de mando. Estos ascensos envían el mensaje a las tropas de que estar envueltos en abusos no es un obstáculo para tener éxito en la carrera militar”, aseguró el Director de Human Rights Watch para las Américas, José Miguel Vivanco.

Según Human Rights Watch, sus investigaciones han mostrado que, en los casos de falsos positivos, además de ser sistemáticos, hay razones para creer que los comandantes de las fuerzas sabían lo que estaba ocurriendo.

Asuntos Legales


Colombia rechaza acusaciones de Human Rights Watch acerca de falsos positivos

Este miércoles tanto el Ejército Nacional como el Ministerio de la Defensa, rechazaron las acusaciones hechas por José Miguel Vivano, director de la ONG Human Rights Watch (HRW) para las Américas, luego de que este dijera que el Gobierno de Iván Duque promocionó a nueve generales que están vinculados con los ‘falsos positivos’.

En ese sentido, el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, había señalado que: “ojalá no se siga ascendiendo y promoviendo a las altas responsabilidades dentro de los militares que tengan estos antecedentes”.

Y agregó que: “Colombia ha hecho una buena tarea investigando y condenando a los soldados, a los de a pie, pero hay más de 16 generales, muchos en retiro, que nunca han rendido cuentas ante la justicia”.

Vivanco sostuvo también que: “Todos estos casos están basados en antecedentes confirmados, incluso por el propio Ejército”, en entrevista a RCN Radio.

Los militares que cuestiona la ONG de Derechos Humanos son, entre otros, Nicacio de Jesús Martínez Espinel, nuevo comandante del Ejército, con subordinados que están siendo investigados por 23 “falsos positivos” sucedidos durante el año 2005 en momentos en que éste era el comandante de la Décima Brigada Blindada.

Al respecto, el Ministerio de Defensa entregó documentos que demostrarían que que el general Martínez Espinel, comandante del Ejército Nacional, no tienen pendiente o investigación alguna en la la Policía Nacional, la Contraloría de la República o la Procuraduría General de la Nación.

En efecto, la Procuraduría General de la Nación, certificó que “una vez consultado el Sistema de Información de Registro de Sanciones e Inhabilidades (SIRI), el (la) señor(a) NICACIO DE JESÚS MARTÍNEZ ESPINEL identificado(a) con Cédula de ciudadanía número 19467897, no cuenta con antecedentes”.

Por su parte un certificado de la Contraloría dice que: “una vez consultado el Sistema de Información del Boletín de Responsables Fiscales ‘SIBOR’, hoy miércoles 27 de febrero de 2019, a las 09:15:33, el número de identificación, relacionado a continuación, NO SE ENCUENTRA REPORTADO COMO RESPONSABLE FISCAL”.

La Policía Nacional señaló que el general “NO TIENE ASUNTOS PENDIENTES CON LAS AUTORIDADES JUDICIALES de conformidad con lo establecido en el artículo 248 de la Constitución Política de Colombia”.

Y en la Fiscalía General de la Nación, según el Mindefensa: “no hay ninguno en curso o activo que lo relacione con casos de falsos positivos”.

La HRW mencionó al general Nicacio de Jesús Martínez Espinel, por las investigaciones existentes contra de algunos de sus subordinados por 23 “falsos positivos” que se dieron en el año 2005 cuando Martínez era comandante segundo de la Décima Brigada Blindada.

Otros generales nombrados por HRW son Jorge Enrique Navarrete Jadeth, Raúl Antonio Rodríguez Arévalo, Adolfo León Hernández Martínez, Diego Luis Villegas Muñoz, Edgar Alberto Rodríguez Sánchez, Raúl Hernando Flórez Cuervo, Miguel Eduardo David Bastidas y Marcos Evangelista Pinto Lizarazo.

El General Martínez Espinal dijo que: “Yo creo que al árbol que da frutos es al que le tiran piedras. Dios y mis subalternos son los que saben cómo hemos actuado. Confiamos plenamente en las autoridades colombianas, en la justicia colombiana y al día de hoy no he tenido ningún llamado de ninguna autoridad”.

Hay que recordar que José Miguel Vivanco señaló que: “El gobierno colombiano debería estar investigando a los oficiales vinculados de manera creíble con las ejecuciones extrajudiciales, no asignándolos a los puestos de mando más importantes del ejército”.

Y puntualizó que: “Al designar a estos oficiales, el gobierno transmite el preocupante mensaje a las tropas de que los abusos pueden no ser un obstáculo para el éxito profesional”.

Radio Santa Fe


VOLVER