La Unión Europea reitera el llamado a evitar una “intervención militar” en Venezuela

La Unión Europea reitera que hay que evitar una intervención militar en Venezuela

La Unión Europea reiteró este lunes su llamado a evitar una “intervención militar” en Venezuela y su apuesta por una salida “pacífica, política y democrática” a la crisis, indicó la vocera de la diplomacia europea.

“Hay que evitar una intervención militar”, afirmó en rueda de prensa Maja Kocijancic. “Necesitamos una solución pacífica, política y democrática a la crisis. Esto excluye la violencia”, agregó la vocera de Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea.

El opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente por unos 50 países, y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, tienen previsto reunirse este lunes con el Grupo de Lima para definir sus acciones para forzar la salida de Nicolás Maduro del poder, que podría incluir el uso de la fuerza.

Guaidó pidió “dejar abiertas todas las opciones” contra Maduro luego de la frustrada operación del fin de semana que buscaba llevar asistencia básica a los venezolanos golpeados por la escasez de alimentos y medicinas, y que derivó en disturbios.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, advirtió el domingo que los días del mandatario socialista “están contados”.

La Patilla


Declaración de la Alta Representante en nombre de la UE sobre los acontecimientos más recientes en Venezuela

El empeoramiento de las condiciones de vida en Venezuela a raíz de la crisis pluridimensional que sufre el país afecta a un número cada vez mayor de venezolanos.

La negativa del régimen a reconocer la urgencia humanitaria está provocando una escalada de la tensión. Hay noticias preocupantes de disturbios, actos de violencia y un incremento del número de víctimas, en particular en las zonas fronterizas y en la comunidad indígena pemona.

Hacemos un firme llamamiento a las fuerzas policiales y de seguridad para que den muestras de contención, eviten el uso de la fuerza y permitan la entrada de la ayuda. Condenamos el recurso a los grupos armados irregulares para intimidar a la población civil y a los legisladores que se han movilizado para distribuir la ayuda.

La Unión Europea ya se ha comprometido a ofrecer más de 60 millones de euros en los años 2018 y 2019 en concepto de ayuda humanitaria y al desarrollo, con objeto de aliviar el sufrimiento de las personas más vulnerables. Recordamos nuestro compromiso de ayudar a las personas necesitadas durante el tiempo que sea necesario, ampliar esta asistencia y trabajar por unos mecanismos de coordinación más sólidos e inclusivos bajo la dirección de los organismos correspondientes de las Naciones Unidas y en total consonancia con los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia.

Los orígenes de la crisis actual de Venezuela son políticos e institucionales; de ahí que la solución solo pueda ser política. Reiteramos nuestro firme rechazo y condena a la violencia así como a cualquier iniciativa que pueda desestabilizar aún más la región.

El pueblo venezolano ya ha sufrido bastante. Ya es hora de dejarle decidir su futuro. Reiteramos insistentemente nuestro llamamiento al restablecimiento de la democracia por medio de unas elecciones presidenciales libres, transparentes y verosímiles. La UE, a través del Grupo de Contacto Internacional, declara su disposición a apoyar este proceso.

Consejo de la Unión Europea


Llama UE a evitar “intervención militar” en Venezuela

La Unión Europea (UE) reiteró este lunes su llamado a evitar una “intervención militar” en Venezuela y su apuesta por una salida “pacífica, política y democrática” a la crisis, indicó la vocera de la diplomacia europea.

“Hay que evitar una intervención militar”, afirmó en rueda de prensa Maja Kocijancic. “Necesitamos una solución pacífica, política y democrática a la crisis (…) Esto excluye la violencia”, agregó la vocera de Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea.

El opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente por unos 50 países, y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, tienen previsto reunirse este lunes con el Grupo de Lima para definir sus acciones para forzar la salida de Nicolás Maduro del poder, que podrían incluir el uso de la fuerza.

Luego de la frustrada operación del fin de semana que buscaba llevar asistencia básica a los venezolanos golpeados por la escasez de alimentos y medicinas, y que derivó en disturbios, Guaidó pidió “dejar abiertas todas las opciones” contra Maduro.

El secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo advirtió el domingo que los días del mandatario socialista “están contados”.

La UE reiteró el domingo, en una declaración de Mogherini en nombre de los 28 países europeos, que la solución pasa por la “restauración de la democracia, a través de unas declaraciones elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles”.

Para alcanzar este objetivo, la UE, junto a varios países europeos y latinoamericanos, lanzó el 7 de febrero en Montevideo un Grupo Internacional de Contacto (GCI), cuya primera misión técnica sobre el terreno tuvo lugar el pasado jueves y viernes.

Fuentes comunitarias explicaron a la AFP que la misión técnica conversó con el canciller venezolano, Jorge Arreaza y con la junta directiva de la Asamblea Nacional, pero sin Guaidó, así como con miembros de la sociedad civil y de organizaciones de la ONU.

El 28 de febrero, altos funcionarios del GCI se reunirán en Bruselas para un primer balance de la misión técnica y para preparar la próxima reunión ministerial del grupo de contacto, que podría celebrarse a principios de marzo en un lugar por determinar.

Sobre la ayuda humanitaria, la UE condenó el domingo los actos de violencia y la utilización de “grupos armados” en Venezuela por el gobierno de Nicolás Maduro para impedir su ingreso al país.

El bloque, que canaliza su ayuda a través de organizaciones internacionales que operan en el país, reiteró en cambio este lunes su apego a los principios de entrega de la ayuda: “humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia”, recordó Kocijancic.

Desde 2018, la UE ha destinado un total de 62 millones de euros (unos 70,8 millones de dólares al cambio actual) entre ayuda humanitaria y ayuda al desarrollo tanto para Venezuela como para los países vecinos.

La Jornada


VOLVER