Venezuela: movimientos feministas llaman a la paz y realizan juicio popular “al imperialismo patriarcal”

Movimientos feministas y de sexualidad disidentes publican comunicado llamando a la paz en Venezuela

La Araña Feminista, Alba Movimientos y otras organizaciones sociales y movimientos de mujeres, feministas y de sexualidad disidentes, han emitido el siguiente comunicado llamando a los movimientos sociales y pueblos del mundo a que se manifiesten en todas las formas posibles, por el diálogo y la paz en Venezuela.

A continuación, el comunicado completo:

A los movimientos de mujeres, feministas y de sexualidades disidentes, los movimientos sociales y pueblos del mundo

En este momento, Venezuela y su pueblo se encuentran en una angustiante situación, gravemente amenazados por una inminente invasión imperial y por el estallido de violencia interna con las terribles consecuencias de muerte y dolor que traen las guerras.

El pueblo venezolano ha sido históricamente amante de la paz, y dentro de ella cumplimos el compromiso con la construcción de una sociedad justa, como quedó plasmado en nuestra constitución. Estamos recorriendo un camino de transformaciones con características propias y protagonismo popular, que sin embargo ha venido siendo acosado de diversas maneras, lo que ha producido una suma de sufrimiento en grandes mayorías. Y ahora la amenaza es aún mayor: injerencia extranjera directa, violencia y muerte.

Las guerras nunca han sido las soluciones a las penas y dificultades de los pueblos o para las diferencias políticas. Una guerra o invasión a Venezuela sería condenar a su población al triste destino que enfrentan otros pueblos. Hoy vemos la guerra en su forma más convencional y destructiva acechando muy cercanamente nuestras vidas.

Como mujeres venezolanas, que día a día trabajamos por nuestra matria-patria, estamos convencidas de que la solución vendrá del diálogo y el compromiso de todas, todes y todos con la paz, en el marco del necesario respeto internacional a la autodeterminación.

Apoyamos la iniciativa de México y Uruguay, a la que se han sumado otros paìses, de organizar una conferencia internacional que busque una salida pacífica, que se realizará en Montevideo el 7 de febrero. Y colocamos nuestras esperanzas en que el diálogo y la convivencia prevalecerán.

Hemos recibido grandes muestras de solidaridad que llegan de Nuestramérica y del mundo, estas voces nos confortan y rescatan el derecho internacional. Muchas gracias por tanta ternura.

Con ocasión de la conferencia de esta semana, pedimos a nuestras hermanas, hermanes y hermanos, de los movimientos de mujeres, feministas y de sexualidades disidentes, movimientos sociales y pueblos que se manifiesten en todas las formas posibles, por el diálogo y la paz en Venezuela.

#TodoPorLaPaz #ParaLaGuerraNada
Por la vida en Venezuela

Tribunal Feminista Antiimperialista. Este jueves 7 de febrero a las 10 am en la Plaza Bolívar. Juzgaremos al Imperio por sus crímenes a nuestras mujeres y nuestro pueblo.

ALBA Ciudad


Comunicado de la Plataforma Socialista Golpe de Timón

UNIDAD REVOLUCIONARIA PARA DERROTAR LA ESTRATEGIA DEL IMPERIALISMO

Desde la Plataforma Socialista Golpe de Timón condenamos absolutamente el actual Golpe de Estado que se desarrolla en Venezuela, perpetrado a través de la autoproclamación, el pasado 23 de enero, del presidente de la Asamblea Nacional en desacato, como Presidente “interino” de la República, esto en un intento de usurpar el poder que el pueblo, ejerciendo plenamente su soberanía, dió al reelecto presidente legítimo, Nicolás Maduro, en las elecciones democráticas efectuadas el pasado 20 de mayo de 2018.

Este intento forzado de cambio de régimen ha sido impulsado por el imperialismo yanki tomando descaradamente la vanguardia de la dirección política de la oposición lacaya y con el respaldo de los gobiernos títeres de derecha en la región.

La génesis de la actual crisis política, está en el intenso bloqueo económico sufrido por el pueblo venezolano y perpetrado desde los centros imperiales de los EEUU y la UE, los cuales basados en una estrategia de estrangulamiento, buscan cerrar las vías con las cuales el Estado obtiene alimentos, medicamentos, equipos, repuestos, entre otros, aprovechando el carácter dependiente y monoexportador de la economía, con el fin de estimular una crisis nacional de carácter económico y social para restarle apoyo popular a la Revolución Bolivariana.

Así mismo, se suman las concesiones que el gobierno ha dado a sectores de la burguesía y las desviaciones concretadas en vicios de corrupción, ineficiencia, indolencia, ceguera y soberbia de una parte de la dirigencia oficial. Elementos que han tenido como consecuencia la depauperación de las condiciones de vida de la clase obrera y en general de la población más vulnerable.

Adicionalmente, los movimientos de izquierda, hemos tenido enormes debilidades organizativas que han permitido que la correlación de fuerzas en el gobierno se inclinen hacia la socialdemocracia.

Las condiciones mencionadas empujan, por un lado, a que las bases populares asuman posiciones de rechazo al carácter socialdemócrata que cada vez parece ganar más terreno dentro la correlación de fuerzas del gobierno. Y por otro lado, a que sectores de la derecha opositora aglutinen el descontento, ganando zonas populares en donde antes no tenían posibilidad de desarrollar su accionar, por esto, en algunas de estas comunidades se suscitaron hechos de violencia enmascarados como protestas y liderados por grupos de extrema derecha, incluyendo la activación de células paramilitares.

La situación ya no es sólo una amenaza, sino que se trata de un verdadero Golpe de Estado en donde los EEUU mantiene una pistola en la sien del pueblo venezolano, utilizándolo como rehén para que el gobierno nacional se rinda o acepte la “negociación” planteada desde la simple entrega, hasta la convocatoria de elecciones “libres”. Es una situación similar a del 11 de abril del 2002, cuando el comandante Chávez se entregó para evitar un derramamiento de sangre, masacre que los golpistas y los yanquis amenazaron con dar.

Hoy los EEUU amenazan con un nuevo derramamiento de sangre como el Chorrillo en Panamá o más reciente, como Libia y Siria, en donde utilizaron el mismo guión de establecer una arquitectura de estados paralelos con reconocimiento de la “comunidad internacional” proestadounidense, y que traería como consecuencia la desintegración del Estado Nación, afectando a todo el continente.

En esta hora de definiciones, es importante el pronunciamiento solidario de países aliados, organizaciones multilaterales, partidos y movimientos sociales del mundo, con la finalidad de integrar ese gran movimiento antiimperialista que acompañe al resto de la población venezolana para la defensa de la patria, respaldando a nuestro presidente constitucional Nicolás Maduro frente al asedio.

En última instancia, solo la unidad y valentía del pueblo venezolano, tanto civil como pueblo en armas con profundas raíces históricas antiimperialistas, será la garantía de propinarle la derrota al imperialismo una vez más.

Para reconstituir la moral popular, las organizaciones políticas revolucionarias tenemos el reto de avanzar a construir un programa que permita unificar las luchas del pueblo, encausar nuestras energías hacia la conquista de la dirección política y así lograr que la Revolución Bolivariana retome su camino revolucionario hacia el horizonte socialista.

En este momento histórico, la derrota de los yankis en Venezuela significa el fracaso de la estrategia imperialista en la retoma del control de Latinoamérica, así mismo, representaría un hito importante en el declive del poderío imperial estadounidense, quienes en su intento de guerra en Venezuela, se juegan su credibilidad como amos del mundo.

¡La salida a la crisis es revolucionaria!

PLATAFORMA SOCIALISTA
GOLPE DE TIMÓN


VOLVER